Este domingo día 4 de noviembre se clausuró el VI Festival de Teatro Amateur Ciudad de Oviedo   donde  Teatro Contraste  participó junto a  14 compañías asturianas pertenecientes a FETEAS.

 

 

En la gala de clausura celebrada  en el Teatro Filarmónica ovetense estuvieron presentes el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo y la Directora de Política Linguistica del Principado de Asturias.  En esta gala  se concedieron los premios fallados por un jurado que estuvo presente en todas las funciones. La Compañía Teatro Contraste participó en el certamen   con la obra  ‘Hay que deshacer la Casa’   a la que se   otorgó  los  premios,  Mejor Actriz Principal, a Nati Fernández por su papel de Laura y el de Mejor Dirección a, José Luis Campa                                                                                  

 

  SOBRE LA OBRA

 

‘Hay que deshacer la Casa’ de Sebastian Junyent fué premio Lope de Vega al mejor texto teatral en 1985  y representada con gran éxito en toda España, Argentina, Francia, Canadá, Uruguay, Chile, Brasil, Venezuela, Nueva York (Off Broadway), California, Paraguay, México, Florida, Puerto Rico, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Turquía e Italia. Traducida al inglés, francés, portugués, italiano, turco y catalán y actualmente representada prácticamente en todo el mundo.

 

 

ARGUMENTO:

 

Dos hermanas que han vivido durante muchos años alejadas, se rencuentran en la casa familiar tras la muerte de su madre, con el objeto de repartirse la herencia y deshacer la casa. Durante unas horas van recordando el pasado al tiempo que intercambian información sobre sus vidas. Así iremos conociendo a dos mujeres cuya existencia ha sido marcada y condicionada por el ambiente familiar y social de aquellos años de la infancia y adolescencia. Aunque eligieron caminos diferentes y en muchos aspectos opuestos, ahora, llegada la madurez no parece que ninguna esté realmente satisfecha con el curso de su vida.

 

A través de los distintos elementos de la casa irán surgiendo los recuerdos de su pasado, los miedos, las miserias y las razones que determinaron su camino y su vida. Mientras Ana optó por escapar y abandonar la casa siendo una adolescente, Laura siguió una vida mas conservadora haciéndose cargo del cuidado de sus padres hasta su muerte. Este conflicto de intereses y el amor de hermanas marca su rencuentro.