Vicente Alonso

Es la primera vez que peregrino  a Santiago.  Veo el camino como algo  netamente religioso, pero también quería   hacer  turismo cultural y   de   naturaleza,    para  conocer la  autenticidad de  esta parte de  España más desconocida para mi. Es  otra manera de viajar y ver  el mundo”,  explica,  Joo Yee Ng de 58 años,  que llegaba   a Villaviciosa haciendo  el Camino del Norte,  desde  Kuala Lumplr, la mayor ciudad de  Malasia

 

“Me gusta viajar y conocer gentes.   De Asturias me llamó la atención que  es una tierra muy   muy verde y con muchos cambios y contrastes en los paisajes que tienen un olor especial.  He sentido y me ha sorprendido  que las gentes asturianas  se sienten   muy orgullosas de su tierra y    tradiciones. Eso  me ha gustado que fuera así”, afirma el  malasio

 

Joo Yee Ng, ingeniero civil de profesión afirma que le sorprendió especialmente Villaviciosa. “Es una ciudad muy bonita. Por mi profesión me  ha llamado la atención  la curiosa arquitectura de sus edificios tan antiguos  y tan bien cuidados. Y  me impactó lo que se parecen el antiguo nombre de Villaviciosa, ‘Maliayo’, y el de la lengua de mi país, ‘Malayo’, lo investigaré cuando vuelva a Malasia.    También he visto el juego de los bolos, no sé si es un deporte nacional o de esta región. No lo entendí muy bien, pero me pareció muy curioso”

Sobre su peregrinaje a Compostela afirma que en  el Camino de Norte en Asturias,  “los senderos suben,  bajan y cambian constantemente. Me está  suponiendo un gran esfuerzo, pero  me ayuda el amor propio, y la ilusión de llagar a la meta, la  Catedral de Santiago”, explica