Vicente Alonso

 La ‘Luz de la Paz’  de Belén que llegaba ‘mano en mano’ ayer a Villaviciosa,   es  una curiosa tradición que nació a iniciativa de los Scouts y Guías  de Austria. La llama de la Luz de la Paz se enciende cada año en la cueva del Nacimiento de Jesús en Belén por un niño o niña, quien es  el encargado de llevarla a Viena. Una vez allí, se lleva a cabo una celebración ecuménica a la que acuden delegaciones de scouts de diferentes países europeos, así como asociaciones y organizaciones sociales, para llevarla por todos los continentes 

Esta ‘Luz de Belén’ era traída   a Villaviciosa por  Gonzalo Méndez en representación de Asociación de  Scouts Mohwa,   de apoyo al escultismo en Asturias. El Monasterio de las Clarisas fue el lugar donde fue entregada a la abadesa María Luisa Picado Amandi, “acogemos  esta luz y la mantenemos  encendida durante la Navidad junto al belén del monasterio. De este modo esta ‘Luz de la Paz de Belén’ que tiene  un mensaje de amor, paz y esperanza,   estará disponible para quien quiera traer una vela y llevarla encendida, y  así puede  acompañar  las celebraciones navideñas del pueblo de Villaviciosa, y todo aquel que se acerque al monasterio”

 

La llegada de esta luz a España tenía lugar el pasado domingo  16 en la  Concatedral de Santa María de la Fuente la Mayor de Guadalajara. En Villaviciosa además del Monasterio de Clarisas, estará disponible en la  Iglesia Parroquial, entre otros lugares colaboradores de la iniciativa.

 

En la foto, Gonzalo Méndez entregando en un candil,  la luz de Belén a la  Abadesa María Luis Picado