Redacción

En la asociación pro-personas con discapacidad Raitana de Villaviciosa,  se afanan las últimas semanas en la fabricación de cajas nido para pájaros,  y unas perfectas   trampas para capturar la avispa asiática, con el fin de recaudar dinero para continuar  financiando sus actividades.  Al ver las selectivas  trampas    se  nota que son diferentes a las que se han visto hasta la fecha. Para prepararlas en Raitana  están contando con el asesoramiento   del  ingeniero agropecuario  maliayés Juan Prado,   uno de los mayores expertos asturianos en  esta especie  

La lucha contra esta dañina plaga es  una guerra contra un enemigo muy concreto y muy perjudicial, indica Prado. “Lo mejor que  se puede hacer de manera preventiva en esta época del año es el trampeo temprano de esas reinas fundadoras que despiertan de su diapausa (hibernación), cuando aún no tienen hijas y ellas mismas se tienen que exponer, y arriesgar en las tareas fuera del pequeño nido embrionario”, apunta el maliayés,   quien indica que  a partir del comienzo del comienzo de  la primavera es  el momento  más idóneo para trampear las reinas

 

Nido embrionario de Vespa Velutina

Este especialista en avispa asiática colaborador de la Plataforma Stop-Velutina del Principado explica,   “hasta ahora se ha trampeado con mayor o menor éxito de manera generalizada. Si bien, la captura de una sola reina, puede evitar el desarrollo de un nido, que supondría la muerte de millones de insectos, lo cierto, es que esa misma trampa cazará unos cientos de víctimas”,  afirma Prado que asesora por toda Asturias como combatir la velutina

Sobre la  fabricación  de  las ‘selectivas trampas’  que  el propio  Prado ha diseñado  explica, “las entradas  en  la parte superior de la botella de plástico están calibradas a 8,5 mm. para  que los insectos mayores que la avispa asiática, como son el avispón europeo, el abejorro o las mariposas no puedan entrar. Estas trampas tienen un flotador y unas salidas de 5 ó 6 mm. No se pretende que los insectos mueran ahogados en el atrayente (agua, azúcar y levadura panadera), y si facilitar la salida de los más pequeños: abejas, avispas comunes”, asegura Prado  sobre  la preparación de  la  perfecta trampa 

 

Trampa realizada por Raitana 

Los usuarios de   Raitana de Villaviciosa ya  están  fabricando este tipo de  trampas bajo la supervisión de Felipe Valles voluntario  en la asociación,  y el propio Prado. “En los talleres que se realizan tres días por semana venimos haciendo unas 60 trampas semanales que se venden a un precio muy económico  que ayuda a financiar las actividades de la entidad. Estamos muy agradecidos a los vecinos por  las botellas de plástico de litro y medio   que nos están aportando, y también a Juan Prado por  su colaboración    y  supervisión del trabajo que cada uno hacemos. Para los usuarios de la asociación que participan es  una  labor muy amena, que realizan  concienzudamente, pero  sobre todo y muy importante es que   les entretiene mucho”, asegura Vallés colaborador de la novedosa actividad en Raitana

 

Juan Prado reconoce que en estas trampas, “seguiremos encontrando moscas y mosquitos que las han convertido en su hogar, en el que pueden comer, refugiarse y criar. Nunca estarán dispuestos en a abandonar esa acogedora casa. Pero también es cierto, que no se cazaran abejas o avispas comunes a las que se les brinda una muy buena oportunidad de fugarse

Pero la idea de lucha contra la vespa velutina  no termina con la trampa selectiva,  apunta Juan Prado y dice que  va mucho más allá. “Se pretende una guerra quirúrgica contra está especie invasora, donde la trampa selectiva es sólo un arma puntual. Como en toda guerra, necesitamos unos aliados y una estrategia. Aquí es donde toma un giro esta guerra: no consiste en poner muchas trampas, se trata de ponerlas bien. Una trampa bien puesta, estará colocada de febrero a mayo, situada al sol entre las flores o cerca del agua, y no se necesitaran más trampas en 200 metros alrededor”, indica sobre la importancia de un buen trampeo que  en  primavera es fundamental  para frenar el avance de esta  especie que tanto daño hace  

 Juan Prado con una trampa terminada en la sede de Raitana

Este  colaborador  también en  Medio Ambiente del Principado cree que es en la estrategia donde más se está fallando. “Muchos ayuntamientos reparten trampas que son colocadas con muy buena voluntad pero se llegan a encontrar 3 ó 4 en el mismo jardín. Por eso es vital que en lugar de poner muchas, se pongan bien. Como ya hemos dicho: al sol entre las flores, bien esparcidas y registrarlas en el Avisap,  en su página web o en la app que se puede descargar para el teléfono”, apunta recordando   que es fundamental  registrar  en la plataforma   todas las trampas que se coloquen, lo  que  redundará en el beneficio de una  lucha común  más eficaz contra la especie

Según Prado la  avispa asiática ha llegado para quedarse, “es la responsabilidad de todos mantenerla bajo control y nunca permitir que sus desmanes afecten a nuestro Paraíso Natural. Para ello deberemos ir aprendiendo a eliminarla con ‘precisión quirúrgica’ evitando cualquier daño colateral y siempre teniendo bajo control lo que estamos haciendo”,  apunta finalmente este especialista en la lucha contra  esta plaga invasora y  se muestra muy satisfecho del buen trabajo  final en las trampas que se preparan  desde Raitana