Vicente Alonso

La Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa tiene una gran  importancia como lugar de descanso o alimento  para las grandes aves en sus pasos migratorios por Asturias.   En los últimos  días sorprendía  la llegada   de  una bandada de doce cigüeñas blancas   ("Ciconia ciconia") que se posaban sobre el campo de golf de Villaviciosa   cercano al estuario maliayés.

Me sorprendió muchísimo ver volar una docena de cigüeñas  en círculos sobre el campo de golf.   Después de varias vueltas  cuando descendieron para tomar  el suelo  me quedé maravillado de la belleza de estas aves. Me parecía imposible lo que estaba viendo, porque sé que  las cigüeñas no son  frecuentes en  nuestras tierras. Fue increíble  ver volar tantas cigüeñas juntas y después   descender  todas  a la  vez, era  como ver bailarines en un escenario, todo era sincronizado”,  explica  asombrado Rubén Acebal,  vecino desde hace pocos  meses de esta zona del  Pedrosu,   junto al  campo de golf,  que además consiguió fotografiar el bando de cigüeñas.

“Siempre es gratificante ver una cigüeña, y por suerte para mi he visto doce en Villaviciosa”,  añade  Acebal  por el inusual   avistamiento de estas  aves  por las que dice sentir admiración

 

  Fotos  gracias a Rubén Acebal