Einstein dijo, alguna vez:

Si las abejas desaparecieran, ¿cuántos años de vida le quedaría a la

tierra? Sin abejas no hay polinización, y sin polinización no hay plantas,

ni animales, ni gente.

Lo dijo en rueda de amigos.

Los amigos se rieron.

Él no.

Y ahora resulta que en el mundo hay cada vez menos abejas.

Y hoy, Día de la Tierra, vale la pena advertir que eso no ocurre por

voluntad divina ni maldición diabólica, sino por el asesinato de los montes

nativos y la proliferación de los bosques industriales; por los cultivos de

exportación, que prohíben la diversidad de la flora; por los venenos que

matan plagas y de paso matan la vida natural; por los

fertilizantes químicos, que fertilizan el dinero y esterilizan el suelo, y

por las radiaciones de algunas máquinas que la publicidad impone a la

sociedad de consumo.

 

E. G.

 

Está en nuestras manos evitar el desastre

 

Andrés Huerta Suárez

DNI: 11336405-G

Responsable del Partido Comunista de Asturias (PCA) en Villaviciosa

 

Villaviciosa, a 9 de Octubre de 2012