Llega el otoño   y da comienzo la fructífera  cosecha  de la huerta asturiana con  hortalizas y  verduras  que  en  algunos   huertos  de Villaviciosa  es a lo grande. Esto les está   ocurriendo  a   vecinos  San Marín del Mar, Candanal, Miravalles,  o   La Busta en  Seloriu,  donde se  está recogiendo una gran cosecha de tomates con  ejemplares que  en varios  casos rozan   el kilo.  Muy llamativo ha resultado  también   el caso de  Rozáes donde  se han cosechado  cebollas de casi kilo y medio, y espectaculares por su tamaño y peso,  han sido los calabacines de más de medio metro y  20 kilos que se han  recogido en   Argüeru.

Berenjenas de más de medio kilo en Tornón

Muy generosa está resultando también la  cosecha en  Tornón. “Este año  está resultando más tempranera, el buen tiempo  está adelantando y favoreciendo  la maduración de las hortalizas que  en muchos casos el tamaño de los frutos  es más grande  y  vienen con gran  sabor.  Creo que nunca tuve tantos tomates y tan ricos  como este año”, explica Indalecio Villasante  que está recogiendo también en su huerto   pimientos de casi 20 centímetros  y berenjenas de más de medio kilo

 

Generosa cosecha en Tornón

Otra muestra de esta desmesurada  cosecha    otoñal   se puede ver  en  la huerta de Luisa Fernández  Solares en Bedriñana, donde han crecido  unas  calabazas que   ya pesan más de 30 kilos y  160 centímetros  de perímetro. “Tengo  calabazas de las variedades, ‘Violín’ y ‘Marina di Chioggia’, que son muy   ricas  para hacer purés. Pero los que han tenido un crecimiento espectacular  son los  calabazones  de un tamaño   que llaman  la atención.  Las llevaré a vender al mercado de La Villa porque  suelen gustar    para decorar, y   la pulpa de este calabazón es un  buen conservante natural para hacer morcillas”, explica ‘Luisina’ 

Tomate de más de kilo en La Busta - Selorio

Para las calabazas  este año no es bueno porque hay mucha sequía, pero una de las razones para  crecer tan exagerado puede ser que  nacieron en una zona de la huerta que está  justo al lado del manantial del ‘Gorgollu’. Seguro que con tanto calor  en la tierra  que a la vez está muy húmeda les vino perfecto. Es la única explicación que encuentro”, asegura  Luisa que lleva cosechando esta huerta de Bedriñana desde hace  más de  30 años y nunca había tenido calabazones tan enormes

Cesta XXL de tomates en Candanal

Un fructífero cambio de estación  que está dejando muy ‘buen sabor de boca’  en Villaviciosa,   y  piezas dignas  de concurso

En la imagen de portada Luisa Fernández  Solares en su huerta de  Bedriñana con los calabazones