El premio a las cosas pequeñas

 

El cariño por el trabajo diario genera un mayor respeto por el patrimonio cultural, natural y etnográfico que otras generaciones han traído hasta nuestras manos”. Así valoraba el presidente de Cubera, Ángel Valle, la actitud vital de las tres personas que ayer recibían de la asociación Amigos del Paisaje de Villaviciosa el diploma de sus Distinciones 2020.

 

Con cierto retraso por las razones que a todos nos desbordan, la asociación ha optado por mantener sus galardones anuales, que tradicionalmente aprobaba su asamblea anual de comienzos de diciembre. Pese a ciertas dudas iniciales por la imposibilidad de una convocatoria de socios al uso, la junta directiva decidió sacar adelante estos premios que se entregan en Villaviciosa desde hace más de tres décadas.

 

El pintor y escultor Pepe Cuadra, el apicultor Antonio Parrado y la “modista” Mariluz Fernández, como responsable del taller de trajes regionales representan tres trayectorias singulares y diversas que coinciden, a juicio de los organizadores, en ser un ejemplo de compromiso con nuestra herencia patrimonial.

 

Los tres llegan hasta nosotros con una trayectoria vital heterogénea, pero de cada uno de ellos extraemos una referencia que nos ayuda a reflexionar sobre las pequeñas cosas que son importantes y las que lo son menos. Son una llamada de atención para que acertemos a buscar verdaderos puntos de referencia en momentos como este en el que parece que no dejan de mover la tierra que pisábamos con tanta complacencia”, justificaba Ángel Valle en su intervención, en un acto estrictamente “familiar” en la Casa de los Hevia al que le faltaba el carácter público y festivo de ediciones anteriores, donde se reunía fácilmente más de un centenar de personas.

 

Delia Piris, secretaria de la asociación, dio lectura al acuerdo que recoge los valores que Cubera ha querido reconocer en cada uno ellos.

 

 

 

En “Antonio Parrado Fresno, el más veterano apicultor de la Comarca de la Sidra, experto profesional durante casi cuatro décadas y eterno enamorado de las abejas”, han visto una “tradición familiar y toda una vida de aprendizaje a partir de la observación personal y la experiencia de los mayores.”

Antonio Parrado Fresno, recibiendo emocionado la distinción

Antonio representa el empeño de la Asturias rural que lucha sola por conseguir que la naturaleza repita sus ciclos oportunamente. Sabe que en las abejas hay más que miel, está el germen de cada cosecha a través de su labor polinizadora. Y sufre cuando ve que la avispa asiática y todo el desorden que la envuelve llevan camino de producir daños irreparables para la economía rural y para toda una forma de entender la vida.

 

La Escuela Taller de trajes regionales de Villaviciosa se personaliza en Mariluz Fernández como referencia del grupo de mujeres que la puso en marcha en 1994 y se mantiene firme en el proyecto hasta que esta pandemia la puso “en espera”. El taller es un modelo para la “labor de conservación y difusión de un patrimonio familiar y cultural tan modesto como cargado de simbología, en el marco de una dinámica trayectoria de cooperación desinteresada”.

 

Mariluz Fernández recibiendo agradecida la distinción de Cubera

Mari ya estaba de vuelta cuando le empezaron a contar eso de las mujeres emprendedoras, después de toda una vida al pie de un negocio familiar. Por eso no entendió muy bien que la jubilación era descanso y puso en marcha, junto a Tere Cadrecha y Josefa Mieres el taller de trajes regionales de Villaviciosa. Y ya ha pasado de aquello otro cuarto de siglo en el que taller ha supuesto un punto de encuentro para las mujeres de la comarca y un cofre del tesoro donde guardan y airean los detalles de una forma de vestir secular y tan característica.

 

Del pintor cabraniego, Pepe Cuadra,  afincado en Villaviciosa Cubera quiere reconocer “su legado creativo que nos acerca la naturaleza con la modestia de su paleta de colores, su curiosidad obsesiva, su pulcritud creativa; su labor docente da valor a las cosas sencillas que nos rodean y su calidez personal que nos anima a seguir creyendo en el ser humano”.

 

 

Pepe Cuadra agradeció  a Cubera  la distinción

 

Pepe, pese a que es el más joven de los distinguidos este año, hace muchísimo tiempo que se merecía el reconocimiento de Cubera pero su carácter afable y la modestia casi exasperante lo venía dejando en el andén. De él Cubera quiere destacar la mirada inteligente, selectiva y estéticamente precisa que comparte con todos nosotros cada vez que ha cogido un pincel o un punzón para llevar a la tela, el papel, la piedra, la madera… la vida que nos rodea. El respeto por el medio natural o patrimonial pasa por que alguien acierte a descubrirnos la belleza en los rincones más sencillos

El acto celebrado  con todas las medidas de seguridad vigentes anti Covid,  contó  con la asistencia del alcalde Alejandro Vega, quien felicitó a los galardonados

En la fotografía de portada:  Ángel Valle, presidente de Cubera, Antonio Parrado, Mariluz Fernández, Pepe Cuadra,  y Alejandro Vega, alcalde de Villaviciosa