Foto portada, Maiu  desayuno en hostel justo el día que comenzó la cuarentena en Malasia. En la mesa  con personas de Italia, de República Checa, y de China.

 

Redacción

 “Vivir viajando, vivir libre”, ese fue desde siempre el sueño de Mariu Sánchez, la aventurera maliayesa que desde hace tres años, y después de dejarlo todo tras superar un tumor cerebral, “vive como sueña” dice convencida.

En estos tres años de vida nómada ha recorrido sola y a la aventura diversos países de Centroamérica, Latinoamérica, países árabes, y muchos países del África negra, siendo esta última la parte del mundo que cambió su vida y que a fecha de hoy, considera “su casa”.

 

Fue en África, concretamente en Ghana, donde leyó en redes por primera vez algo sobre los primeros casos de Coronavirus en China.  “La verdad es que no le presté demasiada atención, cuando te metes en el África mas ancestral y viajas como yo viajo, a la total aventura, te sumerges en una especie de universo paralelo, donde lo único que tiene importancia es el día a día y saber donde vas a comer, dormir, como vas a desplazarte, etc… El resto, queda todo en segundo plano”.

 

Desde Ghana volvió a Asturias con intención de quedarse dos o tres semanas. “Tenia que finalizar mis proyectos para este año, arreglar temas legales, cambiar mochila e irme de nuevo”. Eligió Malasia como destino esta vez, “aunque el sudeste asiático no es la parte que más me gusta, necesitaba un destino fácil,  después de la aventura épica vivida en Ghana, quería descansar para volver a África con fuerza”.

A los pocos días de aterrizar en Malasia, Mariu decidió desplazarse a Singapur para pasar unos días.  Singapur estaba a tan solo unas horas de bus del lugar que eligió visitar los primeros días. “Allí había habido ya algunos casos por Coronavirus, pero la situación aún era completamente normal. Lo único que se vio afectado por el Coronavirus, fue el famoso espectáculo diario de luces de Marina Bay, que decidieron suspender semanas atrás por esta causa y para evitar la aglomeración. El resto seguía igual que siempre, (incluyendo otros espectáculos nocturnos con multitud de personas)”

 

 

 Mariu en Singapur. "En Marina Bay, justo en el lugar en el que hay cada noche un precioso espectáculo de luces, y que allí nos enteramos, habían suspendido por Coronavirus semanas atrás"

 

Semanas después de volver de Singapur, mientras seguía recorriendo Malasia, el mundo entero se paralizó por coronavirus “En solo unos días el mundo entero cambió. Mi familia de Villaviciosa me iba actualizando las noticias desde España, ¡no podía creérmelo!. El comienzo de la cuarentena de España, me pillo en las Islas Perhentian, un absoluto paraíso en el que estaba tranquila y en paz. Malasia, y otros países del sudeste asiático, en aquellos días no parecían tener los mismos problemas que estaba sufriendo Europa”

 

Desde las islas Perhetian, Mariu decidió moverse a Cameron Highlands. “Un lugar que me encantó cuando lo conocí semanas atrás, un lugar precioso con mucha naturaleza, montañas, espectaculares, plantaciones de té y temperatura ideal que me recordaba en mucho a Asturias”. Al día siguiente de llegar a su nuevo destino, la cuarentena llego a Malasia “El país cambió en tan solo horas, una noche me enviaron por Whatsapp una comunicación del gobierno, y al día siguiente, Malasia comenzó su cuarentena”

 

La aventurera villaviciosina nos cuenta como de un día para otro, tiendas, restaurantes y todo tipo de alojamientos fueron obligados a cerrar. “Muchos viajeros se encontraron en la calle y sin un lugar donde dormir, en páginas de reservas de alojamientos, se podía seguir reservando, pero cuando llegaban al lugar, les anunciaban que estaba cerrado y que no podían quedarse. A otros viajeros europeos, con billete de vuelta a casa, las aerolíneas les cancelaron sus vuelos sin darles ninguna opción alternativa” explica Mariu  perpleja.

 

 

Mariu: "En Cameron Highlands (Malasia) (lugar donde estoy pasando la cuarentena), en una de las plantaciones de té, una semana antes de comenzar la cuarentena"

 

A pesar de la caótica situación que se vive en estos momentos  en todo el mundo, Mariu asegura no querer volver a España de momento “Tengo mucha suerte y doy gracias infinitas por estar donde estoy ahora. Cameron Highlands es un pueblo muy pequeño en el que no se vive la cuarentena como en otros lugares del mundo. Aquí hay mucha paz, una energía maravillosa, y aun se puede salir, respirar, pasear, comprar. Además estoy en un piso precioso, con terraza, vistas a la montaña y todas las comodidades, propiedad de una “mamá malaya” que conocí aquí hace semanas, y nos cuida muy bien. Soy una gran afortunada y estoy pasando este momento en el mejor lugar en que podía hacerlo. No quiero volver a España, pero aunque quisiera, tampoco podría hacerlo, casi todos los vuelos a España están cancelados hasta mínimo, el uno de mayo”,  nos cuenta.

 

 

 

Mariu en Malasia, Georgetown, unos días antes de que el país entrase en cuarentena y cerraran fronteras.

 

La viajera villaviciosina dice estar muy tranquila y no tener ningún miedo al virus. “He superado un tumor cerebral, y una malaria que contraje hace tan solo dos meses en Ghana, ¿cómo podría tenerle miedo a este virus?” Declara entre risas, “es a los grupos de riesgo a los que hay que cuidar más” afirma

 

Dice preocuparle las consecuencias de esto que estamos viviendo y los efectos económicos colaterales que esto va a tener. “Por mi parte he tenido que anular mis viajes grupales a África de esta primavera, negocio que he iniciado por mi misma hace poco tiempo y gracias al cual, puedo permitirme vivir viajando. He decidido mantener solo los de verano en adelante, porque no puedo concebir un mundo paralizado por meses. Si el mundo se para, el mundo se muere, y no será por Coronavirus, será por hambre, desesperación o agonía”

 

La aventurera maliayesa también ve con preocupación el cierre de fronteras a nivel mundial. “Lo que antes era fácil con nuestro pasaporte europeo, ahora es imposible. Los italianos, españoles, y de otras partes de Europa, hemos empezado a ser los “apestados” del mundo. Lo estamos viviendo, me lo están contando otros viajeros en otros puntos del mundo. En Tailandia e Indonesia sin ir más lejos, se están viviendo preocupantes situaciones racistas contra los europeos. ¡Paradojas de la vida! Espero que esto sirva para crear conciencia. El racismo de un chasquido, ha cambiado de bando” apunta convencía

 

Pero desde Malasia, la maliayesa  lanza un mensaje de esperanza, “sobreviviremos a esto, y nos hará más humanos, mas empáticos, más solidarios y menos racistas, ¡o eso espero!, si no, no habremos aprendido nada”, señala con gran preocupación

La viajera villaviciosina nos insta más que nunca a aprender a “vivir hoy”. “Llevo en el brazo, tatuado un Carpe Diem, porque la vida me ha demostrado que es solamente hoy. El problema del europeo es que vive siempre con la mente puesta en el futuro, en el fin de semana, en las vacaciones, en la jubilación, y se olvida de vivir el momento presente. Piensa que tiene el control de todo lo que pase, y como se ha vuelto a demostrar, no tiene el control de nada”. Y reflexiona finalmente, “Espero que nunca se nos olvide esta lección de vida. La vida debe ser vivida hoy, sin esperar a mañana para hacer lo que deseas. Mañana puede ser que nuevamente llegue algo que te impida hacer lo que quieres, y que te impida, incluso abrazar, besar, o acariciar a tus seres queridos, puede ser por un virus, como ahora o porque simplemente ya no están. Si de esta no aprendemos a vivir en nuestro hoy, a trascender no aprenderemos nunca”

 

Mariu nos cuenta que la cuarentena de Malasia, que debía finalizar el 31 de marzo, se alargará en principio hasta mediados  abril, “mi plan es quedarme aquí donde estoy, hasta el final de la cuarentena, y después veremos. Si todo volviese a la normalidad me gustaría seguir recorriendo Malasia antes de volver a África,  y si no quién sabe, iré decidiendo sobre la marcha. Espero que la situación se resuelva pronto en España

Para saber más de Mariu Sánchez  

https://www.facebook.com/mariu.sanchez2

 

https://www.instagram.com/unsuenoviajero/?hl=es