Hace 50 años que el  matrimonio, Paz Rodriguez de 80 años,  y Florentino Estrada de 91,  cultivan tomates en San Martín del Mar, en su  huerta del Llagarón, colindante a la ría de  Villaviciosa, pero nunca habían tenido ejemplares  tan grandes como los de  este verano, donde algunos  llegan a pesar casi un  kilo.

Tino Estrada y  Pacita  Rodriguez en El Llagarón

“Siempre oí que en  las huertas que están al lado de la ría o la mar, los productos que se cosechan destacan por el tamaño y sabor, y aquí está la prueba. Este año hemos batido el record, tenemos varios  tomates de  casi un  kilo, de tres cuartos, y docenas que pasan el medio kilo. Y todavía estamos recogiendo”, explica Paz Rodriguez, “Pacita la del Llagarón”, quien no sale de su sorpresa ante la  cosecha de los espectaculares  tomates, que también asombran a vecinos del lugar

Los tomates son de la  especie Raf,  una de las variedades más  sabrosas y con un  inconfundible sabor a los tomates de antaño. “Siempre hemos utilizado las propias   semillas de nuestros tomates cosechados.  Son   muy sabrosos,  todo carne y poquísimas semillas”, explica la cosechera. Mientras que  Florentino Estrada, ‘Tino’, explica   uno de los secretos de su cultivo natural,  “Siempre hemos utilizado ‘cuchu’   de cuadra, sin abonos químicos,  solo abono orgánico. No se si la proximidad de las aguas de la ría, que también riegan la ¨guerta,  tiene algo que ver”, asegura orgulloso de la  cosecha que madura con sol natural

 

Aquí si que hay tomate

‘Pacita’ es quien se encarga del trabajo del cultivo  del huerto, con la ayuda de sus hijos  que preparan el terreno. A “Tino’, su delicado estado de salud, ya se lo impide. “Cuanto hemos trabajado aquí”, rememora. Ahora le toca disfrutar de sus cosechas en las reuniones familiares. “En la última, nuestros hijos, Falo, Paz, Elvira, y Javier, prepararon un buen aperitivo con estos tomates. “A la   plancha, en rodajas, con  buen aceite de oliva, y una pizca de sal gruesa, estaban sabrosísimos”, aseguran   de sus enormes tomates

Una huerta en  el Llagarón,  donde además no faltan pimientos, patatas, calabazas o lechugas. ”Este año también han nacido  unos  ajos grandísimos, y cebollas de más de  un kilo. Como los tomates, todo a lo grande”, apuntan Paz y Tino, sorprendidos  de sus cosechas de record  junto a la ría de Villaviciosa .

 

Pacita mostrando orgullosa sus tomates