LOS HORROS Como parte de nuestro legado y patrimonio creo que bien deben formar parte de una lista de maravillas asturianas. Sobremanera teniendo en cuenta los ejemplos centenarios de Sietes y la calidad y número que existe en nuestra comarca. Como todos sabemos es una construcción de todo el norte español, usada para salvaguardar la cosecha de nuestra huerta. En villaviciosa hay una rica variedad en cuanto a diseño y fechas de construcción, se llega a nombrar el estilo “Villaviciosino”, los más antiguos datan del siglo XIV. Documentándose tanto en los motivos, gravados como en las propias fechas puntualizadas. Estos serán sin duda los primeros a cuatro aguas y con planta cuadrada, en la mayoría de los casos. Los primeros sin corredor, pues la llegada del maíz no aconteció hasta el S. XVII, que fue el momento en que se estableció la necesidad de colgar las “riestras” a secar al aire, de maíz, ajos, cebollas y se aprovechaba el suelo de este para colocar las plantas de fabes a secar. En nuestra zona se usan mayoritariamente con divisiones interiores para que la misma construcción sirva para varias familias, por el contrario los unifamiliares solían denostar poderío, hay algunos, de entre los pudientes, que incluso llegaron a colocar el suelo de piedra losada para proteger su grano de los menos favorecidos. El diseño Asturiano muestra una mayor coherencia en su estructura, pues la planta cuadrada y cubierta piramidal da mejor proporción al sistema de fuerza que se une entre techo, paredes y pies del hórreo. Y demuestran una gran inteligencia por parte de los carpinteros dado el número de ejemplares que se mantienen en pie y uso.