Redacción.  Vicente Alonso

 La iglesia del monasterio de las Clarisas de La Villa se  llenó ayer domingo,  para acompañar a la comunidad de religiosas,  en el primer acto de celebración de su 325 aniversario en Villaviciosa

 

La celebración comenzó con la  Santa Misa en Acción de Gracias, presidida por el sacerdote,  Jorge  Cabal, Vicario Episcopal de Gijón - Oriente, y  capellán de la comunidad. También estuvo    el vicario parroquial de Villaviciosa Andrés Atampiz.  Una celebración que   reunió a decenas de feligreses, vecinos maliayeses, y otros llegados  de   distintos   puntos asturianos

 

La celebración fue abierta con el saludo agradecido de la abadesa de las Clarisas, María Luis Picado Amandi (publicamos a continuación saludo completo)

Abadesa María Luisa Picado Amandi:

En el trascurso de tantos años hemos vivido juntos muchos momentos decisivos para nuestra Villa. En todos los sentidos, social, político, religioso… Día tras día hemos vivido con el vosotros los sufrimientos, alegrías, ilusiones y esperanzas de la vida cotidiana. Vuestras alegrías y tristezas las hemos hecho nuestras, porque eso nos han dejado en herencia nuestras antecesoras

 

Paz y Bien amigos y hermanos que en esta mañana os reunís entorno al altar para acompañarnos en esta eucaristía de acción de gracias. Esta pequeña Comunidad de Clarisas celebra hoy su 325 Aniversario de andadura en Villaviciosa. En el trascurso de tantos años hemos vivido juntos muchos momentos decisivos para nuestra Villa. En todos los sentidos, social, político, religioso… nuestro pueblo ha experimentado grandes transformaciones también en el aspecto urbano. Nosotras, hemos visto crecer a este pueblo, como la madre a sus hijos.  Día tras día hemos vivido con el vosotros los sufrimientos, alegrías, ilusiones y esperanzas de la vida cotidiana. Vuestras alegrías y tristezas las hemos hecho nuestras, porque eso nos han dejado en herencia nuestras antecesoras. Ellas supieron trasmitirnos el amor, con mayúscula, a esta villa nuestra.

 Y hemos de decir también agradecidas que siempre nos hemos visto correspondidas, acogidas, arropadas y protegidas en la villa. Hoy es un día, - que se prolongará durante todo el año-, de acción de gracias a Dios por los 325 años que nos permitió bendecirlo y alabarlo en este lugar. Porque desde aquí, todos los días sube al cielo una plegaria por todo el mundo, especialmente por Asturias y particularmente por Villaviciosa.

Gracias a Dios y a vosotros que nos acompañáis hoy, vuestra presencia supone un aliciente para continuar luchando por estar entre vosotros. Os queremos hacer una petición: que durante todo este año no os olvidéis de rezar por esta Comunidad. Si, rezad por nosotras. Que el Señor nos envíe vocaciones para poder permanecer con vosotros siempre.

Muchas gracias.

 

 

El párroco Jorge Cabal señaló en su homilía,  “la diócesis,  la parroquia de  Villaviciosa  estamos muy agradecidos de teneros entre nosotros 325 años. Esperemos que sean muchos más. Gracias a todas por vuestra compañía”

 

La histórica llegada de la comunidad religiosa   a Villaviciosa, comenzó hace más de tres  siglos,  cuando en 1.694 tres jóvenes llegaron a vivir a una casa de la calle Caveda de La Villa, para vivir la vida monástica en clave franciscana. Tras muchas estrecheces y pobreza  ya en el año 1.702 pasaron a la casa que ocupa  el monasterio actual, hasta cristalizar en una Comunidad de Monjas Clarisas. Actualmente es la última de las fundaciones franciscanas que se mantiene en Asturias. 

Las  monjas  que siempre fueron   muy queridas en Villaviciosa preparan ahora un programa de actividades para conmemorar esta importante  efeméride. Entre los diferentes actos que ayuden a  recordar estos 325 años figuran varias conferencias sobre su historia, la grabación de un disco de villancicos,  la edición del segundo tomo del poemario ‘El canto de las estrellas’ o una exposición de la importante colección de 30  belenes del mundo que las religiosas que poseen; además de  otras actividades que vayan  surgiendo en el año.

 Sobre  tan especial conmemoración,  la abadesa  de las Clarisas, María Luisa Picado Amandi,  explica, “celebramos con gozo agradecidas los 325 años   de andadura.  Este lugar  es nuestra casa, nuestra gente… nuestro entorno vital.  Queremos  recordar el legado que nuestras antecesoras nos han dejado, y  compartirlo invitando a unirse y participar  al pueblo de Villaviciosa, y a toda la comunidad”.

 

FOTO. Feligreses llenaron la iglesia del monasterio

VER más en la  galería fotográfica inferior

https://photos.app.goo.gl/8Gn4spEMCr9swEfv9

 

VER entrevista Abadesa María Luisa Picado Amandi

 

https://www.youtube.com/watch?v=vAuqV69XSgA