La Iglesia de Santa María   de Valdediós en Villaviciosa, acogió ayer sábado  el primer  concierto del ciclo "Atardeceres musicales", organizado por el Circulo Cultural de Valdediós reuniendo  a 100  asistentes que con mascarilla guardaban la distancia de seguridad según las normativas actuales

El primer concierto,  “La vibración dulce del aire”,   corrió  a cargo de la viola Cristina Gestido, una intérprete que ha logrado colocarse en la escena internacional y Mario Bernardo, quizá el pianista acompañante de más prestigio y reconocimiento de nuestro entorno. Abordaron un programa interesante comenzando por las 12 canciones de Granados trascritas para viola. A continuación una sonata para Viola del músico ruso Glinka, padre de la nueva música de ese país que se enamoró de la textura de la viola lo mismo que el alemán Hindsemith, cuyo sonata se interpretó a continuación. Cerró el programa, Le Grand Tango donde el jazz y música popular del cono sur se mezclaron  bajo la sólida escritura de Astor Piazzol

 El ciclo titulado, “El tiempo detenido”, continua el próximo sábado 1 de agosto a las 20,00 horas. El concierto correrá a cargo de  Alejandro  Jardón Bueno, flauta,  y Fernando Santirso, piano, en un concierto titulado, “Aire que flota y se desprende”.