José Enrique Llera Busta, 24 años, hijo y nieto de pescaderos, nos ofrece una dispareja visión de mercado basada en el estudio del momento social que nos ha tocado vivir. Entrevista y fotos; Esther Alonso. -¿Cuántos años llevas trabajando en relación con el pescado? -Al frente de la pescadería 2 hace ahora, desde 2006 en total unos cuatro años, pues si bien es el negocio de mi familia, yo no me había vinculado hasta que comencé la vida laboral. -¿De donde viene el pescado que se vende en vuestra pescadería? -Principalmente de Ribadesella, Llanes, Gijón, Avilés y lo que no entra en nuestros puertos lo encontramos en Galicia. -¿Quién fundó y cuando esta pescadería? -Mis abuelos, Enrique Busta Cortina y Josefina Fisas Ballina en 1959, comenzaron siendo vendedores de pescado ambulantes y luego ya asentaron un puesto en la plaza, no donde estamos ahora, al lado de la puerta sur, entonces no había neveras ni hielo, se vendía el pescado del día y lo que quedaba se desechaba. -¿Cuál es el proceso desde que el pescado es rulado hasta que llega a tu mostrador? -La primera rula de la semana es el lunes a medio día, ahí compramos y se traslada en camiones refrigerados hasta nuestra pescadería sin romper la cadena del frío que va desde 0 a 4 grados, luego se acondiciona para en la madrugada del día siguiente exponerlo al público. Tenemos una flota de 4 camiones para traer la mercancía y el posterior traslado, pues también abastecemos a muchos restaurantes de la comarca. -Tenéis cetárea, ¿Cómo funciona esta? -El marisco es diferente del pescado, aquí se entra muy poco, por las vedas y restricciones, y aunque tenemos todo el producto del Cantábrico que somos capaces a comprar, hay que recurrir a la importación para mantener abastecida la cetárea. Galicia es un abastecedor nato para estas entradas. A nivel de particulares nos demandan más el marisco del Cantábrico. -¿Qué mercado os reporta más beneficios el particular o el profesional? -Yo diría que al 50%, uno se complementa con el otro, nos resultan igual de importantes y necesarios. -¿Qué proyectos tienes a medio o largo plazo? -Pues crecer aquí lo veo inviable, talvez fuera. Lo que si proyecto es el desarrollo de la empresa al nivel de hacerla más dinámica, que va un poco en relación con mis estudios y con el tipo de trabajo que a mi me gustaría desarrollar en un futuro. Intentar convertir lo que hoy es un negocio familiar en una empresa. Cuando mi familia se jubile el trabajo que ellos vienen desarrollando será muy difícil seguir manteniéndolo, así pues habrá de plantearse una reorganización de tareas derivando responsabilidad y agilizando labores. -¿Utilizas Internet como herramienta de trabajo? -Si, tenemos página WEB; WWW.pescadoscortina.es y por medio de ella y nuestro correo electrónico se pueden hacer reservas de pescado on-line. La compra en tiempo real nos parece inviable pues el precio de salida debería tasarse muy alto, además añadir el transporte, que yo sepa solo se practica en Galicia, que nos lleva una ventaja enorme en este sentido. Y en Barcelona, pero a modo de mayoristas, no al particular. -¿Cómo competís con las grandes superficies que cada vez son más numerosas en la villa? -He hecho un estudio valorando varias posibilidades de cambio en ese sentido, pero lo cierto es que todas las variantes nos han llevado a la misma conclusión, LA CALIDAD, es nuestro mejor argumento, de ningún modo puede creerse que la merluza traída de más lejos puede ser mejor, al igual que tampoco nadie cree que una lubina de cultivo puede ser como una del Cantábrico, más barata si, pero no mejor, del mismo modo, si abriésemos la pescadería 10 horas al día y el pescado estuviese expuesto esta cantidad de horas al oxigeno perdería la mayor parte de sus propiedades. Así que nuestra apuesta es la calidad. info@pescadoscortina.es