Vicente Alonso

 

La naturaleza nunca deja de darnos sorpresas. En Poreñu,  Villaviciosa   nacía hace pocos meses una mula de la unión de una hembra yegua y un macho burro. “Es un caso bastante raro, algo que no se suele dar. Nos quedamos muy sorprendidos con el nacimiento. Pero estamos  contentísimos  porque  se cría muy  bien. Está preciosa, tiene el color de la madre aunque es un poco arisca como el padre”, explican  José Manuel Sánchez,  y  Quety Cardín,  dueños de los animales,  y vecinos de esta localidad maliayesa.

La historia de este animal y sus padres no deja de ser curiosa. “Hace casi  seis  años que tenemos los animales juntos por los praos, y como la mula no se quedaba preñada,  traje un caballo para ‘echarla’,  pero ella lo rechazó. Al mes de esto parió. Un día al llegar a la finca donde están me encontré la cría de mula que había nacido la noche anterior. Menuda sorpresa al verla seguir a su madre. No sabíamos que estaba preñada,  era su primer parto.”, explica José Manuel, (en la foto)

Estos aficionados a los animales explican que la  yegua madre  se llama ‘Estela’, y tiene cinco años, y el burro  padre  que lleva por  nombre ‘Tito’, otros cinco. “A la pequeña mula nuestros hijos, Daniel e Irene, le han bautizado como ‘Luna’. Ellos están aún más entusiasmados que nosotros. La verdad es un ejemplar poco común. Ahora es nuestra preferida”. Y añaden finalmente, “pero también tenemos un poco de pena porque nos han dicho que las mulas generalmente son estériles y no pueden reproducirse porque es un animal híbrido. Aunque nunca se sabe, ya se ha dado algún caso que se han quedado preñadas”

De momento están disfrutando  con el nacimiento de ‘Luna’,  que se ha convertido  es la sensación y atracción entre los vecinos Poreñu.