Vicente Alonso

Un enorme nido de avispa asiática de casi 40 centímetros   de alto,  situado en un eucalipto a más de 30 metros de altura, en   El Llanu, Camoca, Villaviciosa, alarma a los  vecinos, y  a una familia de cordobeses que pasan sus vacaciones de agosto en esta localidad maliayesa

“En Córdoba de donde venimos, no hay estas avispas asiáticas. Es la primera vez que vemos un nido de esta especie, es muy   grande,  impresiona, y se ven muchas avispas por el pueblo que nos dan miedo por si pudieran picarnos”, explican  Juan Javier Lastres, y  Magdalena Doval  que llegaron desde Córdoba, con su hija, yerno y nietos de Guadalajara,   a disfrutar  de sus vacaciones  a esta localidad de Villaviciosa.

 

El nido en el eucalipto

“Los vecinos ya habían avisado al 112, y vinieron los Bomberos, pero como está muy alto dijeron que enviarían a una empresa especializada en retirar nidos tan altos, pero han pasado ya diez días y todavía estamos esperando”,  explican muy  preocupados, Juan Javier Lastres y  Magdalena Doval. “Tenemos con nosotros tres nietos,   de mes y medio, 2 y 5 años. Los mayores  están todo el día jugando por la huerta de la casa, y los caminos del pueblo y tenemos miedo que los vayan a picar las avispas. Hemos puesto  a las avispas en el jardín de casa unas botellas de trampas con sidra, cerveza negra y azúcar que nos dijeron que era una buena combinación. Hemos atrapado docenas de  ejemplares”, apunta Madalena. El nieto mayor de esta familia,  Illán Regato  de cinco años, también se muestra sorprendido y alarmado por la presencia de esta especie invasora asiática,   “Son muy feas y   muy grandes, con  patas amarillas, y tienen cara de   mala leche”, dice  tras verlas muertas atrapadas en las trampas colocadas por sus abuelos

 

 

 

 Y apunta  finalmente el abuelo,  Juan Javier Lastres, “Estamos de vacaciones, pero con gran  preocupación,  porque hemos leído  que recientemente un hombre de 32 años ha muerto, aquí en Asturias,   por la picadura de una de estas  avispas asiáticas. Los vecinos y nosotros  esperamos  que puedan pasar  pronto a retirar el nido, y quitarnos todos esta enorme preocupación

 

 Los abuelos Juan Javier Lastres, Magdalena Doval, con el nieto, Illán Regato

 

Avispas muertas que cayeron en las trampas