Bedriñana - Villaviciosa. Vicente Alonso

Luisa Fernández  Solares, cultiva  en Bedriñana, Villaviciosa,   miles de hortalizas y  verduras que con “corte al día” llegan a los mercados de  Siero,  Cangas de Onís,  y cada  miércoles al de La Villa. “Luisina” como es  más conocida, Luisa Fernández,  lleva más   de 30 años  cosechando de forma tradicional,  en su güerta del  “Gorgollu”.

 

Luisa en su huerta

 “Cosecho   natural,  sin utilizar fertilizantes ni herbicidas, con mucha paciencia y  trabajo, como toda la vida”,   afirma ‘Luisina’, que  cultiva en Bedriñana, lombarda,  brócoli, repollos, espinacas, acelgas,  cebollu,   lechugas,  escarola, coliflor o el cálen tan  moda. Pero también sus  ricas   huertas producen,  tomates, patatas, toda clase de  pimientos,  morrón, italianos, ñora; del  Padrón, dulces, picantes o guindilla,  y  calabacines,  cebollas, pepinos, berenjenas o   guisantes. Esta soleyera  tierra también da  fabes de la granja, pintes;  o frutas como, peras, piescos,  kiwis,  o manzanas. “De todo un poco, y productos de temporada”, afirma  orgullosa de sus productos con ‘sello de Bedriñana’,   la cosechera maliayesa

 “A mi este es un oficio que me gusta, lo   aprendí de  mis padres, Manolo Fernández y María Luisa Solares, que se dedicaron  todas la vida al campo y a estás huertas. De ellos  también aprendí que es un trabajo muy sacrificado, hay que dedicarle tiempo, cariño,  paciencia, y  muchas horas diarias, mañana y tarde, sin día de descanso. Pero se puede vivir de la güerta y del   trabajo de cosechera. Así lo  llevo haciendo yo hace  más de 30 años”

 

 

Cosecha de lombarda y brócoli

Otros tantos  años son los que  lleva ‘Luisina’ acudiendo a los  mercados,  “en el de Siero se vende bien todo el año,  es de los mejores.  Al de Cangas voy en temporada de primavera, y en el  de Villaviciosa  se vende muy bien en verano, pero el resto del año,  menos”, explica  la cosechera en su puesto,  que es de los más visitados  por la variedad y calidad de sus productos

 

Pero también muestra su pesar Luisa,  “En los mercáos, cada vez se vende menos y  acuden menos gente.  Yo animaría a los jóvenes, a personas que tengan huerta, o no tengan trabajo, a   plantar y  vender sus cosechas.  Nuestra tierra   tiene un gran potencial agrícola.  En el caso  de Villaviciosa,  ya  lo dice el nombre que  es  fértil, abundante y  produce de todo. No es normal que no se le saque más provecho, y haya tantas y tan buenas tierras  abandonadas. Como todo, con trabajo se puede vivir de este oficio”

 

Y apunta  finalmente ‘Luisina’.  “Ahora está  volviendo la moda de comer sano. Lo que   cosechamos en nuestras güertas   son productos de cultivo natural,  saludables, cortados al día,  con mejor sabor, y a buenos precios. Pero para ello,  es fundamental volver a la costumbre de comprar en  los mercados, y plazas de abastos”

 

 Luisa  en la plaza  de  abastos de La Villa