Santiago nació en Sariegu, pero pronto va a ser un nuevo vecino más maliayés, cuándo les entreguen a él y a su novia Rosa el piso que se compraron en Villaviciosa. La gran pasión de Santiago son las motos, pero las antiguas, que colecciona y restaura personalmente desde hace años, modelos de Bultaco o Vespas entre otras Y aunque cada una tiene su historia, de la que se siente especialmente orgulloso, es de una Vespa 125 de 1962. Hoy nos enseña una Sanglas 400 F de 1977, que trae en un paseo en moto por Villaviciosa con unos amigos, y nos muestra otra Sanglas 400 T, modelo militar de 1971, propiedad de José Escandón, uno de los compañeros del viaje coleccionista también.