“Es una costumbre  que mantenemos desde hace medio siglo,  desde que  Roselia Villazón compró la capilla con la Virgen del Rosario que en nuestra parroquia  es  muy venerada  entre cofrades y vecinos. Queremos  seguir manteniendo la tradición,  nuestros familias  también lo hacían. Cuando  vivía mi madre se rezaba el rosario todas los días”, así  lo explican   los hermanos de Maoxu en Grases, Esperanza y Jesús de la Piedra Alvarez, de 78 y 81 años.

Una tradición  vigente en muchos países de Centro Europa, Hispanoamérica y España. En Grases según consta escrito en la capilla de madera son 43 vecinos los que la reciben. Antes la costumbre era que estuviera custodiada un día en cada casa, actualmente son varios días.

Esta tradición cristiana cuenta que las familias que la recibían tenían la costumbre de rezarle y así se sentían protegidos. En la parroquia de Grases actualmente va pasando casa por casa por barrios como Maoxu, La Mota, Los Cuadros, Grases de arriba, del medio y de abajo, El Improviso o La Venta, entre otros.

FOTO: Jesús y Esperanza de la Piedra, entregando la capilla a Rosario Montes y Ginés Caso en Maoxu – Grases.

Rosario Montes, “Sarita” y Ginés Caso, también participan en la tradición, “es una rito  que nos gusta mantener y aunque las generaciones más jóvenes ya no participan tanto de ellas, a mi nieta le gusta verla en casa. Recordamos que cuando llegaba a casa  se le rezaba sobre todo si había algún enfermo.  La capilla que  lleva dos puertas batientes laterales para protegerla en los traslados de una casa a otra,   tiene una ranura donde antiguamente se echaban limosnas, que después se repartían entre los más necesitados de la parroquia”, explican estos vecinos de Maoxu

Un ritual  poco conocido actualmente, pero  que esta parroquia de  Grases en  Villaviciosa,  sus vecinos  quieren mantener en honor a su patrona la Virgen del Rosario