Una  muestra de su obra  se puede ver hasta el 15 de septiembre, de una artista que  ha expuesto anteriormente  tanto en nuestro país como en el extranjero, especialmente en EE.UU.  Ha sido seleccionada por Agencyart de New York,  en los certámenes de pintura de Arenas de San Pedro de Avila y en el Certamen iberoamericano de la Fundación Príncipe de Asturias del CGCM. En nuestro país obtuvo el primer premio en el Certamen de Pintura de la Casa de Castilla y León en Toledo.

 

 

Mª del Carmen “Díaz Fernández” nació en Madrid, donde estudió medicina, se afincó en Toledo, ejerciendo su profesión en la ciudad imperial y es veraneante en Lastres desde 1976, donde tiene casa. Es una enamorada de Asturias donde procura exponer todos los años. Desde el  1 de Septiembre al 15 del mismo mes, puede verse una muestra de su obra en el  Rincón de la  artista en el Café Vicente de Villaviciosa y en la Casa de la Cultura de Ribadesella, donde inaugura exposición el 1 de septiembre

Cuando Mary Carmen, como gusta le llamen, conoció a su maestro  Carlos Galván, empezó su verdadera andadura en el arte pictórico, aprendiendo a distinguir matices  que normalmente pasan desapercibidos para un ojo no crítico, observando que el horizonte es prácticamente azulado, buscando perspectivas, suavidad en los trazos y expresión en cada unas de sus obras.


                El trabajo artístico de “Mary Carmen” es quizás el mejor ejemplo de que aunque ejerciendo  su profesión, no ha permitido que su vocación por el arte quedase en un sueño frustrado, dedicando gran parte de su tiempo a una férrea disciplina, como es la de pintar; intentando mejorar su técnica en cada una de sus obras, resultando de las mismas una pintura eficaz y amable.


En un principio su obra tocaba casi todos los temas, paisajes naturales y urbanos, bodegones y cualquier tema que pudiese resultar agradable a la vista;  pero basándose en su conocimiento de la anatomía humana comenzó su andadura por la figura, fundamentalmente femenina y retrato  infantil.


                Sea cual sea el motivo que plasma en el lienzo, cabe destacar una constante en su obra: su especial obsesión por la luz, que tan acertadamente deja plasmada. Unos planos lumínicos que expresan la sensación del color de la atmósfera en la que pretende inmiscuir al espectador que la contempla.  Siempre intenta perseguir dos fines en su obra, disfrute personal y crear en el espectador una sensación mas o menos impactante, fundamentalmente de sosiego y placentera, de paz y tranquilidad, que tras haber visto su obra las personas se sientan como ella, con  sensación de bienestar.


                Las muestras que hoy se pueden contemplar, son fruto de la observación de la pintora, una mujer que se reinventa día a día; esta constancia y dedicación es lo que la ha situado  en un buen número de Galerías, tanto en nuestro país como en el extranjero, especialmente en EE.UU. habiendo sido seleccionada por Agencyart de New York, exponiendo en Tampa, Sarasota, Orlando, Jacksonville y Miami con otros artistas hispanoamericanos.


 En nuestro país obtuvo el primer premio en el Certámen de Pintura de la Casa de Castilla y León en Toledo.

Seleccionada en los certámenes de pintura de Arenas de San Pedro de Avila y en el Certámen iberoamericano de la Fundación Príncipe de Asturias del CGCM.


Sus obras han sido expuestas en diferentes ciudades españolas, Madrid, Toledo, San Vicente del Raspeig en Alicante,   Cangas de Onís, Nueva de Llanes,  Llanes y ahora en Villaviciosa y Ribadesella,  en el Principado de Asturias.