ENTREVISTA DE JOSÉ A. CABO A GREG IZOR

 

 

Villaviciosa 26 de julio de 2019

P.- Esta no es tu primera visita a España, ¿verdad?

R.- No, vine por primera vez en 2011. Los miembros de "King Bee", Emilio Arsuaga y Álvaro Bouso, habían ido a Texas y nos conocimos allá, encajamos muy bien y me invitaron a venir y tocar aquí. Así que ese primer año tocamos juntos en los festivales de blues Béjar y Cazorla. Al año siguiente, en 2012, regresé para el festival de Cáceres, y repetí en Cazorla con Johnny Sansone, el músico que me enseñó a tocar.

P.- ¿Cómo responde el público español al blues?

R.- Más o menos como cualquier público. Quizá no entiendan del todo las letras, pero al final, el sentimiento lo entienden, porque es bastante universal. Encuentro a los españoles bastante amistosos y encantadores, disfruto mucho de tocar aquí.

P.- Resides en Texas...

R.- Ya no... Acabo de trasladarme a Madrid. Pero sí, llevaba 13 años viviendo en Texas. En Austin.

P.- Yo iba a preguntarte por tus orígenes, en el estado de Vermont, un lugar alejado de los principales focos del blues.

R.- Sí, pero como pasa en cualquier sitio, la música blues llega a todas partes. Hay bandas de blues hasta en Noruega, y aquí en España las hay también. Cuando era niño, ya había bandas de blues en Vermont, creo que todo empezó en los 60 o los 70, cuando el público blanco se entusiasmó con la música negra. Así que, cuando empecé a tocar ya teníamos buenos músicos de blues por allí, y pude aprender mucho de ellos. Gente como Jim Branca y Dennis Willmott... Gracias a ellos aprendí mucho y descubrí artistas que desconocía.

P.- En España muchos descubrieron a Muddy Waters y el blues en general gracias a artistas de esa época también, como los Rolling Stones. Y en los años 80 hubo un "revival" del blues encabezado por los Fabulous Thunderbirds, Stevie Ray Vaughan y Robert Cray... ¿Cómo está la escena del blues actualmente?

R.- No sabría decir qué es lo que pasa hoy día con el blues. Hay unos cuantos lugares en EE.UU. donde hay mucha actividad: Chicago, California (principamente en Sacramento ), y en Austin (Texas). Pero muchas de estas bandas me parecen bastante rutinarias, demasiado dependientes de los mismos trucos que encandilan al público. Y escriben canciones muy semejantes, todos sus álbumes se parecen, todos incluyen un tema a ritmo de "shuffle", un "swing", un ritmo "funky", una balada "soul"... Y claro que al público le gusta, pero yo pienso que si siempre les das lo que sabes que les gusta, si no te arriesgas, el género acabará por morir. Porque perderás a una parte del público que busca algo más fresco. Y, por suerte, el blues tiene un público muy fiel, pero está envejecido. Apenas hay recambio generacional en el público, y eso se nota en la escasez de nuevos músicos de blues jóvenes. Hay algunos muy buenos, como Jon Hay, un guitarrista increíble con 18 años y que está ahora de gira con John Nemeth. También Dylan Bishop, que tiene 21 años. Pero no hay muchos más. 

P.- ¿Y Christone Ingram?

R.- Ah sí, también... No le he visto en directo, pero conozco sus grabaciones y vídeos y es muy bueno. A pesar de todo, los músicos jóvenes de blues pueden contarse con los dedos de una mano. Y si hablamos de armonicistas, la cosa está peor. Me preocupa, porque a mí me consideraron siempre como un jóven talento, y ya tengo 40 años... Me llaman "joven", pero porque no hay suficientes...

 

P.- Volviendo al tema de la creatividad musical, creo que tú eres uno de los que más está aportando hoy, porque aparte de tu dominio de la armónica y tu potente voz, me parece que escribes canciones fenomenales. 

R.- Gracias, aprecio mucho que lo digas... Estoy aprendiendo aún a escribir canciones. En mi primer álbum decidí incluir tres versiones, una de Memphis Minnie; otra de la banda de James Cotton, esa que escribió Albert Gianquinto (teclista de James Cotton), y otra más... una canción de George Jackson llamada "Old Friend".  En fin, que como tuve que pagar 300 dólares de "royalties" y mi presupuesto no era muy grande, decidí que a partir de entonces iba a escribir yo mismo todo el material. Además me gustó el reto de escribir las canciones, y llegué a la conclusión de que no necesito escribir una canción igual a otra de Muddy Waters con distinta letra. Tampoco es necesario escribir sobre cosas obvias o estúpidas. Por ejemplo, no necesitas que yo escriba críticas al presidente, basta con que enciendas la televisión para eso...

P.- En tu opinión, ¿cuál es el ingrediente esencial de un gran blues?

R.- La honestidad. Cuando algo es sincero y auténtico, no se pasa de moda.

 

Video concierto

https://www.youtube.com/watch?v=fnGqdr01SwM 

 

Greig Izor y José A. Cabo