Vicente Alonso

La plaza de abastos de Villaviciosa como su nombre indica, continúa  abasteciendo  de toda clase de productos  estos días a los vecinos maliayos,   como viene haciendo desde su inauguración en el año 1905.   Una plaza que mantiene su tradición de productos de mercado, y  actividad diaria en pleno funcionamiento por las mañanas.

 Asì  entre otros muchos productos aquí  se pueden encontrar, frutas, hortalizas, verduras, panadería, ultramarinos,  legumbres, carnicería, pescadería, y hasta una  máquina expendedora de leche fresca, o kiosko de prensa,Aquí estamos abiertos como siempre. Se han delimitado distancias de seguridad ante los puestos y de separación entre los clientes, y   se extreman  las medidas  higiénicas cumpliendo las normas. En las tiendas se  puede encontrar un poco de todo,  y hay  productos de sobra, pero faltan  clientes en estos días de confinamiento por  el estado de alarma del coronavirus” explican preocupados  los comerciantes

 En el kiosko de la plaza, Ana  Solares explica,  “Además de prensa  tenemos, revistas, pasatiempos, o   libros para pequeños y mayores para estar  más entretenidos en casa estos días”

 

 

“Los primeros días se nos acababan algunos productos. Ahora ya no, los clientes ya están más  tranquilos y hacen la compra diaria, o para dos o tres días. Eso si,  ya han tomado conciencia y guardan la distancia de seguridad y  algunos vienen con mascarillas  o   guantes“,  apunta Ana Granda de la Frutería el Guertu  que  ofrece toda clase de frutas, hortalizas y verduras, algunas de ellas con  certificación bio en cultivo  ecológico. Granda añade que    también está ofreciendo más el servicio a domicilio, “hay gente que vive sola  no puede venir  o prefiere quedarse en casa,  nos llama y les estamos llevando  los pedidos al domicilio”

 

 

Gislena Granda de la “Tiendina de Gis”  apunta, “Los clientes ahora ya están  más mentalizados tras unos primeros días  de agobio   por comprar y acaparar. Ahora  la afluencia,  a  veces  es con cuentagotas,  aunque los fines de semana  hay más gente”, explica Gis que además de toda clase de ultramarinos y  productos de primera necesidad, ofrece toda clase de   productos para intolerantes,  sin  gluten o  sin lactosa

 

 “Ahora la gente es más madrugadora,  sale  a hacer la compra temprano, y después ya se recluye en casa”, explica Carmen Cueto de  panadería de la Portalina, quien mantiene la buena venta de  una gran variedad de panes, bollería, bollinos preñaos  o empanadas, entre otros

Tamara  Tuero de la ‘Charcutería Ana’ explica. “La venta está muy  floja, pero  es entendible totalmente, porque la gente sale menos de casa,  pero aquí estamos abiertos y a disposición de lo  que los clientes necesiten”. Una tienda que ofrece toda clase de   productos asturianos, embutidos, quesos, dulces,  sidras  o conservas con platos típicos de Asturias  precocinados ya   y casi listos para tomar  en  casa. Pero también añade que todos los comerciantes está preocupados, “No sabemos lo que nos deparará esta situación actual  en nuestro futuro”

 

 

En parecidos términos se explican en la carnicería Nachón, donde venden  carnes variadas, o elaborados propios listos para comer.   Joaquín Nachón su carnicero  dice,  “ahora  la gente viene a comprar lo necesario, menos  la  gente de la aldea que si compra para más días”. Y añade, “Estamos con gran preocupación., quien  sabe como va a ser todo esto cuando  pase”

 

 

Al que si le ha crecido la venta online es a Pescados Cortina. “Nos ha bajado la venta aquí al público,  por los establecimientos de hostelería que están cerrados y no nos compran.  Pero hemos incrementado mucho las solicitudes del servicio a domicilio. Estos días hemos llevado productos a Gijón, Oviedo, Sariego, Nava,  Colunga o  Siero. De  cualquier sitio donde nos llamen de Asturias vamos”, dice  José Llera,  que ofrece todas clase de pescados y mariscos del Cantábrico,  en una pescadaría en la plaza  que  ya inauguraron en 1.959 sus  abuelos, Enrique Busta Cortina y Josefina Fisas Ballina

 

 

Todos estos comerciantes  están muy preocupados por sus pequeños negocios, y  por el  difícil momento  actual y  esperan que pase pronto. “Es una situación de excepcionalidad,  y no es fácil estar trabajando así.  Pero también nos acordamos  de lo mal que lo estarán pasando  otros  autónomos con negocios que tienen que estar cerrados” dicen,  preocupados también de lo que les deparará el futuro con los cambios sociales que puede acontecer tras esta situación

Y animan a comprar en esta plaza de mercado de Villaviciosa, donde hay espacio de sobra para los clientes, sin aglomeraciones,  "y todos los productos necesarios del día a día" 

 

 

 

Mercado del año 1.922 en los alredores de la Plaza de Abastos