En su pueblo natal de Ternín, parroquia de Valdebárcena (Villaviciosa) la abuela del Concejo, Adela Solares Villar, recibió ayer, en el día de su 105 cumpleaños, el homenaje de vecinos, de la parroquia de Valdebarcena y de todo el concejo de Villaviciosa. Y es que se trata de la persona de mayor edad de Villaviciosa, y es muy querida por los vecinos, que ya le rindieron anteriormente un homenaje con ocasión de su centenario, en 2014. Numerosos vecinos acompañaron a la “abuela de Villaviciosa”, y a sus familiares, en un día muy especial. Adela estuvo acompañada por su única hija viva, María Teresa Pando, el esposo de esta, Víctor,  y  su nieto Felipe Valdés, entre otros familiares. Al acto de homenaje asistió el Alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega Riego, y las concejalas de la corporación Rocío Vega y Dolores Riva. También estuvo presente, D. Agustín Hevia Ballina, Hijo Predilecto de Villaviciosa, como párroco de Valdebarcena y el Delegado Territorial en la parroquia, Sandalio Mieres, así como representantes de la Asociación Vecinal San Andrés  de Valdebárcena.

El alcalde, Alejandro Vega y el párroco, Don Agustín Hevia, felictando a Adela Solares Villar 

El acto de homenaje fue muy emotivo con las intervenciones, de Sandalio Mieres, D. Agustín Hevia y el Alcalde, Alejandro Vega Riego, que le entregó como recuerdo una reproducción del edificio del Ayuntamiento en cerámica con placa conmemorativa. En el momento de la entrega, Adela se entonó con su voz debilitada pero clara, la canción “Villaviciosa Hermosa”. También le entregó una tarta de cumpleaños con las velas de sus 105 años, que Adela sopló mientras todos los asistentes entonaron el cumpleaños feliz. Adela Solares, recibió numerosos detalles de su familia (una placa con texto y los escudos familiares), de los vecinos de Ternin, de Poreñu, y de la Asociación de Vecinos San Andrés de Valdebárcena.

Pero la sorpresa vino con el regalo que le enviaron de forma anónima, una placa con el texto de una antigua copla de Ternin, y que el párroco, D. Agustín logró que Adela recitara, en el momento más emotivo del homenaje.

 

Reproducción del Ayuntamiento entregada a la homenajeada Adela

 

Copla de Ternín

“El pueblín de Ternin, de lejos parece villa

Tiene un clavel en la entrada y una rosa a la salida.

El publín de Ternin quien lo pudiera rodiar.

Con una cadena de oro que nadie pudiera entrar.

El pueblín de Ternin tiene una piedra redonda

Donde se sientan los novios cuando vienen de la ronda”

 

Adela Solares Villar nació en Ternín el 19 de julio de 1914,  en la misma casa donde vive actualmente con su hija. Tuvo una vida muy dura, dedicada a las labores del  campo, junto a su marido, José Pando,  para sacar adelante a sus  seis hijos, de los que desgraciadamente ya sólo  queda, María Teresa. Los achaques propios de su avanzada edad, sobre todo la pérdida de visión y audición, no le impidieron asistir al homenaje de familiares, vecinos y allegados. Adela se mostró emocionada y “muy contenta de ver a tantos vecinos juntos”, dijo. Los asistentes celebraron después el cumpleaños con un pincheo de confraternización en honor a la abuela del Concejo.

 

Placa para la homenajeada