Vicente Alonso

Las huertas y cosecheros de Villaviciosa nunca dejan de sorprender.  Así  se puede comprobar  ahora en la huerta  de  Alex Ordieres Menéndez, que a  sus 25 años ya es  todo un experto en horticultura,  una afición en la que comenzó  hace 15 años plantando sus primeras  hortalizas y verduras en un huerto, casi urbano, en  Samielles.  ”Desde bien  pequeño ya  me gustaban   las plantas y  flores.  A  los 10 años  empecé  a plantar en esta huerta    aprendiendo los secretos de  los  cultivos de todo un maestro para mí que fue Enrique Llosa. Después completé el aprendizaje en cursos  de   Producción Agroecológica en la  Formación Profesional Agraria del IES de Luces”, explica Ordieres,   que hasta ahora sus cultivos siempre habían sido  los tradicionales   repollos, tomates, coles,  pimientos,  acelgas, patatas o  fabes

Pero   este entusiasta agricultor ha dado el paso de experimentar plantando nuevas verduras y hortalizas   que según asegura,  hasta ahora  no se cultivaban en la huerta asturiana. “Estoy en un grupo de intercambio de semillas y huertos de exterior que  me aportan muchas ideas.  En los últimos días estoy recogiendo   mi primera cosecha de  verduras   de invierno como el   Pak choi,  una verdura oriunda de China; Colinabos, un cruce entre la col y nabo una verdura  que se  cultiva en  el norte de Europa y Norteamérica; y también Nabos negros,   una variedad  originaria de Asia. Estoy muy contento porque la experiencia está resultado un éxito y estoy recogiendo casi  un centenar de piezas”,  explica Ordieres   que vende sus cosechas directamente  a  particulares y en la plaza de abastos de Villaviciosa

 

 Alex Ordieres  con  Colinabo, Pak choi y nabo negro

 

Unos cultivos para los que Ordieres  dice que puede les  haber ayudado el que  la tierra de su huerta sea arenosa,  rica en nutrientes y aunque mira al sur  mantiene una buena humedad  por  estar junto a un arroyo. “Me gusta consultar  en internet y con mis amigos del grupo para aplicar sus consejos y  cuidados como el  riego, trasplantes o el escardado”, apunta, asegurando que como es su afición disfruta experimentando con su trabajo

 

Estos  productos cada vez son más apreciados y ya tengo clientes fijos que  ya me  los están comprando. Son   naturales, saludables y   se prestan a un sinfín de recetas muy  ricas. Se pueden preparar crudos, con una pizca de sal y aceite,   hervidos, asados,  a la plancha o fritos; también    en ensaladas frías o templadas,  para  guisos y  cremas, o para dar color y sabor a un plato. Pero sobre todo  son una buena  fuente de vitaminas y minerales”, explica  Ordieres, quien asegura que  combinan muy bien con todo tipo de ingredientes, y sobre todo tienen  muchos  beneficios nutricionales.

 

 

 

Colinabo, Pak choi y nabo negro cosechados por Alex Ordieres en Villaviciosa

 

En vista de la  exitosa cosecha y de la buena acogida entre clientes, Ordieres ya está planeando   experimentar con otros novedosos   cultivos para la próxima temporada de   primavera. “Quiero plantar el Kiwano o melón africano, una mezcla entre kiwi y plátano: también Okra, que es  una verdura originaria de África;  una variedad de  tomate Cherry blanco poco usual pero que se dice es muy sabroso,  o berenjenas  de colores

Unas  variedades exóticas  poco conocidas en Asturias,  pero que según Ordieres  con  afición y  trabajo ya  se pueden  cosechar    en la  rica  huerta de Villaviciosa que cada vez es más productiva

 

 Alex cortando un colinabo