Redacción

La Semana Santa  maliayesa  tiene su origen  en el siglo XVII  desde que dos frailes,  dominicos de la Orden de Predicadores procedentes de Oviedo, fray Sebastián Romero y fray Luis del Llano, fundaran  en Villaviciosa la cofradía  del  santo nombre de Jesús, actualmente  conocida como Cofradía de Jesús Nazareno.  Más de tres siglos de tradición  para unas arraigadas celebraciones que cofrades y  vecinos  siempre han vivido     con fervor,  sobriedad  y   sencillez, pero este año con restricciones

El  Sermón del Desenclavo del  Viernes Santo, que data de al menos del año 1693 continúa siendo  el acto  principal  de una Semana Santa que se mantiene viva   generación tras generación hasta hoy día. Una celebración que Villaviciosa  volvió a vivir   con pasión y  recogimiento en la iglesia parroquial,  para   el  que  la cofradía maliayesa  organizadora del acto,   por las  actuales restricciones marcadas por la pandemia   tuvo que tomar   rigurosas medidas  en el   control de aforo o  distanciamiento  entre los asistentes, para cumplir con las actuales normas de seguridad

 

Retirando la corona de espinas

 

 

El párroco,  Gonzalo José Suárez, en el Sermón del Desenclavo

La solemne celebración en el altar parroquial    estuvo presidida por el párroco,  Gonzalo José Suárez quien pidió a los cofrades presentes,  “os invito a mirar la cruz y con ella al crucificado en este auto sacramental que revive cada año la Semana Santa de Villaviciosa. Ponemos la mirada en esta corona de espinas,  en esta época en la que se ciñen coronas en la frente de tantos incompetentes. Desclavad la mano derecha que vivió para bendecir curar, dar vida y perdonar,  y  llevad y mostrad esta imagen yacente  y bendita a su Madre Dolorosa”

Procedieron  un grupo de nazarenos,    ante  las imágenes del Cristo crucificado, San Juan y la Dolorosa,   a desenclavar la imagen  del Cristo de la cruz  para el ceremonioso  ritual  del “descendimiento” del cuerpo, que resultó  sobrecogedor por el respetuoso silencio vivido con   momentos de gran intensidad  al ser  introducido  inerte   en el Santo Sepulcro. Esta urna de plata y cristal  es otra pieza cargada de simbolismo para la pascua villaviciosina,  siendo con más de 100 años  el paso  más antiguo que  conserva la cofradía,    y el  único que sobrevivió a la Guerra Civil

 

Acto cumbre de la Semana Santa este año con restricciones

 

 

 

Deposiando el Cristo yacente en la urna de plata y cristal 

 

Miembros de la  Banda de Música de Villaviciosa y del Coro Parroquial realzaron  con sus acordes y voces la  solemnidad de  la ceremonia, que contó con la presencia  del alcalde Alejandro Vega o  el coronel al mando de Regimiento Príncipe Alfonso Pardo de Santayana Galbis,  entre otras autoridades,  y  el mayordomo de la Cofradía Nicolás Rodríguez Martín. Alrededor de un centenar de cofrades, jóvenes nazarenos  y fieles también  pudieron  vivir pese a las limitaciones actuales por pandemia   la solemne manifestación religiosa zenit supremo de la  Semana Santa de Villaviciosa que también pudo seguirse en directo desde casa a través  de  las redes sociales de la cofradía

 

 

 Más imágenes

 

 Algunos asisistentes

Autoridades: por la izquierda,  Lorena Villar Sánchez, teniente de alcalde de Villaviciosa;  Salvador Ortiz Seoane comandante Puesto Guardia Civil Villaviciosa;   Alejandro Vega Riego, alcalde Villaviciosa;  Alfonso Pardo de Santayana Galbis, coronel  jefe del Regimiento de Infantería Príncipe nº 3  y  comandante militar de Asturias;  Héctor  Barturen  Gancedo,  intendente jefe  de la  Policía Local  de Villaviciosa, María del Castro Velarde,  esposa del coronel;  y Nicolás Rodriguez  Martín, mayordomo de la cofradía Jesús Nazareno  de Villaviciosa

 

Nazarenos asistentes

Fotos Gracias a José Villarino