FRANCISCO JAVIER MINGUEZ, "JAVIER EL PRACTICANTE" se jubila después de 44 años de trabajo en Villaviciosa

 

 

 

Javier el practicante me puso mis -piercings-, cuando no sabía pedirlos y se los puso a mi hija, a la misma edad.  Me ha sacado sangre en un ambulatorio y un centro de salud, me ha arreglado problemas en mis pies de camarera, me atendió cuando sufrí  un grave accidente de automóvil y a tantos y tantos vecinos y foráneos que de algún modo han necesitado atención sanitaria. Su gesto un pelín adusto y atención diligente, le han valido más de una crítica y desde luego más de una alabanza.

 

 

 

Francisco Javier Minguez Arias nació en Taja, Teverga, pero se crió en Valladolid hasta los 9 años, que era donde su padre, Jorge Minguez Miguel, daba clases y donde junto con su madre, Argentina Arias Álvarez, le enseñaron a él y a sus hermanos su gran pasión por la salud de los demás. Después de 44 años al servicio de la salud pública se jubila.

 

 

 

Entrevista: Esther Alonso.

 

 

 

-¿Todos en la familia tenéis relación con la medicina?

 

- Lo cierto es que sí, mi padre era maestro, pero por todas las escuelas que recorrió ejerció de practicante voluntario (Titulado), siempre curando y ayudando a cualquier vecino que le viniese con una herida y nos inculcó a mis  hermanos y a mí su devoción por sanar tanto el espíritu, como el cuerpo de las personas.

 

 

 

Mi hermana Mª del Carmen, es enfermera en silicosis en Oviedo y mi hermano Jorge es enfermero en Arnedo, Logroño y da clases de Enfermería Comunitaria a los enfermeros de la Universidad de la Rioja. Este diciembre pasado se ha doctorado -Cum Laude- a los 54 años. En el caso de mis hijas, la mayor Mª Jesús, es abogado, aunque enseña  español en Italia, donde reside e Inmaculada es enfermera, en la U.V.I. de traumatología  del  Hospital Miguel Servet de Zaragoza y doctorada de la Facultad de Enfermería de Alicante.

 

 

 

-¿Cómo fueron tus comienzos?

 

-Yo estudié  interno en el Colegio San Francisco hasta 1962, cuando mi padre estaba destinado en Lué como Maestro Nacional, el bachiller lo realicé en Alfonso II de Oviedo entre(1962-65) y después cursé estudios de ATS en Valladolid(1965-68), que a posteriori convalidé con un curso de diplomatura en enfermería en la UNED.  También realicé fisioterapia en la Escuela de Fisioterapia del HUCA del año (1970-72), fue la tercera promoción de Asturias, así como también ATS de Empresa, por la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo(1969)

 

 

 

-Empezaste en la entonces Casa de Socorro que estaba situada.....

 

-En donde hoy está la Residencia de Nuestra señora del Portal. Tomé posesión el 5 de julio de 1968 y me dio entrega de mi plaza el Dr. Tolivar, jefe de personal en la Jefatura Provincial de Sanidad, cuyo homónimo hoy seria el SESPA. Guardo un grato recuerdo del Dr. Tolivar, una gran persona y gran trabajador, que me apoyó en todo lo que pudo. Recuerdo que llevaba el registro -informático- de las plazas disponibles a cubrir, bajas, jubilaciones, ceses y demás, en una libretita en el bolsillo de su camisa, lo que hoy lleva una flota de ordenadores de última generación en las oficinas centrales de la S.S.

 

La Casa de Socorro venía a cubrir las emergencias que no cubrían en horario de tarde y noche los médicos y ATS, que recordemos entonces trabajaban para la S.S., con la consulta en su casa en un horario de mañana con una presencia de dos horas y media. El resto del día los enfermos y accidentados recurrían a nosotros. Yo llegué a tener habitación allí, ya que las noches también requerían asistencias. Siempre al lado de Sor Puri y acompañados por el Dr Federico García (Fico), mi homónimo Julio García y el también Dr. Don Manuel Alonso, que además fue alcalde de la Villa.

 

 

 

_¿Que recuerdos y anécdotas guardas de esos años?

 

- Fueron 13 años en los que me desarrollé como enfermero, tuve que ver autopsias, ayudar a practicarlas, atender todo tipo de heridos y enfermos. En una ocasión con una nevada de las de aquellos años, tuvimos que  atender a un niño que presentaba un cuadro convulsivo, que le había dejado completamente rígido. Le aplicamos la medicación prescrita y decidimos trasladarlo al Hospital de Oviedo que era donde correspondía, a pesar de que la nieve comenzaba a cuajar. El puesto de socorro disponía de una Ambulancia del Ayuntamiento de Villaviciosa, aunque llegando a la Campa creímos que no pasábamos. Cuando íbamos llegando, el niño comenzó a reaccionar y finalmente se salvó, pero la situación fue extrema. Hay una anécdota muy bonita que me sucedió una Nochebuena. Llegó una gitana con dolores de parto embarazada de su octavo hijo, venía de nalgas y el parto fue complejo, pero el niño nació sano. Su madre quiso que fuese su padrino y le bautizamos con el nombre de Jesús, sé que vive en Torrelavega y que la vida le ha tratado bien, se dedica a la compraventa de ganados.

 

 

 

-Después llega el ambulatorio de Plácido Jove Hevia.

 

-Sí, antes de llegar a este nuevo centro oposité al Cuerpo Nacional de Practicantes (año 1975), pues mi plaza era de interino y así conseguí categoría de funcionario al servicio de la Administración Local, pasando a trabajar como enfermero de consulta en el nuevo centro que comenzó con 4 médicos y 2 enfermeros. El primer equipo que recuerdo fue; D. José Cardín, D. Manuel Pedrayes, D. Mariano Piquero y D. Campillo, mientras que de enfermeros estábamos Limón y Marcelina, que a su fallecimiento yo pasé a ocupar esa plaza como titular  de APD., junto con Sara Jamart como comadrona, luego se  incorporaron  al equipo del ambulatorio enfermeras de consulta, Dª Begoña Cezón y Dª Ana Candás

 

 

 

-Y finalmente llegó el centro de salud....

 

-En éste hay ocho médicos, ocho enfermeros, cinco administrativos, un pediatra, un fisioterapeuta, un dentista, un higienista dental, un asistente social, una auxiliar de enfermería y un celador, así como un servicio de urgencia compuesto por tres equipos que constan de un medico, un celador y un enfermero en cada uno de ellos. Dependiente de este Centro de Salud existe un consultorio periférico en Venta de las Ranas, con dos médicos, dos enfermeras y una auxiliar administrativa.

 

 

 

Éste centro ha sido un salto cuantitativo para todos, sin duda los primeros los enfermos y también para los sanos, ya que se hace prevención de enfermar.

 

 

 

-¿Cuál es tu balance después de 44 años de profesión?

 

-Ahora que está tan de moda presentarlo todo en gráficos numéricos te puedo contar que he realizado más de 50.000 asistencias de urgencia, unas 4.000 al año en la  Casa de Socorro en 13 años. Veo una carrera en la que mi inquietud me ha llevado a no dejar de evolucionar para intentar  estar al día y la  formación continuada, casi cada año ha incluido algún curso de reciclaje. Gracias a la investigación de muchos la medicina avanza cada día y evidentemente, esto hay que absorberlo.

 

 

 

-¿Cómo ha cambiado el papel del enfermero hoy día?

 

-Ha cambiado bastante, el practicante ha evolucionado mucho a nivel de conocimientos y el primero que le reconoce como colaborador y colega y no como un mero pinche, es el médico. Ahora el enfermero@ tiene amplias facultades en algunas áreas, la relación con el paciente y el estudio de determinados padecimientos le ha llevado a ser un experto en la apreciación de los problemas de salud del paciente, su valoración y por tanto mejora de los cuidados a aplicar. La formación que hoy recibe un enfermer@ va encaminada a formar un equipo con el médico para que redunde en el bienestar del paciente.

 

 

 

-¿Qué vas a olvidar primero?

 

-Algún sinsabor que me da esa fama que tengo por mi carácter. El enfermo, sobremanera a aquellos que sus síntomas no aparecen a corto plazo, un ejemplo; los diabéticos les cuesta seguir tus consejos, consejos que son por su cuidado y por su bien y que se toman a mal, que no te lo valoran, ni respetan y que te minan el ánimo para seguir el día a día, aunque debo reseñar que no he sufrido ninguna agresión y siempre me he sentido respetado.

 

 

 

-¿Sidra o vino?

 

-Sidra,  incluso mayo, tengo una pumaraina en Grases.

 

 

 

-¿Algún vicio confesable?

 

- La apicultura, que me ha dejado cosechas de 300 kgs. de miel y otras de 19 y el irme con Mª Jesús, ya sea con la Asociación de Amigos del Camín Villaviciosa-Covadonga de caminata, de excursión gastronómica o con nuestras hijas al monte.

 

 

 

-¿Crees que la Seguridad Social de Asturias goza de buena salud?

 

-Creo que durante mucho tiempo se malgastó, pero esto está cambiando razonablemente y creo que en Asturias tenemos una de las seguridades sociales más competentes del país, puedo decirlo, pues conozco las de otras provincias y esto es así. Aquí los hospitales funcionan y los medios están al alcance de todos, con una razonable espera.

 

 

 

-Es un sentir general que tenemos en Asturias una buena calidad de seguridad social, ¿por qué crees tú que esto es así?

 

-Creo que hay una buena gerencia, pero sin duda la responsabilidad de unos buenos profesionales detrás. Sin buenos médicos, buenos enfermeros, celadores, etc., un buen equipo en definitiva, no sería posible llevar a cabo una labor coherente y ordenada que satisfaga  al paciente. En la Villa hay una suerte increíble, hay un equipo unido, trabajador y responsable, como no creo que haya en muchos centros de salud.

 

 

 

-¿Cómo crees que ha cambiado nuestra villina?

 

-Ha cambiado mucho, ha crecido mucho la Villa y han crecido mucho sus visitantes, a los cuales hay que dar servicios, pero que no todos tributan aquí ya que muchos no se empadronan. Esto creo que supone una carga importante para el Ayuntamiento y de perjuicio para el resto de los vecinos.

 

 

 

-¿Qué crees que dicen tus compañeros de ti?

 

-Pues el último día de trabajo me hicieron una despedida, incluso vinieron compañeros ya jubilados y me leyeron dos cartas, en las cuales las cosas quedaron claras, puedo decir que tuve buenos compañeros de camino. Debo agradecer tanto a mis compañeros, entre los que dejo verdaderos amigos, como a la gerencia del área 5ª que siempre me hayan tratado con cariño y como a una persona.

 

 

 

-Creo, que con motivo de la jubilación, te has llevado un susto de aupa......

 

  -Sí, mi mujer Mª Jesús Moreno Villazón, junto con mis hijas, yernos y mi suegra Maruja Villazón Villazón, me prepararon una boda- RIE- Habíamos quedado los 7 para cenar en un restaurante de la Villa y cuando llegué estaba todo el comedor lleno, mi madre, mis hermanos, cuñados, mis primos de Valladolid, Madrid, Oviedo, familiares de la Villa y mis amigos mas próximos, bueno como una boda. Sumamente emotivo para mí.

 

 

 

Bueno Javier, pues que muches gracies por dejar que te conozcamos un poco mejor, que da gusto oír hablar a un hombre trabajador, inteligente, familiar y orgulloso de los suyos, desearte lo mejor para ti y  Mª Jesús y que veáis juntos muchos éxitos de las niñas de vuestros ojos.