!Oh Plaza del Güevu! en este día que ventanas y balcones adornas con rojo alegría tu entierro. !Oh cascarón de la vida! que nos viste crecer testigo de honor de nuestros días !Oh plaza hermosa! pide justicia reclama tu nombre defiende con ira lo tuyo, lo propio, lo que un día alguien te dio. !Oh plaza divina! que mimaste momentos de amor, de ilusión, de esperanza y vida. Ahora en el banquillo trayectoria herida tu nombre es tu orgullo, alza el mentón posición erguida. Podrán condenarte enterrarte en tinta pero en el verbo serás siempre viva. De una villaviciosina orgullosa del nombre de Plaza del Güevu