La Junta Directiva de Cubera, haciéndose eco de la preocupación y del malestar extendido en Villaviciosa, ha celebrado una entrevista con la comunidad cisterciense de Valdediós, con la finalidad de recabar de primera mano información sobre la situación actual del monasterio y sus perspectivas de futuro. En el transcurso de la entrevista, que tuvo lugar en la biblioteca del monasterio, se tomó conciencia de la gravedad del momento en que se quiere sustituir aquella comunidad por otra, sin la anuencia de la comunidad cisterciense. La Directiva de Cubera estaba acompañada por un número deliberadamente reducido de socios, que hicieron preguntas al prior, padre Jorge Gibert y que mostraron su valoración y afecto a quienes en quince años se han ganado el respeto por un trabajo esforzado y bien hecho. El presidente de Cubera, Etelvino González, leyó un escrito de la Directiva en que hacía breve relación de esos trabajos, de la significación de Valdediós, hoy y de apoyo a la comunidad, demandando que se mantengan los compromisos que la archidiócesis firmó con los monjes, y reivindicando para ellos respeto, consideración y el derecho a su tranquilidad y permanencia. Los asistentes quedaron gratamente impresionados pues muchos desconocían la biblioteca monacal, uno de los logros de esta comunidad, con más de 20.000 volúmenes y una sección de Asturias de 3.000. Igualmente se tomó conciencia de la importante obra de restauración del retablo mayor, con financiación obtenida por la comunidad. He aquí el escrito entregado por Cubera a la comunidad. CUBERA Asociación ‘Amigos del Paisaje de Villaviciosa’ Cuando en octubre de 1991 SAR el Príncipe de Asturias entregó el Premio ‘Pueblo Ejemplar’ a la asociación CUBERA, uno de los méritos que en ella concurrían era su campaña ‘Salvad Valdediós’, a raíz de la cual la Consejería de Cultura del Principado de Asturias llevó a cabo una inimaginable recuperación en la que se han invertido más de dos mil millones de pesetas. Por eso se escogió aquel monasterio como escenario del acto de entrega del premio. En aquellos momentos aún no habían llegado los monjes de Císter, pero era una expectativa fundada en las gestiones que el Excmo. Sr. Arzobispo D. Gabino Díaz Merchán estaba haciendo. Llegaron los monjes, traídos por la voluntad de la Archidiócesis, y hemos seguido el ingente esfuerzo que en estos años han realizado para sacar adelante el monasterio en el aspecto material y en su funcionalidad religiosa. El proceso que hemos contemplado es el siguiente: 1. Después del traslado del seminario menor a Covadonga (1951), el edificio del monasterio de Valdediós quedó en una situación de progresivo deterioro. 2. A la altura de los años ’80 aquello anunciaba ruina y las previsiones no podían ser menos catastrofistas. 3. Llegan los monjes cuando el proceso de restauración está iniciado y durante algunos años tienen que convivir con los trabajos de la Escuela-taller. Viven en condiciones de una precariedad extrema: duermen en cubículos de madera con techo común, no disponen de las mínimas instalaciones para desarrollar ni su vida de comunidad ni las funciones de atención que se les requieren. 4. La cesión de uso por parte del Arzobispado se hizo con la máxima solemnidad: se firmó un convenio sobre el altar de la iglesia monacal, en medio de una celebración eucarística, con testigos excepcionales tales como el abad general de Císter. 5. Durante estos años hemos sido testigos de los diversos frentes en que han tenido que desenvolverse, no sólo para poner las instalaciones en uso digno, sino para ganarse el sustento, así como para defender la identidad de una comunidad monacal. Igualmente en el orden de su propia continuidad extremaron la apertura con la esperanza de fomentar vocaciones; Valdediós no ha sido un caso excepcional en este sentido, si acaso lo ha sido en el número de personas que se han acercado allí por el atractivo de lo que veían, sin percatarse de la dureza de la vida que allí se desarrolla. 6. De su industria han construido una hospedería, se ha restaurado la sillería de la iglesia, se está restaurando el retablo mayor. Han formado una biblioteca de unos 20.000 volúmenes, han obtenido mobiliario, instalado talleres de trabajo. 7. Importantísima ha sido la instauración del rito mozárabe en El Conventín, a cuya celebración concurre gran número de fieles, igual que a otras celebraciones litúrgicas, atraídos por la dignidad con que se realizan los actos de culto. 8. A la ilusión suscitada por el anuncio de que los monjes de Císter regresaban a su casa, ha sucedido un creciente proceso de naturalización, tejido de relaciones, acogida de grupos y personas, en especial de actos culturales, amén de grupos cristianos, de modo que Valdediós se ha constituido en referente de espiritualidad y cultura para una región como Asturias, tan falta de ilusiones colectivas. Y no sólo para Asturias; de muchos lugares de España y aun del extranjero acuden personas y grupos para hacer sus retiros, jornadas, estancias de reflexión. 9. De confirmarse la retirada de la comunidad –contra su afirmada voluntad de permanencia- sería una mala noticia para Asturias. No se han agotado aún las posibilidades de incremento de la comunidad, y es justo ahora, a la par que se vislumbra una solución, cuando se les quiere sustituir. 10. Estimamos que se deben dar explicaciones a la sociedad asturiana, al Principado que derrochó recursos y esfuerzos, de cuáles son los designios que se persiguen con esta medida. 11. Razonable o no, justificado o no, no parece procedimiento aceptable el cursar visitas de otros religiosos que llegan a estudiar el terreno para instalarse allí. Es de una inelegancia reprobable. 12. Un arzobispo firmó la cesión de uso del monasterio sobre el altar, en presencia de la Iglesia y ahora se pretexta que ellos quieren irse, cuando la decisión de la comunidad es permanecer y superar sus problemas. En consecuencia de todo ello: DEMANDAMOS el cumplimiento de lo acordado, sin vulneración de la palabra dada. REIVINDICAMOS para los monjes cistercienses de Valdediós el respeto, la consideración, el derecho a su tranquilidad y permanencia, arropados como están por la sociedad asturiana. Villaviciosa y Valdediós, 19 de enero de 2008 INTERVENCIÓN DEL 112 DE ASTURIAS EN VILLAVICIOSA La pasada noche del sábado a las 22 horas el 112 de Asturias, bomberos y policía municipal de Villaviciosa, acudieron al número 2 de la calle Zaldívar de Villaviciosa. El incidente tuvo lugar en uno de los pisos terceros del inmueble, propiedad de Pedro y María Jesús propietarios de la cafetería Koska en la Villa, que se llevaron un buen susto, pero no tuvo incidentes graves.