Con motivo de la próxima conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Grupo de Igualdad del Ateneo de Villaviciosa hace público un Manifiesto en el que analiza los efectos sociales de la pandemia causada por covid19 desde una perspectiva de género e invita a la sociedad a reflexionar sobre la salida a esta crisis de gran alcance. 

El Grupo de Igualdad es una sección del Ateneo de Villaviciosa integrada por una veintena de socias de esta centenaria asociación cultural. 

MANIFIESTO

Un año de COVID-19. Nada que celebrar

El año 2020, en el que se cumple el 25 aniversario de la Plataforma de Acción de Beijing, tenía que ser histórico en lo que se refiere a derechos de las mujeres y, sin embargo, asistimos a una agudización de las vulnerabilidades de los sistemas social, político y económico, que, a su vez, amplifican las repercusiones de la pandemia y la desigualdad. En todo el mundo.

Las mujeres desempeñamos un papel desproporcionado en la respuesta al virus. 

Somos trabajadoras sociosanitarias mayoritarias, en primera línea, por encima del 70%, y también como cuidadoras en el hogar. El personal de la salud contagiado en España es de un 76% de mujeres frente al 24% de los varones.

El trabajo de cuidados no remunerado de las mujeres ha aumentado un 30% como consecuencia del cierre de colegios, o por la clausura de servicios de apoyo a la dependencia.

A pesar de ocupar la primera línea del sistema de cuidados existe un claro desequilibrio en la posición de toma de decisiones. El propio Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud para COVID-19 cuenta con solo un 24% de representación femenina. 

Más del 80% de los hogares monoparentales con menores de Asturias están a cargo de mujeres. Y la sobrerrepresentación en los mercados laborales inseguros y en la economía informal nos expone aún más a caer en la pobreza.

Todas las fuentes reconocen que la violencia sobre mujeres y menores se ha intensificado en España. Durante el estado de alarma las peticiones de asistencia a víctimas de violencia de género se elevaron a 29.700, un 57,9% más que el año anterior. El incremento de las llamadas al 016 fue de un 41,4% y el de las consultas online del 457,9% respecto a 2019. Estas son solo algunas cifras del terror que se vive en cientos de hogares de nuestro país. 

Muchas mujeres se encuentran con dificultades para acceder a servicios de ayuda, que a su vez están padeciendo recortes y restricciones.

La pandemia no puede convertirse en una línea divisoria, en una ruptura con los compromisos, los derechos y las convicciones. No va a servir de excusa  para alejarnos de las calles o de las plazas. El coste de renunciar a una visión de género en la superación de esta crisis se pagaría durante generaciones. 

Exigimos una atención eficaz a las mujeres y menores en situaciones de especial riesgo, sea por violencia de género, por vulnerabilidad social ó económica. 

Necesitamos un cambio en la forma en que reconocemos y apoyamos las labores reproductivas y de cuidados. Es hora de empezar a tratar los cuidados  como una inversión básica.

Queremos contribuir a la participación plena y efectiva de las mujeres en los planes de recuperación y respuesta a esta crisis de gran alcance, así como reclamar la igualdad de oportunidades de liderazgo, a todos los niveles decisorios, en la vida política, económica y pública. 

Manifestamos que la igualdad de género no solo es un derecho humano, sino que resulta inaplazable para reconstruir una sociedad próspera y sostenible. 

Tenemos la oportunidad de convertir las lecciones aprendidas a la fuerza este último año en un futuro más saludable y equitativo. Hagámoslo.

En Villaviciosa, Asturias, a 8 de marzo de 2021.-

GRUPO DE IGUALDAD - ATENEO DE VILLAVICIOSA