El acto público de pregón y apertura de las fiestas tuvo lugar en un Teatro Riera lleno de asistentes. La presentación  corrió a cargo de Natalia Muñoz y Juan Jurado, con un pregón- espectáculo Homenaje a las Fiestas del Portal – Ponemos el texto leído -  que fue acompañado de imágenes

 

 

 El Saludo del Alcalde, José Felgueres con  las Reinas y Damas de las Fiestas del Portall pusieron el colofón al acto y  dio comienzo festivo del Portal 2014.

 

Por otra parte a las 17,00 horas tuvo lugar la inauguración y apertura del “Mercau Tradicional” en el Pelambre y a las 22,00 horas la Noche de la Gaita, dentro del programa del Festival Internacional de la Gaita (FIG 2014) Y la plaza del Ayuntamiento se convirtió en una pista de tenis, donde a las 17,00 horas se celebró la semifinal del I Torneo de Tenis Nuestra Señora del Portal.

 

PINCHA EL ENLACE PARA VER UN AMPLIO REPORTAJE DE  FOTOS DEL PREGON, Y DEL MERCAU TRADICIONAL FIG, TENIS, Y NOCHE DE LA GAITA   DE LA OS DEJAMOS ESTE VIDEO

VIDEO NOCHE DE LA GAITA https://www.youtube.com/watch?v=R9okgrgFlGk

 

75 FOTOS VIERNES DEL PORTAL

 

https://plus.google.com/photos/110763554275591026951/albums/6058304040264832337

 

EL PROGRAMA COMPLETO DE FIESTAS LO VEIS PINCHANDO EN ESTE ENLACE

http://www.villaviciosahermosa.com/noticias/presentadas_las_fiestas_del_portal_de_villaviciosa_2014_ver_ya_el_programa_completo___

 

Pregón Fiestas del Portal 2014 que  corrió a cargo de Natalia Muñoz y Juan Jurado

 

  Juan.- Señoras y señores, respetable y querido público, muy buenas noches y bienvenidos seáis todos a este espectáculo Literario-Musical, Pregón y Prólogo de las Fiestas de Nuestra Señora del Portal 2014.

  Cuando hace unos meses los responsables municipales se pusieron en contacto conmigo expresándome su deseo de que me hiciese cargo de nuevo de este Acto, tras un tiempo de reflexión se lo comenté a Natalia, compañera de nuevos proyectos, y finalmente decidimos aceptar el cometido haciendo  del espectáculo el propio Pregón.

 

   Nata.- Con ello, aquí estamos un año más, cuando Villaviciosa se prepara y se acicala con sus mejores galas para celebrar las Fiestas Patronales que son como su cumpleaños gozoso.

    Una vez más, bajo el patronazgo de la Santina Pequeña, la Madre del Portal, abre sus puertas para recibir a las gentes que en estos días vienen en busca de sana alegría a la Villa de los claveles.

 

   Juan.-  Comenzamos llamando al escenario a quienes pondrán, y nunca mejor dicho, la nota musical al espectáculo:

    El Cuarteto “Albéniz”.

 

    Nata.- La pianista Ana González.

 

    Juan.- La violonchelista Paula Menéndez.

 

    Nata.- Y la soprano Patricia Cifuentes.

 

  Juan.- Con la Banda de Gaites de Villaviciosa El Gaitero, comienza el espectáculo.

 

(Actuación Banda de Gaites. Asturias..)  

  

   Nata.-  Vamos a recibir ahora, precedida de los Niños Portadores de obsequios, a la Reina Infantil de las Fiestas. Adelante Laura Fernández Puerta, que viene acompañada del Concejal de Cultura,  Juan Ramón González González.

   Juan Ramón hace entrega a la Reina Infantil de un obsequio floral y un recuerdo de su reinado.

 

   Juan.- Natalia pone ahora voz a los versos que Luís David nos dejó para la Reinina de las Fiestas.

 

   Nata.-

   

Del cielo, la estrella

más brillante y bella

al suelo cayó...

Del rosal en flor,

la rosa más fresca,

radiante de amor,

una mano blanca,

con mimo, arrancó...

 

Una mariposa

en tarde gloriosa

                                  -colorido en vuelo-

delicias y calma

que elevan al cielo

suspiros del alma,

alegre voló...

¿Quién es la más bella:

la flor o la estrella

o la mariposa...?

 

Ninguna de ellas

como la Reinina

de Villaviciosa...

 

  

   Juan.- Tras deleitarnos con los versos de nuestro poeta, vamos a recibir a las Damas de Honor de la Reina Mayor de las Fiestas.

   Adelante Claudia Miravalles González a quien acompaña

   Nata.- Recibimos también a Paula Iglesias Cordera que viene acompañada por

   Juan.- Finalmente recibimos a la Reina Mayor de la Fiestas del Portal 2014: adelante Lucía Álvarez Muslera, acompañada por D. José Manuel Felgueres Abad, Alcalde-Presidente del Ilustrísimo Ayuntamiento de Villaviciosa.

 

   Nata.- La Reina de las Fiestas, al igual que sus Damas de Honor, van a recibir de manos del Sr. Alcalde, también sendos motivos florales y obsequios conmemorativos.

   Compuesta y aderezada la Corte de Honor de las Fiestas del Portal 2014, vamos a escuchar el Requiebro a la Reina de las Fiestas de Luís Cortés, en la voz de Juan.

 

 

   Juan.-

                                Ojos claros – luz y pena -;

toda la tarde en tu pelo

todo el sol en tu morena

carne de nardos en vuelo.

 

   Y ese clavel, donde suena

tu música de sirena

que reprime, que convoca...

al ser cortado en el cielo

cayó sangrando en tu boca.

 

   Flor humana, puro anhelo,

flor mimada y favorita

en el jardín del amor,

por gentil y por bonita,

eres la gracia exquisita

                            de Villaviciosa en flor.

 

   Nata.- Las Fiestas de Nuestra Señora del Portal de Belén, junto a la Semana Santa, son los acontecimientos más importantes que celebra Villaviciosa. Una tradición con más de tres siglos, según nos comentan las crónicas.

 

 

   Juan.- Allá por el año de 1693 llegaron a Villaviciosa unos frailes franciscanos, con fray Domingo de Castro a la cabeza, para dar principio a las obras del que sería denominado Real Colegio-Seminario de San Juan Capistrano. Pocos años después , hacia 1699, se hizo realidad lo que para nosotros fue siempre el convento de San Francisco.

 

   Estos buenos frailes guardaban, con veneración singular, una imagen de la Virgen a la que honraban fervorosos como “Patrona de sus Apostólicas Misiones”: La Virgen del Portal de Belén.

   La devoción a esta imagen “Pequeñina y Galana” no tardó en prenderse en el corazón del pueblo, dada la complicidad y estrecha relación de los frailes con la gente. Con ello empieza a celebrarse, con el mayor esplendor, una fiesta en honor de la que ya iba a ser para siempre Patrona de la Villa. Patrona de un pueblo que en su entusiasmo y cariño hacia Ella, empieza a llamarla “Portalina”.

   Algunos años después, fray Francisco Álvarez Lavarejos compone la Novena a la Virgen del Portal y con ella una “Salve a la Virgen”, fechada en 1791, que en Villaviciosa conocemos muy bien.

 

   Nata.- Alrededor de la fiesta religiosa van apareciendo ferias y fiestas profanas que por aquellas décadas se reducirían a hogueras con gaita y tamboril.

   En 1867, El Faro Asturiano de Oviedo, comentaba que: en lo religioso, durante el novenario se cantaron varios gozos y una salve a ocho voces y la procesión fue acompañada por la orquesta Daroca, contratada in extremis, para dar solemnidad a las fiestas.

   En lo profano hubo célebres fuegos y función de teatro.   

   La función de teatro la imaginamos en el viejo refectorio del Convento de San Francisco que, mal llamado teatro, era lo único que había.

   En la expresión celebres fuegos, suponemos la hoguera y el jolgorio que la acompañaría entre músicas, canciones y bailes con gaita y tamboril, entre los que no faltaría el “Xiringüelu “ típico de Villaviciosa.

 

(Parejas bailando el Xiringüelu)

 

   Juan.- Así eran las fiestas de nuestros antepasados hace casi 150 años.

   En el portfolio de 1958, el villaviciosino Rafael Ballina, apodado el “Ranu”, a sus 85 años nos comentaba que las Fiestas del Portal allá por los años de 1880 “duraben un par de días, sábado y domingo”.

   El lugar de la fiesta era “Fuera el Cañu” y la subida a la iglesia. Entós no había más que una fuente con cinco caños y un bebederu pa les vaques.

   Había barraques como les de les romeríes de los pueblos, donde se vendíen sangries: vino con agua y azúcar.

   Espichábense cuatro toneles: uno en la Fontanina, otru en el fresno (Actual calle del Carmen), y los dos restantes en el Pelambre y la Oliva. Vendíase la sidra por xarres, a perrina.

 

   Nata.- Comíase cazón bien soleyao pa quitái el salín, después freíase y vendienlo por tayaes. Echábasei la gandinga, que era una salsa de cebolla frita, aceite y vinagre.

   Pero esti banquete era solo pa los ricos, pues costaba siete perrines: un bollu de cuartu kilo, el cazón con su gandinga y la xarra de sidra.

   Entós los que más ganaben eren cinco riales y trabayábase doce hores diaries.

   Quemábense los xigantes y había guerra de moros y cristianos, lanzándose cuhetes desde dos castillos, pero siempre ganaben los cristianos.

   Al lao de la Iglesia de la Oliva, pa contra les Escueles, había una bolera y un gran concurso. El amu de la cuatriá era el “Jorobín”, un sastre del pueblu.

 

   Juan.- La música formábenla parejes de gaiteros y tamboriteros, y bailabáse a lo suelto. D´eso d´agarrase no había ná.

 

   La gaita y el tambor diben a la procesión, y los mozos que llevaben los ramos con pan d´escanda pa la Portalina, taben provistos d´escopeta, y cada vez que paraben soltaben tiros al aire.

   Lios muchos había, pero de palos; bueno, y algunes veces, puñalaes. ¡Como había tantes moñes! Sin embargo el “Quintu Telera” y Leonardo el de Camoca, que eren los municipales, repartíen estacazos abondu y calmábense los ánimos.

   Eso de que cualquier tiempu pasau ye mejor, no ye más que un cuentu. ¡Si yo tuviese venti años, con les fiestes d´ahora, mialma...!

 

  Nata.- Tenemos otro testimonio del que fuera director de “El Diario Español de Méjico”, Mario Fernández, que nos recuerda como se emocionaba de niño ante las Fiestas del Portal, hacia 1890:

 

 

   Juan.- Aquella impaciencia con que esperábamos los festejos de la Virgen del Portal; aquel alborozo con que ibamos a Fuera´l Cañu a colocarnos delante de la Banda, delante de los gaiteros y tamborileros y “cueteros” para iniciar una marcha épica por las calles del Sol, la Oliva, del Agua y regresar a fuera´l Cañu, entre el estrépito de los voladores y bombas reales, que hacían vibrar el aire.

 

   Nata.- El primer programa impreso data de 1896 y por él sabemos que se obsequiaba a las parejas que vestían el traje del país... o que se organizaban carreras de cintas a caballo o en bicicleta, aunque esta última modalidad dependía de los que vinieran de Oviedo o Gijón, ya que en la Villa, parece ser, solo había una bicicleta, la de Andrés Miravalles, abuelo de la popular Marina.

 

   Las Fiestas del Portal ya eran muy famosas en los albores del siglo XX, llenándose la Villa de romeros a la fiesta religiosa con solemnes Vísperas, Misa, Cánticos, Procesión y Ofrendas.

   Junto a las concurridas ferias, el componente lúdico, o expansión profana, como lo definían entonces, eran los bailes, verbenas, músicas, romerías y paseos que la juventud impregnaba de contagiosa animación, a la que también contribuían los desfiles de Gigantes y Cabezudos, para deleite de pequeños y mayores.

 

 

   Juan.-Los Concursos de Tiro a Pichón y los Concursos de Bolos ya formaban parte del programa de hace un siglo, dotados con “grandes premios en metálico”, así como los “emocionantes” Partidos de  Futbol entre el “Lealtad” y distintos onces “venidos de fuera”.

   Tenían especial atractivo las romerías y verbenas de la Alameda, con su Festival Asturiano de Cantos y Bailes con gaita y tambor. Las regatas, cucañas, carreras de patos...y la Banda de Música.

   Villaviciosa contaba ya con su Banda de Música que, dirigida entonces por D. José Murguía, asumía especial protagonismo durante las Fiestas.

 

   Nata.- Nos cuentan las crónicas de 1918 que, ya entrada la noche, desde el Domingo y para días sucesivos, cogía el protagonismo la Gran Verbena en la Alameda con el “Huevu” como “salón de baile”. Entonces la Villa tenía un par de huevos, uno ante el Ayuntamiento y otro en la Alameda. En esta pequeña plaza tenían lugar los famosos bailes a los que acudían distinguidas y gentiles señoritas que lucían flotantes “Mantones de Manila”.

 

 

   A invitación de distinguidos jóvenes iban saliendo al centro para seguir la música en admirables y rítmicos compases entre descanso, refrescos y admiración.

   La Verbena de los Mantones en la Alameda fue famosa durante muchos años bajo las frondas verdes y perfumadas y los multicolores farolillos, tililando su luz sobre el río, como fiel remedo de las famosas verbenas venecianas.

   Así nos las recuerda el poeta:

 

   Juan.-

                                Suenan los cascabeles de la risa

y como aparición de alados seres

van llegando con la brisa

coronadas de flores, las mujeres.

¡Mujeres con mantones de Manila!

   Los que evocan, venidos de otros cielos,

llamaradas de amor en la pupila,

las verbenas goyescas y los celos.

¿Se han convertido en flores las mujeres?

   Todo su talle de escultura fina

parece envuelto en una serpentina

que se retuerce en busca de placeres.

   Flecos y flores forman una boca

angustiada por todos los excesos,

y parece que intenta, de amor loca,

buscar la cara y desahogar los besos.

   Todo allí florecía, y en la bella

palpitación de luz que ardía, arriba,

cada pupila, en fin, era una estrella,

¡Y era cada mujer una flor viva!

 

   Nata.- En 1927, Ernesto Robledo, las poetiza de manera más jocosa:

 

 

   Juan.-

 

El lunes en la Alameda,

habrá por la tarde Jira

y por la noche Verbena

con fuegos artificiales

que causarán sensación

por ser muy originales;

y al pié de los maizales

tangos, polkas, charlestón...

Con desfile de bonitas

señoritas con mantones,

señoritas, señoritas,

a las cuales con bombones

vermut y patatas fritas

premiará la Comisión

que en esto el dinero tira.

Suplicamos, pues...Mantón.

 

 

   Nata.- Avanzando la década de los veinte, la Banda Municipal de Música, dirigida entonces por D. Ramón Alonso Vallina, comparte cartel con la militar del Regimiento Tarragona o con la de Carabineros del Escorial.

   El protagonismo de estas agrupaciones musicales es cada vez mayor y en los años treinta llegaron a participar hasta tres Bandas en unos festejos, la Municipal , la Agrupación Musical, también de la Villa, y la militar del Regimiento 36 de Burgos.    

   El Lealtad  sigue organizando el Trofeo Nuestra Sra. del Portal y a los concursos de Tiro a Pichón y de Bolos se suma ahora el Concurso de Ganados.

 

   Las Verbenas se trasladan a la Plaza de la República, hoy del Ayuntamiento, al Parque Ballina y a la calle Cervantes, siendo el pasodoble la pieza más recurrente para mover el esqueleto.

 

(Baile del pasodoble)

   Juan.- Durante las Fiestas de 1933 llega a Villaviciosa por primera vez el cine sonoro, en el Teatro Alonso, con la película “Primavera en otoño”.

   El Domingo del Portal de 1934 nos dice el calendario que “Sale el sol antes que de costumbre. ¡Es el día del Portal! Si llueve y no sale, peor para él”. “La luna, percatada de su pequeñez, cederá su sitio a las deslumbrantes iluminaciones de Villaviciosa”. “Si quieres ser feliz pasa el día de hoy en Villaviciosa. La felicidad existe; pero hay que buscarla”.

   El Martes, con la carretera del Puntal flanqueada de autocares y turismos, se celebra la I Regata de Piraguas Ría de Villaviciosa y nos comenta una crónica que “Tanto el numeroso público que presenció tan interesante prueba deportiva como los mismos piragüistas, quedaron admirados de las excepcionales condiciones de nuestra ría, animando a los miembros de la Comisión a repetir tan simpático acontecimiento deportivo en años sucesivos”.

   Este año de 1934, un corredor villaviciosino gana por primera vez el Circuito Ciclista Ntra. Sra. del Portal. El autor de la hazaña no es otro que Samuel Meana, natural de Bedriñana.

   En 1935 el triunfo también se queda en casa: Es para José Obaya, que repetiría la hazaña en 1941.

 

   Nata.-Tras el paréntesis de la Guerra Civil, los años 40 continúan con la programación tradicional de las Bandas de Música como principal aliciente musical, la de Villaviciosa, que ahora dirige Juan José García Renedo, las de los Regimientos Milán de Oviedo y Simancas de Gijón y la de Infiesto.

   Se programan algunas novedades como las carreras de resistencia en bicicleta y las carreras de cintas, se crea un concurso de Calles Engalanadas y con los ya tradicionales de Tiro a Pichón comienzan los de Tiro al Plato, que se mantendrán en el tiempo.

   Las 41 Parroquias del Concejo participan en la Procesión de la Portalina, representadas por “bellisimas” jóvenes ataviadas con trajes regionales, portando ramos de pan de escanda y otras ofrendas para la subasta.

   En 1943 la Comisión publica esta invitación a las Fiestas:

 

   Juan.-

He aquí, alegre peregrino,

un atrayente Programa,

dentro del marco divino

de ésta astur Santillana.

 

Villaviciosa te espera,

y con ella, en sus vergeles,

los mil variados claveles

de su eterna Primavera.

 

Ven, ven romero a gozar

días de ventura y calma

al pueblo que roba el alma

como bien dice el cantar

 

Y al igual que en la solapa

pónse un clavel reventón,

tú prende una “neña” guapa

dentro de tu corazón.

 

   Nata.- En  la Regata de Piraguas “Ría de Villaviciosa” de 1948, una pareja  villaviciosina se alza por primera vez con el triunfo absoluto: Federico García y Alfredo Montes.

  Este mismo año, nuestro “pintor de lo asturiano”, Guillermo Simón, lleva a cabo su primera exposición con motivo de las Fiestas del Portal, para seguir fiel a la cita portalina durante más de 20 años.

  También engalana las calles de la Villa y son de su autoría muchos carteles de las Fiestas, Banderines y las famosas “Xarrines” con sidra dulce.

    Juan.- Durante la década de los 50 junto a la Banda de Música de la Villa, que tiene su última actuación en  1957, son habituales en nuestras fiestas las Bandas de Música Militares, sobre todo la de Aviación de León, así como los inolvidables Rivanavias, compañeros inseparables de nuestros gigantes y cabezudos: Como olvidar a los temidos “Pajes”, o a los entrañables “El güelín y la güelina”.

   Los bailes clásicos siguen manteniéndose en las verbenas y los más audaces acaparan la atención marcándose un Tango.

(Baile del Tango)

     Nata.- Se van complementando los festejos con nuevos alicientes como los Fuegos Artificiales, Lucha Libre y Boxeo, Novilladas y Charlotadas, Vuelos sin Motor y Circuito Motorista de 125 centímetros cúbicos o el Concurso Infantil de Trajes.

   Venían feriantes de toda la provincia, pero solo vamos a traer a la memoria, por ser de casa, a la simpática “Ratita del Faraón”.  

 

   El piragüismo local tiene su época dorada en la “Regata Ría de Villaviciosa” con ocho triunfos absolutos de parejas villaviciosinas:

   José y Ceferino Fernández Viñes, en 1950.

 

   Juan.- Julio Miravalles y Juan Manuel Rivero en el 53 y en el 54.

 

   Nata.- Moisés Morán y Enrique Barro en el 55.

 

   Juan.- En el 56 repite Morán con Ceferino Fernández Viñes.

 

   Nata.- Y Alejandro Vega consigue triplete: en el 58 con Senén Ordieres y con Eladio Estrada en el 59 y en el 60.

 

   Juan.- El “Circuito Ciclista Ntra. Sra del Portal” tiene, en 1952, después de 11 años, nuevo y feliz ganador local, el inolvidable Tony Tirador, organizador, posteriormente y durante años, de nuestra carrera.

   Este circuito llegó a alcanzar gran prestigio, convocando a corredores de primera linea como Loroño, Talamillo o Antonio Barrutia.

 

    Nata.- A finales de los años 40, Ramón Rivero Solares, un Cronista de la Villa, encuentra en el archivo parroquial, la letra de la Salve a la Virgen que comentábamos al principio. Tras complementarla con los versos de tradición y ofrenda, en 1953, se la presenta al maestro Renedo, director de la Banda, para que componga la música y la coreografía de una Danza.

   El Domingo del Portal de 1954, quince parejas de jóvenes villaviciosinos, bajo la dirección del propio Renedo, interpretan por primera vez, en la plaza del Ayuntamiento, la Danza-Salve ante la Virgen del Portal.

 

   Juan.- El deseo de que aquel “Ramu” reverdeciese de añu en añu, se vino cumpliendo y pasado mañana celebrará su 60 aniversario, gracias a quienes, a lo largo de los años, han tomado el relevo en la responsabilidad de asumir su dirección: María Jesus Corripio, Rafael Vega, Asunción Cristobal, Etelvino García, Monserrat Pérez y Ana González, actual directora, con 20 años en su haber y que hoy nos acompaña al piano. Este aplauso para ella.

   Junto a D. Pedro de la Fuente, principal valedor de nuestra devoción a la Portalina, nuestro recuerdo también para D. Alfonso Rivero, Capellán y Maestro de Ceremonias en todos los Actos Religiosos de las Fiestas Patronales de la Villa.

   A lo largo de su historia, miles de jóvenes y no tan jóvenes villaviciosinos de ambos sexos, hemos participado en esta Ofrenda tan entrañable y tan nuestra.

 

(Canto de la Salve con piano)

 

   Nata.- Durante los años 60 y 70 se van consolidando los programas  habituales, a la vez que las Bandas de Música van dando paso, paulatinamente, a infinidad de Orquestas, quedando para el recuerdo, junto a nuestra “San Francisco”, los nombres de Gran Capitol, Cubanacán, Marimbas Punto Azul, Latín Zoreda, Los Parrys o Los Stukas y los Grupos Musicales Los Claveles y Los Gavilanes.

 

   JUan.- Mediados los 60, un nuevo invento revoluciona nuestra juventud y el Güevu se llena de “derecha izquierda, adelante atrás” con la inolvidable “Yenca”.

 

(Baile de la Yenca)

 

   Nata.- El Cine Riera publicita sus estrenos en los portfolios.

   Los Concursos de Ganado siempre fueron muy cuidados por las distintas Comisiones y por el Ayuntamiento, manteniéndose en el tiempo como principal reclamo del Miércoles del Portal, Día del Concejo.

   En 1969 llegan a Villaviciosa nuevos Gigantes y Cabezudos para seguir esa tradición tan característica de los días de fiesta .

   El deporte del motor se abre hueco en nuestros festejos con las Carreras de Carts y en 1972 comienzan, para consolidarse, los Circuitos de Motocrós.

   Gervasio Rendueles y Javier  Amandi, “El Caserín”, dejaron para Villaviciosa los primeros triunfos.

   La Asociación de Amigos de la Naturaleza, ANA, organiza el Lunes del Portal de 1975 el Primer Concurso Infantil de Dibujo y Pintura, un aliciente convertido ya en clásico de nuestras Fiestas, con casi 40 años de historia.

 

   Juan.- Pregonar las Fiestas del Portal nos lleva inevitablemente a traer al recuerdo a los innumerables emigrantes villaviciosinos, que esparcidos por toda Hispanoamérica, se sienten invadidos por la nostalgia y la “morriña” cuando llegan estas fechas.

   Son varios los escritores de acá y de allá que han plasmado en sus textos esos sentimientos provocados por la ausencia.

   En recuerdo y homenaje a toda nuestra emigración a ultramar, hemos recuperado algunos:

   Crucemos nosotros ahora el charco y dejemos volar la imaginación:

 

   Nata.-El atardecer del trópico trae salmodia de leyendas y unas latinas velas, recortándose en el horizonte marino, recuerdan el primer viaje del Descubrimiento. El sol lame los muros de la antigua casona solariega con beso de despedida.

   Hay revuelo de voces infantiles -¡El abuelo, el abuelo...! En la puerta principal de la casona ha aparecido el anciano, recia estampa del hidalgo español quedado al otro lado del mar; raíces de España y ramas americanas; el tronco tendido como un puente sobre el Atlántico. Respiración de América y sangre de Hispania fecunda.

   Los niños han dejado sus juegos y se le acercan respetuosos. El anciano se sienta frente al mar. Es la hora de las confidencias, la hora de las historias y de las anécdotas, la hora del corazón.

   -¿De qué nos hablarás hoy?

   -¿De algún capitán valiente?

   -¿De un intrépido navegante?

   -¿De los milagros de algún misionero?

 

   Juan.--¡No, no, no...!

   Nata.-Cabecea suavemente el abuelo.

 

  Juan.- Hoy voy a hablaros de la tierra que me vio nacer, de mi pueblo natal, del lugar por donde corrieron mis pasos, cuando era un pequeñuelo como vosotros, de la villa donde me enseñaron a rezar, donde aprendí a ser bueno, donde duermen mis antepasados, donde se formó la cal de mis huesos y la fortaleza de mi corazón; de un lugar hermosisimo de España: de Villaviciosa.

 

   Nata.-La frente del abuelo se ha erguido noblemente y su mirada destella con fulgores nuevos. Los niños se sientan alrededor y el anciano prosigue.

 

  Juan.- -Grabad bien mis palabras en vuestra mente. Ya que los años con sus achaques me tienen prohibido regresar a mi tierra, quiero que vosotros cuando visitéis la lejana Europa, vayáis a mi pueblo, y en aquel rincón del cielo digáis muy alto, que si no volví, -porque la vida no se realiza conforme a nuestros propósitos,- mis sentimientos estuvieron siempre allí; pegado a sus quehaceres, unido a sus alegrías y a sus sufrimientos; que la distancia no me desligó de los vínculos entrañables que, como a buen hijo, me ataron un día al nacer. Decidle, pero no hacen falta muchas palabras, ella como buena madre comprende rápidamente, que al oírme hablar de ella me visteis llorar...

   “¡Villaviciosa hermosa! ¿Qué llevas dentro...?” No sabéis, queridos pequeños, cuanta añoranza encierran para los villaviciosinos estos dos versos. Es la cortina mágica que se descorre para mostrárnosla con todos sus encantos, con toda su gracia, con todo el influjo que provoca en nosotros una enfermedad triste y melancólica, que va poco a poco consumiendo nuestra vida en una dulce nostalgia. Villaviciosino que se aleja de su tierra, como no la visite periódicamente, está fatalmente condenado a la añoranza.

   Siempre verde, frescachona y guapa, entre la Cobertoria y Cubera, que como guerreros petrificados la escoltan; escuchando canciones marineras por la ventana del Puntal, sombreada por los manzanos de sus pomaradas, perfumada por los claveles de sus jardines y el encanto de sus mujeres, honrada por el trabajo de sus hijos, galardonado su pecho histórico con las múltiples condecoraciones de sus escudos, protegida y santificada por su Patrona, la muy amada Portalina, ¡que preciosa está mirándose en la ría, recatada y silenciosa como un monje en oración! Con sus vetustas calles del Sol y del Agua, con su primoroso paseo del Ancho y su Plaza del Ayuntamiento, con sus lugares acogedores, como la Alameda, Sorribas, Amandi, el Puentón,...¡Cuantas y cuantas cosas os diría si dejara hablar libremente al corazón! Pero, no quiero cansaros; el sol se pone y debemos despedirle.-

 

   Nata.- El patriarca se quita el sombrero y parece recogerse en éxtasis profundo. Hay unos minutos de silencio expectante. (Pausa) El sol majestuoso, aquel que “no se ponía en nuestros dominios”, se hunde lentamente -grandiosa moneda de oro- en la inmensa hucha del mar.

   El anciano se vuelve a los niños y les dice:

   Juan.- Sigue siendo nuestro; es como España: noble, fecundo, desinteresado y para el bien de toda la humanidad.       

 

   Nata.- Siempre se dijo que el emigrante asturiano y de manera especial el de Villaviciosa, revivía y celebraba las fiestas con unas copas de sidra El Gaitero.

   Así nos lo recordaba Carlos de la Concha en 1921:

 

 

 

   Juan.-

 ¡ Asturies del corazón!

¡Solar y cuna se España!

¡Con cuanto amor te contemplo,

desde esta tierra lejana,

a través de esta copina

de rica sidra asturiana;

de esta sidra del Gaitero,

fecha de pura manzana!

…..

¡Tú revuelves los recuerdos

que están metíos en el alma!

Gracies a tí sidriquina,

del Gaiteru tan nombrada,

estoy soñando despiertu

con la tierrina adorada.

 

   Nata.- Y precisamente ha sido siempre El Gaitero en su incansable mecenazgo del arte, la cultura y el deporte, un pilar económico muy importante para las Fiestas del Portal a través de su inolvidable Director-Gerente, D. José Cardín Fernández, amable consejero y respaldo silencioso para las distintas comisiones: siempre estuvo ahí.

 

   Juan.- En 1978 se nombra por primera vez Reina de las Fiestas del Portal en un Acto Público, como se venía haciendo en el Festival de la Manzana.

   Es Blanca Caso del Soto quien abre la lista de representantes de la juventud villaviciosina en nuestras Fiestas.

   En 1980 toma el relevo Pilar Pérez Berros.

   En 1982 tiene lugar el primer Acto Público de Elección de Reina de las Fiestas por un Jurado Calificador compuesto de personas foráneas, en el Teatro Riera. Entre once candidatas sale elegida Nuria Alonso Herrero.

   En 1984 en un Acto Público similar sale elegida Asunción Collada Alonso y en 1986, siguiendo con esta práctica, es Merche Madrera Gomez la Reina de las Fiestas del Portal.

   A partir de aquí no hay más elecciones públicas y las Reinas del Festival de la Manzana se nombran para dos años.

   Otra novedad de los años años 80 fueron las  Ofrendas Florales, que durante cinco años llenan de colorido las calles de la Villa con  gran afluencia de grandes y pequeños, ataviados con el traje regional, para terminar sumergiendo a la Portalina en un mar de flores.

   Tanto las Elecciones de Reinas como las Ofrendas Florales llevaban una firma, la de Pedro García, amigo de y desde la infancia, con quien colaboré estrechamente.       

 

     Nata.-En 1982 se crea una carrera popular que, con más de 30 años en su haber, se ha convertido en un clásico de nuestras Fiestas: el  Cross Ruta Imperial Carlos I.   

   Este mismo año causó especial sensación, entre los más pequeños, la presencia de Antonio Ferrandis, el entrañable y popular “Chanquete” de la serie televisiva Verano Azul, cuando vino a entregar los premios del Concurso Infantil de Redacción. 

   Las instalaciones deportivas traen a la Villa nuevos alicientes durante las Fiestas: Torneos de Pelota,  Baloncesto, Balonmano  y Tenis.

   

   Juan.- Son ahora Los Almirantes, Cristal o Los Archiduques, entre más de 50 orquestas, los que amenizan las verbenas del Portal, teniendo las del martes especial atractivo con cenas por las calles y el inolvidable Desfile-Concurso de Disfraces.

 

   En 1989 se crea la Sociedad Villaviciosina de Festejos, SOVIFE, y en los años 90 es habitual la presencia en alguna verbena de cantantes o grupos famosos como María Jiménez, Sergio y Estívaliz, Rosa Mª Lobo, Juan Pardo, Pimpinela, Década Prodigiosa, Los Panchos, El Consorcio o Los del Río, compartiendo cartel con orquestas como Solara o Canadá.

   Se organizan Giras para los socios y prolifera una nueva modalidad de diversión para los jóvenes: Las Peñas, que rematan su jolgorio en la verbena del Martes del Portal.

   La Banda de Gaites de Villaviciosa y la Coral Capilla de la Torre, dos nuevas realidades nuestras, complementan los festejos, junto al ya clásico Grupo Folklórico Villaviciosa y con algunas novedades como los Concursos Hípicos, Concursos de Sidra Natural, Eskolaris y Cuadrillas de Cortadores o el Certamen Nacional de Pintura.

 

   Nata.- Con el nuevo siglo las Fiestas del Portal vuelven a contar, tras más de 40 años, con Banda Municipal de Música y se siguen incorporando nuevos alicientes como los Encuentros de Masas Corales, Folklore y Deporte Asturiano, Teatro de Calle, Mercados Artesanos o el Raly Príncipe de Asturias, entre otros.

   Empiezan los Conciertos de la Bodega y atracciones como Los Amaya, David Civera, Pastora Soler o Soraya, comparten cartel con un sin fin de orquestas, siendo las más sonadas Assia, Dominó o Sonora Real junto a la de casa, Fling Padres.

 

   Juan.- Las Fiestas del Portal han dado y siguen dando carácter a Villaviciosa, con la participación de todo un pueblo y la gestión de quienes, en las distintas etapas de su historia, han tomado esa responsabilidad. Nuestro recuerdo y reconocimiento a  los Presidentes de la Comisión, desde los años 50:

  José Antonio Echeverría, Víctor Sarasola, Luís David Solares, Gerardo Gonzalez, Enrique Pérez, Narciso Camino, Severino Cueva, Eloy Cortina, Juan Ramón Coto, José Vicente Vallín, María Teresa Iglesias y María Teresa Castiñeiras.  

 

   Nata.- Tras este recorrido por nuestras Fiestas, con especial atención a ese pasado que ya forma parte de la Villa y le da señas de identidad, vamos a ceder los micrófonos al Sr. Alcalde de Villaviciosa para que con su Saludo de bienvenida, inaugure las Fiestas de Nuestra Señora del Portal 2014.

   Adelante D. José Manuel Felgueres Abad.

 

(Discurso del Alcalde)

 

   Juan.- No queremos cerrar este Pregón sin rendir un pequeño homenaje a la institución deportiva más antigua de Villaviciosa, con un siglo de historia y un siglo de participación en nuestras programaciones festeras, que este año ha conseguido por segunda vez la hazaña de llevar el fútbol local a la categoría nacional: El Club Deportivo Lealtad.

 

   Nata.- Y lo vamos a hacer con el Himno que en el año 1932, con motivo de su ascenso a 1ª Reginal compusieron José Antonio Zapico La Villa, la letra y Enrique Pérez Álvarez, la música.

   Hoy pone la voz Patricia Cifuentes, con Ana González al piano.

 

(Canto del himno)

   Juan.- Nuestra felicitación y nuestro reconocimiento a los presidentes, directivos, técnicos y jugadores, por su trabajo a lo largo de la dilatada historia del Club.

   Nata.- Y rematamos nuestro Pregón con el poema de Luis Cortés  “Canto a la juventud”, representada aquí y ahora por nuestra Reina y sus damas.

   Juan.-

                                No precisa cantor la juventud;

ella tiene la mágica virtud

de irradiar la belleza,

cargada de ternura y entereza

que brota de sí misma prodigiosa,

con su risa jovial y contagiosa.

 

   No precisa cantor la juventud:

ella tiene el amor y la salud,

el ímpetu, el afán y la esperanza,

el vigor y el esfuerzo, el porvenir,

el ansia de vivir

que las metas difíciles alcanza.

 

   No hay joya más valiosa,

apetencia golosa,

ni más rico tesoro,

ni sueño más dorado,

ni vellocino de oro

por los hombres buscado,

como esa fuerza de poder ingente

que llega imperturbable y diligente;

esa flecha con rumbo tan seguro

orientada a la diana del futuro.

 

                                ¡Viva la juventud! Rama florida

en el árbol frondoso de la vida;

tierra de promisión, tierra que espera,

en una apasionante primavera,

la copiosa cosecha del mañana.

Juventud que desgrana

las espigas de un campo de ilusión,

perfumadas por rosas y claveles,

con alegre sonar de cascabeles

que prodiga su limpio corazón.

 

   ¡Viva la juventud! ¡Viva la fiesta!

¿No escucháis los compases de la orquesta,

y un ansia presurosa

de bailar en la plaza principal?

Es que empiezan en mi Villaviciosa,

la villa más hermosa

sus Fiestas renombradas del Portal.

 

(Canto de Villaviciosa hermosa)

 

   Los dos.- Muchas gracias, buenas noches y... ¡Hasta siempre!