Vicente Alonso

La empresa  asturiana  Arándanos El Cierrón Consulting & Nursery Berries, situada en una finca de seis hectáreas en Fuentes, Villaviciosa,  acaba de llegar al mercado de China y al continente asiático,   con  la consultoría agronómica y producción de fruta y plantas de todo tipo berries. En estos momentos dirigen   varios proyectos en China, para la puesta en marcha de diferentes plantaciones de arándanos,  comenzado también los primeros contactos en países como Azerbaiyán, Kazajistán y Armenia.

Una   innovadora empresa, pionera en la agricultura 4.0,  puesta en marcha por dos jóvenes emprendedores, el ingeniero agrónomo maliayes, Adrián García Villar y su pareja sevillana, Antonia Sánchez Moreno, experta en cultivo y propagación de plantas de frutos del bosque. En  Viveros el Cierrón producen  más de 25.000  kilos y  100.000 plantas al año de arándano y otros frutos rojos  como Frambuesa, Grosella, Mora, Aronia  o Kiwiberry/Kiwiño. Además  cuentan   con la experiencia y el asesoramiento del padre de García Villar, el  técnico del SERIDA, Juan Carlos García Rubio,  fundador junto a Angeles Villar  hace 31  años de Viveros El Cierrón,  una de las primeras plantaciones de arándanos de España.

 

Viveros El Cierrón en Fuentes (Villaviciosa)

 

Gracias a la labor de investigación del SERIDA en el mundo de los berries en general y del arándano en particular, desde hace más de 30 años, hoy se puede  exportar a todo el mundo unos conocimientos únicos y muy completos sobre el cultivo y el manejo del arándano. Es una suerte para una región como Asturias tener un centro como el SERIDA, referencia mundial en este campo”,  explica Adrián García

La empresa ofrece  todo tipo de asesoramientos, según las necesidades de cada cliente; como los proyectos ‘llave en mano’, donde el cliente  explica su idea y lo que quiere hacer y desde, Arándanos El Cierrón  le entregan el proyecto listo para producir. “Para ello también  colaboramos con una empresa murciana, ‘AgroIndustrial Solutions’, que hace toda la obra civil.  Nuestro asesoramiento técnico no se limita solo a la implantación del cultivo, sino que puede ser durante toda la vida útil del cultivo. Visitamos los proyectos varias veces al año y utilizamos las nuevas tecnologías mail, WhatsApp, Wechat o Zoom para resolver muchas de sus dudas y preguntas”, explica  García

 

El cultivo del arándano está en plena expansión en el continente asiático,   tanto en los países del occidente (antiguas repúblicas soviéticas) como en China, y cada uno con unas exigencias edafoclimaticas y gustos muy diferentes, lo que exige unos conocimientos muy amplios sobre el cultivo de la que son grandes  expertos en esta empresa de Villaviciosa. “Mientras que el centro y norte del país es muy frío en invierno, el sur de China es muy cálido, parecido a Marruecos y por ello tanto las variedades de arándano como su manejo son muy diferentes en cada región. Incluso dentro del sur de China nos encontramos con diferentes climas, lo que conlleva que una misma variedad tienen manejos totalmente diferentes, de hecho, uno de nuestros proyectos de 200 hectáreas es en cultivo “fuera de suelo”,  explica este experto en frutos rojos, Adrian García.

En el caso de China, actualmente la superficie plantada se estima en más de 40.000 hectáreas, aunque según la fuente se pueden escuchar cifras bien distintas, principalmente al alza. Pero lo que sí es cierto, es el vertiginoso crecimiento de plantación  que se está viviendo en todo el país. En las reuniones mantenidas entre la empresa  maliayesa, Arándanos el Cierrón Consulting & Nursery Berries,   y fuentes del Gobierno chino, este país prevé incrementar la superficie de cultivo de arándanos en la próxima década entre 30.000 y 40.000 hectáreas.

 

 

Adrian García  Villar y Antonia Sanchez Moreno  recogiendo arándanos

 

Hasta ahora la mayor producción estaba en las provincias del centro y norte con variedades de arándanos  ‘Highbush del norte’ como Duke y Bluecrop, principalmente, y cultivadas al aire libre. Sin embargo, actualmente el mayor crecimiento se centra en la zona sur, con zonas de clima cálido y muy cálido, utilizando variedades de bajas necesidades en frio, como Biloxi, Emeral o Jewell, con un manejo de cultivo evergreen o tradicional, tanto en suelo como  de fuera de suelo (en macetas), y siempre bajo túnel”, explican Adrian García y Antonia Sánchez,   quienes destacan que todo ello ha provocado una fuerte demanda en el país de conocimientos técnicos sobre el cultivo.

China es un mercado muy exigente, donde la competencia por entrar es altísima y una vez que entras debes demostrar un nivel de conocimientos muy elevado. Durante las visitas al país se realizan cursos técnicos a todo el personal de la empresa en donde la batería de preguntas es infinita y aunque hay un traductor de inglés,  a veces resulta difícil hacerles entender las cosas debido a su manera de pensar, ya que para ellos no existe el ‘más o menos’ o ‘aproximadamente’”,   destaca Adrián García,  quien también reconoce, “una vez se entabla amistad con la gente hay que reconocer que son mucho más abiertos y acogedores de lo que uno puede pensar en un principio. Obviamente tanto su forma de comer como sus gustos son muy diferentes a los nuestros, y aunque casi no tienen postres en su gastronomía, sí que resulta curioso que solamente comen fruta muy muy dulce lo que limita enormemente las variedades a plantar allí”, apunta García Villar sobre la experiencias vividas en China.

 

 

Arándanos en planta

Arándanos El Cierrón sigue expandiéndose  también    en  países del occidente asiático como  Azerbaiyán, Kazajistán y Armenia, que  desde el veto ruso a productos europeos, ven en el arándano una gran oportunidad de negocio de cara a la exportación a Rusia fundamentalmente, país con un alto consumo de arándanos y frutos del bosque. “En esos países el cultivo del arándano es solo con ‘variedades del norte’ debido a sus fríos inviernos que según las zonas pueden ir desde los - 40 grados a inviernos similares a los de Asturias. Obviamente no todas las zonas de cada país son válidas para el cultivo del arándano. Al igual que en China, estas antiguas repúblicas soviéticas tienen un gran déficit de conocimientos y bienes de producción por lo que deben importar todo”, explican estos expertos en frutos rojos   quienes  dicen que  ya el pasado año  desde Arándanos el Cierrón exportaron 10.000 plantas a Azerbaiyán para comenzar las primeras pruebas en el país. Actualmente  siguen expandiéndose en esa zona y han comenzado el asesoramiento para la puesta en marcha de un nuevo proyecto en Armenia.

Además, en colaboración con AsturEx (Sociedad de promoción Exterior del Principado de Asturias) siguen buscando nuevos mercados y mejorar el posicionamiento en los que ya están. Recientemente en la sede AsturEX Adrián García Villar mantuvo una conversación sobre el cultivo de estos frutos con el embajador de Kazajistán.  “La sintonía fue muy buena y  esperamos poder comenzar nuevos proyectos en ese país”, explica Adrián  García  que con Antonia Sánchez continúan su expansión internacional desde su innovadora empresa de arándanos  en Villaviciosa   

 

Frutos de Villaviciosa