Redacción - Vicente Alonso

 Sí hace unos días la oruga del boj, "Cydalima perspectalis",  arrasaba varios setos en San Martín del Mar,  ahora  son vecinos de San Pedro Ambás, y Quintes, los que sufren su voracidad. “Me comieron y secaron un seto que tenía varios años. Tenía casi dos  metros de  altura, y estaba bien frondoso.  Vimos que   comenzaba a secarse por abajo, y en poco tiempo acabaron con él”,  explica Sonia Montequín Acebedo vecina de Castiello, en San Pedro Ambas.

 

Orugas san Pedro subiendo paredes de casa

 

 

Esta  maliayesa reconoce que  se enteró por la noticia de www.villaviciosahermosa.com y la Nueva España, que se trataba de la  oruga del boj, especie invasora asiática. “Cuando vi tantas orugas me asusté. Nunca las había visto antes, y me entró mucho  miedo, porque tenemos una niña pequeña, y  no sabía si eran venenosas o urticantes”. Y añade finalmente, “hasta que el árbol no empieza a secar no eres consciente del problema, no te das cuenta y no las ves. Al final decidimos cortarlo y quemarlo. Pero pasé unos días asustada, porque se subían hasta por las paredes de casa”.

 

 Boj seco en San Pedro Ambás

 

  También Julián Alonso Tuero,  vecino del barrio de Santa Ana en Quintes,  sufrió la plaga de las orugas. “Me comieron  más de 40 metros de boj, desapareció todo. Tenía otros árboles pero esos no los tocaron. Estaba todo infectado con cientos de orugas”.   Tuero  explica que  no se imaginaba la voracidad de las orugas, “parecía que los boj  se iban a morir, pero no me imaginaba que la causa fuera el ataque de la oruga asiática me acabo con todo el del jardín”

 

 Julian Alonso  en Quintes ante el seto seco

En lo que los dos vecinos maliayos  se ponen    de acuerdo, “nunca habíamos tenido una plaga igual”.

Más orugas por la pared