Uno de los rincones más emblemáticos acogedores del casco histórico maliayés es  la plaza de Santa Clara, con su fuente y sus jardines. En uno de los laterales de esta histórica plaza, uno de los primeros núcleos del crecimiento extramuros de la villa medieval, se encuentra un icónico mural publicitario de azulejos  colocado por la empresa Philips en los años finales de la década de los 50 del siglo pasado. Este de Villaviciosa es uno de los pocos que aún perduran en España en buen estado de conservación.

 El paso del tiempo y algún ataque en forma de  grafitis  había ocasionado un importante deterioro del  singular panel cerámico y su mal estado  era ya más llamativo que la propia obra. A ello acaba de poner remedio altruistamente el vecino maliayés Félix Álvarez, que ha dedicado más de 30 horas  a limpiar esta valiosa joya,  símbolo de una creativa época de la publicidad  en cerámica. En este caso para  una de las compañías de tecnología más importantes del mundo en aquel momento. Su huella  ya forma parte de la decoración patrimonial urbana de Villaviciosa

Félix Alvarez limpiando el mural y Pedro Alvarez Jurado en una ventana de su casa

 

“Justo al lado del histórico mural está la casa de mi hijo Pedro, que estamos restaurando y pintándole la fachada. Una vez terminadas las obras y animados por los vecinos nos decidimos a limpiar y arreglar el precioso mural que se veía muy deteriorado, sucio, con grafitis o marcas de cal que habían arroyado por todo el panel con la lluvia y el paso de los años”, explica Álvarez sobre la altruista iniciativa, de la que se siente muy contento por el resultado final de los trabajos, “ahora todos los que pasan por aquí le hacen fotos”, añade orgulloso de este mural único.

Llevó a cabo la cuidadosa limpieza con la ayuda de su hijo Pedro Álvarez Jurado  utilizando esponjas y productos de limpieza especiales para respetar el aspecto original del mural, que ahora vuelve a relucir como hace 60 años en este rincón de Villaviciosa.

Se trata de una pieza de 3 metros de ancho y casi 4 de alto  compuesto por 520 azulejos cuadrados de 15 cm. El conjunto forma  el logo de Philips  con el que la firma holandesa reforzaba  la iniciativa empresarial de  Ramón Piñuli comerciante y distribuidor en Villaviciosa de la prestigiosa marca de electrodomésticos, y de las primeras televisiones que llegaron a la villa.

Los trabajos  han merecido el reconocimiento de los vecinos de este rincón villaviciosino, como Cristina Rodríguez, que se manifiesta entusiasmada y agradecida por el trabajo de la generosa iniciativa de Félix. “El mural ha quedado ‘niqueláu’, han hecho un trabajo impecable respetando los azulejos originales de los que solo faltaba uno. Yo le pedí que dejaran otro sin limpiar para que se vea como estaban de feos antes. Este mural publicitario tiene mucho valor, a mi me recuerda a otro símbolo publicitario protegido como es el toro de Osborne”, y añade la vecina “hay que darle las gracias a Félix por regalar su tiempo por amor al arte y a Villaviciosa”.

El mural antes de la limpieza