Ayer se cerraba en las Clarisas de La Villa el ciclo de conferencias, ‘325 de la Fundación de las Clarisas de Villaviciosa. Con el título,  “Villaviciosa Hermosa” en la tradición musical asturiana, la conferencia corrió a  cargo de Fernando M. de la Puente Hevia, Folclorista y profesor de la Escuela de Música Tradicional “Manolo Quirós” del Ayuntamiento de Oviedo

El origen del Villaviciosa Hermosa estaría, al menos en la primera mitad del XIX.

 

Quizás sigamos sin saber “qué llevas dentro” pero al menos hemos tenido la ocasión de conocer algo más de los orígenes del Villaviciosa Hermosa, el tradicional cantar que funciona poco menos que como himno festivo de la localidad. Sabemos ahora que, lejos de considerarla una composición relativamente reciente, datable en el primer tercio del siglo XX cuando tomó forma de pasodoble para Banda de Música, sus orígenes se pierden en la tradición oral anterior a los primeros cancioneros del siglo XIX.

Esa fue una de las curiosidades satisfechas a los asistentes que se congregaron en el convento de las Clarisas para la cita que cerraba el ciclo de conferencias desarrollado a lo largo de este último mes, fruto de la iniciativa de la propia comunidad religiosa para celebrar su presencia en la villa desde hace ya 325 años.

El folclorista Fernando de la Puente esbozó el panorama de la tradicional musical asturiana, anónima en su origen y de tradición oral, para repasar luego los cancioneros asturianos en los que comienza a aparecer esta composición ya en el siglo XIX.

Fernando de la Puente y Angel Valle

En su opinión, el hecho de que los cancioneros de la segunda mitad del siglo XIX transcriban esta composición de manera reiterada asociada a una única melodía hace suponer que ya en esa época estaríamos antes una composición madura, ya cerrada, que tendría como función dirigir un baile a lo suelto, o baile a lo ligero, como se conocía en Villaviciosa. Sería además una composición construida sobre la base de una seguidilla, técnica muy recurrida en la música tradicional asturiana.

En la conferencia  de ayer además de Fernando M. de la Puente, se contó con Andrés Martínez Vega, subdirector del RIDEA, Angel Valle, presidente de Cubera, la Madre Abadesa María Luisa Picado Amandi. La comunidad de monjas y numerosos  vecinos  y feligreses asistieron también al acto de clausura.

 

Angel Valle: Presentación del ponente

Fernando de la Puente Hevia, avilesino, es en la actualidad profesor de Baile Tradicional, Instrumentos de Percusión Manual e Investigación en la Escuela Municipal de Música Tradicional “Manolo Quirós”, de Oviedo.

Es también profesor de Teoría del folclore en la Escuela de Asturianía del Consejo de Comunidades Asturianas, que depende de la Consejería de Presidencia del Principado de Asturias, lo que le permite mantener vivo el vínculo con el patrimonio musical de los asturianos, y sus mestizajes, al otro lado del océano.

En 2016 recibía en La Habana la Medalla de Oro de la Federación de Asociación Asturianas en Cuba “como reconocimiento a su destacada labor en la conservación y promoción de la cultura asturiana en nuestro país durante los últimos 25 años”.

Prácticamente desde su juventud está ocupado con la investigación del patrimonio etno-musical de Asturias, lo que poco a poco ha ido dando lugar a un importante bibliografía con publicaciones relacionadas con la composición y estructuración del baile tradicional, sus ritmos y estilos a lo largo de la historia conocida.

Dentro de este contexto, su intervención de esta tarde tratará de ayudarnos a entender el lugar que ocupa en esa tradición musical asturiana una composición tan arraigada entre nosotros como el Villaviciosa Hermosa.