Vicente Alonso

 “Desaparece  parte de la reciente historia industrial de Villaviciosa”, apuntaban   vecinos y curiosos  que presenciaban  ayer el comienzo  de los trabajos de derribo  del edificio  de la antigua fábrica de  Nestlé,  en ruinas en los últimos años, que con su llegada  a La Villa en 1963, hasta  el cierre de la planta en 1.999,  creó  numerosos  puestos de trabajo, generando una gran  actividad económica en todo el concejo maliayo.  Tras el cierre de la emblemática empresa de productos lácteos, en el  edificio  se instaló  CAPSA, (Corporación Alimentaria Peña Santa, de Central Lechera Asturiana), quien  mantuvo la actividad hasta  que en  2012, cesó  su actividad industrial  en Villaviciosa, trasladando se producción a Granda, Siero

La verdad que da mucha pena ver que la tiran,  porque es una fábrica que la vimos aquí toda la vida.  Fue una fábrica que  dio mucha vida a Villaviciosa pero al final también estamos contentos de que venga  otra empresa, Mercadona, porque también va a dar mucha vida y puestos de trabajo y revitalizar esta  zona del casco urbano”, explica Mónica Miranda, que vive frente al edificio ahora en demolición, en el que se instalará próximamente Mercadona, que  con una inversión superior a los siete millones de euros, pretende  la instalación  en Villaviciosa, de  una de las  tiendas más modernas de la cadena de supermercados