Vicente Alonso

Pipper, el perro turista más famoso del país, el primero que ha dado la vuelta a España promoviendo destinos entre quienes viajan con mascota, ha vuelto a Asturias en su nueva gira  Durante estos días graba un vídeo de promoción de Llanes, que difundirá entre sus 100.000 seguidores en redes sociales, y visita  otros puntos de Asturias  

El perro ya considerado todo un  influencer ha practicado esta semana paddle surf en la ría de Barro junto a la Escuela Asturiana de Surf; ha ascendido a la base del Picu Urriellu, y ha disfrutado con los impresionantes bufones de Pría. Además, se ha paseado por localidades como Llanes y Villaviciosa, donde ha podido acompañar a su humano, el periodista donostiarra Pablo Muñoz Gabilondo, en restaurantes y cafés que acogen a clientes con mascota

Durante su visita a Villaviciosa, Muñoz Gabilondo explica su propuesta de viajar a Asturias para vacaciones  con perro  "Cada vez son más las empresas turísticas e instituciones que apuestan por desarrollar este nicho turístico. De hecho, vender un destino como  ‘dog friendly’, (mascotas  bienvenidas), puede ayudar al sector a afrontar la actual crisis derivada de la pandemia por coronavirus. Según nos relatan los propios hosteleros el  verano ha sido mejor de lo que se esperaba en Asturias, pero ahora llega la temporada baja y hay que buscar fórmulas que ayuden a impulsar el turismo durante todo el año. Y ahí están quienes viajan con perro, ya que lo hacen todo el año... pero necesitan destinos que les den facilidades".

 Asturias está en una  buena situación y tiene un gran potencial para el turismo dog friendly, dice este también ya mediático  viajero. “Quienes viajan con perro necesitan alojarse en hoteles que admitan mascotas, que son uno más de la familia, y comer en bares y restaurantes, a salvo de inclemencias del tiempo. Estimamos que solo en torno al 21 por ciento de los alojamientos en Asturias acepta perro, cuando este porcentaje ronda el 50 por ciento en Gijón u Oviedo. En cuanto a bares y restaurantes, Gijón ya tiene una buena oferta, pero otros lugares, como Oviedlas o, aún deben normalizar su oferta dog friendly para desayunar o comer", explica Muñoz Gabilondo, quien dice que Gijón es  uno de los destinos españoles que ha hecho más por adaptar su oferta turística a las familias con perro y que ahora  solo hay que perfeccionar ese modelo y extenderlo al resto de la comunidad autónoma.

El perro Pipper y Pablo Muñoz Gabilondo en Villaviciosa

Este viajero amante de las mascotas cree que todavía hay destinos turísticos que no son conscientes de la potencialidad de este tipo de turismo. “Las instituciones y asociaciones profesionales deberían liderar este desarrollo, que no cuesta dinero y es fácil de hacer: solo hay que explicar a los empresarios cómo hacerlo y que sientan que las instituciones públicas les apoyan.  Hay empresarios que no saben cómo hacerlo o les da miedo, pensando que igual una mascota les puede estropear la habitación, pero ahí pueden pedir una fianza como garantía que se devuelve al dejar el alojamiento. Este tipo de medidas ayudan a perder el miedo y a que el sector evolucione. No olvidemos que el 40 por ciento de los hogares en España tienen mascota, y que cada año son más. Tenemos menos hijos y más perros. Es la realidad a la que el sector se tiene que adaptar", afirma este  viajero que junto a  Pipper han   alcanzado con sus viajes  un increíble  éxito en la Red

Muñoz Gabilondo añade apostando por esta propuesta, “en el caso de los bares y restaurantes, el reto es que los propietarios  conozcan que son libres de aceptar clientes con mascota, que la normativa les ampara, y que se pueden cambiar las pegatinas de perros no, por las de perros educados bienvenidos. De nuevo aquí, si la administración  correspondiente promueve entre su tejido hostelero cómo hacerlo, los empresarios se sentirán más seguros para dar el paso"

Un buen ejemplo de ese buen recibimiento a las mascotas en establecimientos lo ha  podido comprobar Pablo Muñoz  en su visita a Villaviciosa.  “Hemos podido cenar, comprar un regalo en una tienda, y tomar un café en una cafetería con toda normalidad. Pero es cierto que aún son pocos los lugares que aceptan clientes con mascotas. Hay que dejar los prejuicios a un lado y mirar el potencial económico y social que tiene este nicho turístico Lo importante es que el cliente y su perro se comporten con educación, y  la gran mayoría lo hace. Evidentemente, los perros entran atados y controlados, y el resto de clientes no tiene por qué enterarse de que hay un perro”, explica convencido 

 

La aventura de Pipper el  perro más viajero del país comenzó en mayo de 2018 y se puede seguir a través de vídeos, fotos y reportajes que cuelga en su blog y redes sociales (@pipperontour), donde ya tiene cerca de 100.000 compañeros de viaje.  Se calcula que en España hay unos 4 millones de hogares donde los perros ya  son uno más de la familia. “Quienes conviven con un perro, también quieren viajar con él. Reflejo de esta realidad es el creciente número de hoteles, restaurantes, medios de transporte, etc. que admiten clientes acompañados de sus mascotas, e incluso ofrecen una atención especial a sus invitados de cuatro patas con bebederos, camas caninas, o alimentos adecuados”,  subraya   sobre sus experiencias viajeras con  un perro  de compañía

Muñoz Gabilondo considera que Asturias es un destino  que entre  su variada   oferta  turística ofrece,  naturaleza, playa,  montaña e interior,  “y además tiene algo fundamental, un clima templado, que puede ayudar y venir  bien   a los perros”,  asegura,  animando al reto de  apostar por este sector  emergente y con  futuro