Vicente Alonso

Llegó el otoño pero  las temperaturas de algunos días de primeros de octubfre continuaron  siendo veraniegas  llegando  a sobrepasar muchas veces  los 20 grados. Esta puede ser una de las razones por la  que el  ‘tajinaste’ la planta más abundantemente  en el Parque Nacional del Teide, en Tenerife,  pueda crecer y florecer en Villaviciosa. También de que   grandes ejemplares de  ‘corcubita’,    una de las   calabaza más comunes en Canarias, se puedan ver estos días en la huerta de los hermanos, Raúl y Julio Ordieres Tuero, en San Martín del Mar

 

 

Las curiosas calabazas de Canarias que crecen en San Martín del Mar, Villaviciosa

 

 “Es la primera vez que en nuestra huerta se dan calabazas y canarias Ya las habíamos plantado de aquí  más veces pero no sé nos daban, igual porque este es un terreno con mucha piedra caliza y poca tierra. En junio plantamos una variedad de calabazas canaria, que me envió un amigo de Tenerife, Manolo Sosa,  con el que me intercambio flores plantas y arbustos de allí y de aquí. Estamos sorprendidos porque tenemos la huerta llena de   calabazas. La planta ha crecido tanto que se sube hasta por los pumares y las calabazas cuelgan de estos. Hay ejemplares redondos con gajos  muy raros  de más de 35 kilos, y otros alargados de  casi 50 centímetros de largo  y gran grosor”, explica entusiasmado con la sorpresiva cosecha,  Raul Ordieres

También su hermano Julio se muestra sorprendido por la casi veintena de  enormes calabazas nacidas, “Son las primeras que se dan  en nuestra  huerta de la casa escuela  que llevamos cultivando 24 años. Resulta raro,   no esperábamos que una variedad canaria naciera aquí y con ejemplares tan enormes. Aquí da el sol todo el día, desde que sale hasta que se pone. Puede que las temperatura tan altas   de los días del veranillo   de San Miguel hayan contribuido al crecimiento tan desmesurado y rápido. Algunas calabazas un día eran del tamaño de una  pera,  y al día siguiente ya habían  crecido el triple. Llaman la atención por su tamaño, forma y color verde oscuro. Según nos explica nuestro amigo canario, Manolo  Sosa,  allí son muy comunes y las comen en fritos, puré y en cocidos”

 

 

Los tajinastes de Teide que naciron en la huerta de San Martín del Mar

 

Pero no solo calabazas tinerfeñas se han dado  en esta huerta de San Martín del Mar en Villaviciosa. Otra planta de las  Islas  Canarias que ha crecido este verano es  el tajinaste, “Es  una de las especies típicas del Teide donde es muy abundante. También plantamos unas semillas que nos envió nuestro amigo de Tenerife y lo curioso es que han crecido más de dos metros con unas flores rosáceas preciosas. Y a la planta  le han nacido  más de una docena de ‘hijos’  (varas), cuando según nuestro amigo Manolo  allí solo tienen tres o cuatro”,  explica Raul al que le gusta  experimentar con especies foráneas, en una huerta  al lado de la ría maliayesa, que tienen llena de pumares, naranjos,  pimientos, tomates… y toda clase de flores y   frutos  autóctonos asturianos

Con el cambio de clima que tenemos, el  tiempo en Asturias  parece que  se está igualando con otras zonas del sur de España y  hasta  con Canarias. Se nota  en  los últimos años que las temperaturas  primaverales   duran  desde  marzo a  octubre. Este puede ser otro de los motivos de que estas especies tan de Canarías se puedan dar ahora también aquí”, apuntan finalmente los hermanos,  Julio y Raul  Ordieres, orgullosos de las nuevas  especies nacidas que nunca antes se  habían  visto en esta zona de San Martín del Mar en Villaviciosa

 

Otras calabazas alargadas en San martín del Mar