El pasado miércoles 13 de febrero l en el marco de uno de los espacios naturales más interesantes de Asturias, la Ría de Villaviciosa, el FAPAS, con la colaboración de la Dirección General de Costas en Asturias y el Gobierno Regional, ha puesto en marcha la primera iniciativa para tratar de conseguir que el águila pescadora, una especie que posiblemente se extinguió como reproductora de la zona cantábrica de España hacia mediados del siglo pasado, vuelva a reproducirse. En realidad el trabajo ya ha comenzado hace tiempo, casi dos años a partir de los estudios de investigación que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha puesto en marcha en el marco de un convenio de colaboración con el FAPAS. El estudio trata de evaluar la viabilidad de la recuperación del águila pescadora en Asturias. Pero mientras se desarrolla este estudio e incluso para complementarlo, es posible poner en marcha alguna actuación que ayude a mejorar las condiciones de la recuperación de esta especie. La acción llevada a cabo ayer en la Ría de Villaviciosa ha consistido en colocar un nido artificial que simula, incluso con una réplica a escala real, un nido ocupado por esta especie. El nido se ha instalado en un poste de madera de ocho metros de alto, sobre el que se ha colocado la plataforma del nido artificial. Esta plataforma es a su vez una réplica exacta del modelo de nido artificial que se está utilizando en Alemania en la conservación de esta especie y que ha tenido un éxito total, ya que allí las pescadoras eligen de manera natural como emplazamiento para instalar sus nidos, las grandes torres de alta tensión. Es en ese momento y para garantizar la protección de las aves, las compañías eléctricas instalan el nido artificial que ahora se ha utilizado en Asturias. No ha sido fácil colocar el nido, ya que a sus más de 300 kilos de peso, hay que añadir la dificultad de caminar por un terreno resbaladizo y encharcado. Pero ahora el nido ya está instalado y no se diferencia en nada de un verdadero nido ocupado por las águilas pescadoras para reproducirse La intención al colocar el nido es motivar una mayor presencia y estabilidad de jóvenes migratorios que utilizan este territorio de la ría para descansar y alimentarse durante unos días, antes de proseguir camino a sus rutas de invernada o reproducción.