La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies ha presentado alegaciones al proyecto de  sondeo de investigación “Viñón-1” a ejecutar en el marco del Permiso de Investigación de Hidrocarburos “Villaviciosa”, concejo de Villaviciosa. Expte. HC-07.

 

 

 

En un proyecto propuesto por la sociedad “Petroleum Oil & Gas España, S.A.” operadora del Permiso de Investigación de Hidrocarburos (PIH) “Villaviciosa”, n.ºHC-07, de la titularidad de “Petroleum Oil & Gas España, S.A.” (70%),“Hunosa” (20%) y “Vancast Exploración, S.L.” (10%).

 

 

 

Se pretende un nuevo  sondeo  al sur del término municipal de Villaviciosa (a 6 km de la capital) y próximo al límite con el municipio de Cabranes  (a 1,5 de

 

Viñón). En una parcela de unos 18.000 m2 sita en las proximidades a la Venta del Carbón en las cercanías de la localidad de Vegapallía y lindando al este por la carretera AS-255 (que une las localidades de Infiesto y Villaviciosa), al oeste con el arroyo Viacaba y en su parte norte y sur con otras parcelas de uso agrícola-ganadero.

 

 

 

            El proyecto esta buscando la posible presencia  de gas natural no convencional de difícil extracción. De haberlo este no se encuentra en grandes bolsas en el subsuelo como el gas convencional, sino que repartido en pequeñas burbujas en diferentes tipos de roca puede ser de pizarra, carbón, etc. Para su extracción es necesario romper las capas de roca para reunir el gas y que éste fluya hacia la superficie. Para ello se utilizan explosivos que provocan pequeñas fracturas y después se inyectan miles de toneladas de agua a muy alta presión, mezclados con arena y aditivos químicos.

 

 

 

Entre los aditivos químicos utilizados se encuentran benzenos, xilenos ó cianuros, hasta llegar a unas 600 sustancias químicas, muchas de ellas reconocidas como cancerígenas, mutagénas, disruptoras endocrinas y con otras propiedades altamente preocupantes. Además, el agua a presión arrastra sustancias como metales pesados (mercurio, plomo…), radón, radio o uranio y otros elementos radiactivos que se encuentran en las rocas del subsuelo.

 

 

 

Como vemos, el fracking tiene graves impactos ambientales. El más preocupante es la contaminación del agua subterránea y de superficie. En Estados Unidos se han producido varios casos de contaminación de acuíferos subterráneos, lo que ha motivado que esta técnica se prohíba en varios estados. Pero hay otros efectos no menos importantes, como las emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente por los escapes de metano durante la extracción), el riesgo químico por los aditivos utilizados, el uso excesivo del agua, la aparición de pequeños terremotos asociados a la técnica, y otros más locales, como el tráfico, ruido, etc.

 

 

 

Peligros que han llevado a varios países a prohibir el fracking o, al menos, a instaurar una moratoria. Es el caso de Francia, Bulgaria, Sudáfrica y en algunos estados de EEUU (Nueva York, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Vermont).

 

 

 

Apelando al principio de precaución y, teniendo en cuenta la situación y experiencia en otros países, la Coordinadora Ecoloxista ha pedido al Principado la prohibición de la investigación y explotación del sistema de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional en Asturias.

 

 NOTA DE:

 

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies