Si la semana pasada fueron 80 los trabajadores públicos los que mostraron su enfado por los recortes anunciados por el Gobierno central de Mariano Rajoy, supresión  de la paga extra de Navidad, congelaciones de sueldos,  despidos,    o reducciones    de jornada. 

 

 

 Esta semana en la Plaza del Ayuntamiento llegaron a cien los trabajadores públicos que manifestaron su protesta. A funcionarios del  Ayuntamiento, Policía Local, Bomberos, Juzgado, Centro de Salud, Serida, o  La Escuela Infantil La Oliva, esta semana se  sumaron trabajadores del IPLA, Correos y Residencia “Nuestra Señora del Portal”.

 

“Café con termo” fue uno de los lemas de la protesta, mientras que en otra pancarta se podía leer, “SI soy empleado público, NO soy culpable de la crisis”. Las protestas tendrán continuidad los viernes a las 11 horas