A sus 82 años  José Luis Zapatero Ceñal, “José Luis  el acordeonista”, es seguramente  el maliayés de más edad  que continúa  tocando las más bellas melodías con su inseparable  acordeón. Nacido en Sariego en 1.938,  ahora vive en San Pedru Amás, Villaviciosa, donde no puede pasar ningún día sin abrazarse a su   instrumento con el que ha  animado y alegrado fiestas o bodas por todos los rincones de Asturias

“A los 3 o 4 años ya escuchaba el acordeón por la radio,  y  me enamoré de   su sonido tan guapo. Entonces  vivía en Sariegu,  y  ya allí venían acordeonistas a tocar y  yo iba a verlos”. Recuerda  Zapatereo  que siempre pedía un acordeón a los Reyes Mago, pero eran tiempos en los que escaseaba el dinero. “A los   8 años  tuve la primera curdionina ruinina, casí de cartón, con la que   intentaba  aprender a tocas  las canciones”, rememora  sobre  su temprana afición

Con nostalgia y humor rememora  como consiguió  comprarse su primer acordeón nueva en el año 1.950.  “Tenía  12   años, me costó 6.000 pesetes que me llevó mucho tiempo reunirlas.  Criaba conejos y los vendía, pero con lo que más  dinero ganaba  fue criando palomos, los vendía pero siempre  volvían a mi casa, y los volvía a vender otra vez”. Y explica que tenía  tanta ilusión  por tener el acordeón  en sus manos  que la encargó  en  La Panoya  en Gijón. “Fui a buscarla en bicicleta,  y volví con ella colgada  en la espalda  en bici desde Gijón hasta Sariegu”, recuerda. Y explica que no pudo estudiar música aunque le hubiera gustado,  “había que trabajar en el campo y en lo que se pudiera, y mi padre no me dejó, eran otros tiempos,  y aunque no fue fácil aprendí a tocar de oído”.

En sus primeras actuaciones  por Sariegu, Villaviciosa o  Pola de Siero ganaba cien pesetas. “Mi madre estaba esperando que llegara a casa con  los 20 duros  para ir a comparar a la tienda”. Después formó su propio grupo musical con dos baterías distintos,  su primo Gerardo Fernández y también con ‘Ataulfo’. Y formo parte de varias  orquestas  con  los  Hermanos Huerta de Carbayín, la Royal de Sama,   y  de la  Góndola o  San Francisco    de Villaviciosa.

Zapatero  explica   que gracias   a tocar el acordeón conoció toda Asturias. “Recorrí todos los pueblos  y  concejos asturianos. Tocaba en las fiestas, celebraciones  y  amenizaba  las bodas que entonces se celebraban debajo de los hórreos.  Tocaba de todo vals,  pasodobles, boleros, rumbas,  mexicanas y asturianas”.  También recuerda la buena ‘mili’ que pasó gracias a saber tocar el acordeón.  “Hice  el servicio militar   en   la Legión en Sidi Ifni. Formaba parte de la  orquestina del  grupo de Tiradores que tocaba en la residencia de oficiales. Este acordeón  me ayudó mucho en mi vida”, dice añadiendo, “como cambiaron los tiempos”

Este maestro  acordeonista    habla con modestia de su   vida   acompañado de  su preciado instrumento,  y   rememora momentos muy especiales,  como cuando el  Maestro Juan José García Renedo de Villaviciosa le compuso dos  canciones.  “Fue en   para participar en el programa de Televisión Española ‘Rumbo a la Fama’. Nos compuso al piano, ‘Por el camino de México voy’  y ‘Palco pedregoso’.  Acompañado de    ‘Nacho el de Tornon’   fuimos  a  tocaras al teatro Campoamor de Oviedo.  Había una gran expectación y  fueron muchos  amigos y vecinos  a vernos, otros nos  escucharon por la radio.  Quedamos segundos en el concurso”.  Otras actuaciones que no olvida  eran   cuando en  la década de los 60 – 70   le   llamaban para  ir a  tocar a la radio, o el gran  concierto que dio  con lleno de público en el Gran Casino de Avilés.

Sus dedos han tocado todos los  estilos musicales y  todo tipo de canciones  Y  dice que la que más habrá tocado ha sido, ‘Paquito el chocolatero’.  “A mí la que más  me gustó más tocar  fue,  ‘Mira que eres linda’, siempre la tocaba para  mi mujer, Elena Solares Roces, que me acompañó a muchas actuaciones. A veces íbamos en bici, mi mujer en el portabultos,  y yo con  acordeón colgado delante.  Mi familia siempre me apoyó mucho con esta afición que me dio muchas satisfacciones, alegrías y amigos”,  dice, mostrándose  orgulloso de llevar toda su vida tocando el acordeón

José Luis Zapatero Ceñal y Elena Solares Roces

También rememora  con una sonrisa este  acordeonista que su mujer casi le  tenía celos al acordeón   “Me decía  que  abrazaba más que al acordeón que a ella”, recuerda medio en  broma ante la presencia de su esposa Elena

Con el paso del tiempo José Luis se ha convertido seguramente en el  acordeonista de más edad de Villaviciosa. A sus  82 años no puede dejar de tocar su  acordeón  cada día, del que  dice  ser un  instrumento que  no pasa de moda. ”Yo   animaría  a los más  jóvenes a adentrarse en el apasionante mundo de la música, y  aprender a tocar el acordeón del que salen las más bellas y armoniosas melodías que nunca dejarán  de escucharse”, asegura este virtuoso acordeonista 

                                                                                    

Videos

Enlace

https://www.youtube.com/watch?v=83O9iFBpxkM

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=MyMWAyqoVOM