Cuentos populares pero desconocidos de Villaviciosa:  

El Molanchín,  La Peña Benito,  El Tropiezu, La Muyer de Niévares

 

EL MOLANCHIN:

 

Yera un molanchín gallegu que venía iguando paragües y eso, y chaba que

sé yo cuantu tiempo perequí, y una vez preguntáren-y que cómo yera

que pasaba tantu tiempu siguíu per acá, y dicía él que tenía munchos fiyos a

los que dar de comer, y que tenía que trabayar abondu pa ellos:

 

-          Tengo munchos fiyos que mantener, dicía.

-          ¿Entós, cuántos fiyos tien?

-          Y diz él:

-          Tengo dieciseyes

-          Per nun-y lo creyín, y siguín sonsacándolu:

-          ¿Y alcontró usté nome pa todos?

-          Sí señore, sí

-          ¿Y cómo se llamen?

-          Y diz él:

-          Pues mire: Catalinilla, Xuana y Andrea, tres de la saya parda y cuatro de la negra, el mutilín y el mutilón, y otros cuatro, señore, ¿nun son dieciseyes?

 

Yera un afilador que venía pelos pueblos amolando cochiellos y iguando paragües. Esti cuenty oyilu yo a mio padre hay munchos, munchos años; nos dís míos nun lu oyí nunca más.

 

(Cuentu escuchau a Aurora Rendueles Villar, Villar de Tornón, 1912)

 

1-       LA PEÑA BENITO:

 

¿Conoces la historia de la Peña Benito? Sí, home, resulta que nel cantil de Santamera hai una peña que llemen la Peña Benito. Ye un peñascu que ta un pocu desaveráu del pedreru, y tien una razón pa llamase d’esa manera, ye una historia que conocen bien los vieyos de Santamera.

 

Diz qu’había un rapaz nel pueblu que se llamaba Benito al que-y prestaba dir a pescar cola caña. Un día agarró la cañavera, el paxu pa los pexes, y un bocaín envueltu nun papel, y coló pal pedreru. Cuando llegó allá dio un reblagu y subióse a la peña qu’hai entornada p’afuera. Tuvo ellí un cachu pescando, y nun se dio cuenta que diba subiendo la marea y la peña había quedáu arrodiada pel agua. Entós resulta que ya nun yera quien volver atrás, la mar taba mui mala, había foles grandes como una casa, foles descomunales.

 

Benito barruntó enseguida lo que-y diba pasar ensin remediu, a pesar de los esfuerzos que facín los sos parientes y vecinos, que glayaben y facín esparavanes desde’l cantil, intentando salvalu en baldre.

 

Entóncenes sacó’l fardelucu cola merienda y sentóse a comela tranquilamente, al terminar despidióse de la so familia y tiróse a la mar, desapareciendo entre la espluma pa siempre; ye que la mar ye boca de llobu.

 

(Cuentu escucháu a José Alvarez, cura de Seloriu falleciu)

 

2-       EL TROPIEZU:

 

Una rapaza diba casase con un rapaz de Santamera. Él taba convencíu que yera ‘l primeru col qu’andaba, pero taba equivocau. Ella nun s’atravía a dicí-y un res, y escurrió nun cont-y nada, y nun-y lo dixo.

 

Llegó´l momento casase, y entós el padre d’ella paeció-y conveniente dicí-y al mozu que la so rapaza tuviera un tropiezu antes de salir con él. Al rapaz nun-y paeció mal, y nun gorgutó, con que marchó pa casa tranquilamente. Pero en llegando a casa alpenzó a rucar lo qu’acababa dicí-y ‘l futuru suegru:

 

-¡Tuvo un tropiezu, tuvo un tropiezu!. Yo sin zarapico y caigo finco les rodilles, ¡pero nun tropiezu col culu, rediós!.

 

(Cuentu escucháu a Casimiro Carús, d’Olivar, Seloriu)

 

 

3-       LA MUYER DE NIÉVARES:

 

Había una vieya en Niévares que vivía con un fíu, y ella siempre taba diciendo-y al fíu:

 

-          Había que comprar la llosa de Pepón, que ta apiegada a la nuestra iría.

Y otru día volvía la burra al molín:

 

-          Pin, había comprase la faza de Mel, que ta averada a la nuestra pumarada de la riega.

Y siempre taba asina cola compradera. Hasta qu’un día va’l fíu y ponse él:

 

-          ¡Ah madre, tú tou te vuelves a comprar, comprar, col cuentu que ta averáu a lo nuestru!. ¡D’equí a Xixón ta tou apiegáu, rediós!.

 

(Cuentu escucháu a un vecín de Niévares)