Rafael de Valdés fue a la vez promotor del ciclismo moderno en los finales del siglo XIX y un intrépido empresario farmacéutico que luchó por hacerle un sitio entre los grandes a su modesto laboratorio de El Ancho, la emblemática y blasonada calle villaviciosina del casco viejo.

 

Muchos de los asistentes a la presentación del cuaderno que Cubera ha dedicado a su figura desconocían estas y otras facetas de su polifacética personalidad. Otros no tanto, en particular su nieta, Pilar Valdés, que reside habitualmente fuera de España, pero ha recuperado estos días sus habituales retornos anteriores a la pandemia. De su memoria prodigiosa y del legado familiar que ha guardado con mimo se han servido los autores para documentar e ilustrar la publicación.

 

Ocuparon la mesa de intervinientes los tres autores de la obra, haciendo a la vez de anfitrión Ángel Valle, como presidente de la asociación Amigos del Paisaje de Villaviciosa, Cubera. Entre los asistentes, la concejal Rocío Vega en representación de la corporación y Ana López Montes en representación del Club Ciclista de Villaviciosa, así como socios de Cubera y familiares y amigos de la familia Valdés.

 

Marina Ferrer, tartaranieta de  Rafael  de Valdés Cavanilles, Pilar   Valdés nieta y Jaime Balbin bisnieto.

 

Cristian Vázquez se sirvió en su momento del archivo de la familia para su tesis doctoral sobre la historia de los laboratorios de farmacia en Asturias. Uno de sus capítulos estaba dedicado al laboratorio puesto en marcha por Rafael de Valdés y el médico Bernardo Cardín, que distribuyeron su producto estrella, Trabmull, por toda España y buena parte de América durante el primer tercio del siglo XX.

 

Carlos Hevia, por su parte, investigó la relación del farmacéutico villaviciosino con el mundo del ciclismo después de “tropezarse” con una reseña del primer campeonato de España de carretera en la que participó Rafael de Valdés. La prensa local de la época recoge sus hazañas ciclistas hasta Santiago de Compostela, Oporto, Madrid… y la prensa especializada nacional recoge sus participaciones en diferentes campeonatos. Ostentó el cargo de vicecónsul en Asturias de la Unión Velocipédica Española, el antecedente de la Federación Española de Ciclismo.

 

Por parte de Cubera intervino su presidente tanto en la faceta de editor de la obra como en la de colaborador en el desarrollo de contenidos, pues a él le correspondió reseñar la biografía del protagonista de este último monográfico de la asociación. Su investigación le llevó a identificar el árbol genealógico de los Valdés, por un lado, que está vinculada a los Valdés de Sorribes pero mantiene su independencia, y de los Cavanilles, por el otro, emparentados con la poderosa familia local de los Peón y al mismo tiempo con el botánico ilustrado valenciano Antonio José Cavanilles.

 

Recoge también el cuaderno el compromiso político de Valdés con el carlismo, antes y sobre todo después de la guerra. De nuevo a través de la documentación familiar conservada por Pilar Valdés se incluye en la publicación una fotografía de grupo en la que Rafael aparece con el candidato al trono de España Carlos Pío de Habsburgo-Borbón, conocido como Carlos VIII, que habría sido el último rival serio a la línea monárquica representado por don Juan Carlos en los momentos previos a la restauración

 

FOTOS