El festival de verano, Atardeceres Musicales en Valdediós, (Villaviciosa)  tuvo   ayer un brillante colofón,  con casi un centenar de  asistentes, que como en todos  los conciertos del ciclo  completaron con todas las medidas de seguridad   el aforo permitido en  la Iglesia de Santa María 

Organizado por  la Asociación Ciudadana Círculo Cultural de Valdediós, la clausura del  ciclo  corrió a  cargo de  Alissa Margulis (violín), Adolfo Gutiérrez Arenas (violoncello), y  Josu de Solaun (piano), interpretes en lo más alto del panorama internacional.  Josu de Solaun  deleitó con su interpretación del vals de mephisto de Lizst. Alissa  Margulis, acompañada por Josu la sonata de Prokokiev, y Adolfo cinco piezas para cello y piano de Schumann. Finalizaron con el apoteósico trío de Brahms para coronar el ciclo

 

Fueron cinco conciertos con grandes  interpretaciones por la música elegida. El primero a cargo del matrimonio Nashuskin, una apasionada y justa lectura de Bach, Enesco y  Snichte que  conmovió al público. El segundo  contó con la  voz tan apropiada para el barroco, de Olalla Alemán acompañada con precisión y vuelo por Daniel Zapico que  llenaron el templo de una música que parecía escrita para el lugar. Noelia Rodiles se enfrentó en el tercer concierto  a un programa difícil que culminó con la chacona de Bach trascrita para piano con la que levantó al público del asiento. El esperado cuarto concierto  corrió a cargo de  tres jóvenes talentos, Gabriel Ordás, Jorge Diego Fernández y Santiago  Ruiz de la Peña asombrando  por la complicidad de los intérpretes, la belleza, y  con el atrevimiento de las obras que Diego y Ordás compusieron

 

Desde la junta directiva de la   Asociación Ciudadana Círculo Cultural de Valdediós,  agradecen los apoyos recibidos.    “El festival de verano, Atardeceres Musicales en Valdediós se celebró un años más, esta vez, como en el pasado, en la iglesia de Santa María, un privilegio que pudieron disfrutar tanto los músicos como el público,  gracias a la generosidad  del Arzobispado de Oviedo, las facilidades que dieron los guías y especialmente la colaboración  de Herminio, la persona que ahora vive y cuida el monasterio”.  Martín Caicoya presidente de la entidad también quiso agradecer  el apoyo de los socios,   entidades y empresas colaboradoras,  y  “al  publico por su ejemplar comportamiento”.    Fue un agradecido colofón al ciclo “El flujo de la identidad”  celebrado en  un  marco   único lleno de   belleza e historia, Valdediós