Redacción Vicente Alonso

 

En el concejo maliayo  ya se pueden   ver numerosos ejemplares que con su resplandeciente   brillo anuncian la primavera, que aún tardará en llegar. Son  muchos los  rincones  donde se puede ver   este arbusto   que destaca por su llamativo color  y particular aroma. Así en  bosques,  prados, caminos o  jardines de  San Martin del Mar,  Bedriñana, la Madalena, Sebrayu, Seloriu, Miravalles, Fuentes, Amandi  o  Tornón, las mimosas parecen anunciar  que el invierno llega a su fin,  adelantando   la estación primaveral

 

 

FOTO: Primavera en la ría

Este  árbol originario de Australia  fue introducido en muchas zonas de los paisajes de    Asturias  como especie   ornamental. Las dos especies de   mimosas que se encuentran en Villaviciosa, la Mimosa común (Acacia dealbata) y Mimosa negra (Acicia melanoxylon), están consideradas especies invasoras. Aunque según explican los naturalistas,     “no debe olvidarse que la primera, la Mimosa común, lleva con nosotros desde mediados del siglo XIX,  cuando se trajeron los primeros ejemplares a España de esta especie australiana.  Utilizada con prudencia y no dejando que sus brotes se extiendan de manera desmesurada, es un excelente árbol ornamental,  que lleva más de un siglo poniendo una nota de color en gran parte de las quintanas asturianas, en medio del desolado paisaje invernal en nuestra tierra” 

 

FOTO: Colores primaverales

 

FOTO: San Martín del Mar

Un arbusto cuyas mimosas amarillas es costumbre regalar  en algunos países,    en el día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, pero que en febrero nos regala  la belleza y color de una   naturaleza  que nunca deja de sorprender.