Paisaje y palabra son dos ejes centrales de una infatigable búsqueda de respuestas contra el olvido del director Ramón Lluís Bande. En Escoréu, 24 d´Avientu de 1937 (67 minutos) da cuenta del proceso de búsqueda y exhumación de los restos de dos personas asesinadas durante la guerra, Manuel y Ángel Fernández. En esta obra cargada de rigor y compromiso político pone en evidencia  cómo el paisaje esconde una realidad que condiciona nuestro presente colectivo.

La obra, la primera película asturiana que compitió en la sección internacional 'Rellumes' en la historia del festival, fue proyectada en el Festival Internacional de Cine de Gijón 2017, en la Sección "Un impulso colectivo 2018" del D´A Film Festival de Barcelona, en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI) 2018 y en  DocumentaMadrid.

Aún me quedan balas para dibujar (16 minutos) se proyectará a continuación. Nos traslada, después de la ocupación militar de Cangas del Narcea, al 22 de agosto de 1936. Aquellos que no aceptan la autoridad golpista son perseguidos. Buena parte de los partidarios del legítimo gobierno republicano, fueron encerrados en la prisión del Juzgado. En las paredes de los calabozos todavía se conservan una serie de dibujos realizados por los presos republicanos. Fue proyectada en el Festival Internacional de Cine de Gijón 2017, en la Sección "Un impulso colectivo 2018" del D´A Film Festival de Barcelona y en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI) 2018

Teatro Riera de Villaviciosa a las 20.30 horas y con entrada libre.

 Proyecciones en el marco del programa 'Cinemateca Ambulante'.