- ¿Cómo llegaste a Villaviciosa? Vine a España a Cáceres por una beca para escribir, pero sentí la necesidad de conocer las montañas, el norte y me entusiasmé por conocer Asturias y estando acá me enteré de un lugar llamado Villaviciosa, me resultó llamativo su nombre vine a pasar un día y me quedé. - ¿Qué encontraste aquí? Villaviciosa tiene todo oíste, es un sitio a escala humana, tiene campo y río cerca, es pequeña sin ser aburrida y no tiene edificios altos y podés tener el sol en la calle, de Villaviciosa también me encuentro especialmente bien en San Justo. - ¿Cómo es la gente que conoces? Todo lo que digo tiene una nota de atrevimiento pues hace poco que llegué acá, pero la gente es muy amable, tiene el roce de la ciudad, pero a la vez la sencillez del campesino. Te cuento una anécdota: el 24 de diciembre estaba solo en la habitación de mi hostal y los dueños me golpearon en la puerta para invitarme a cenar con la familia y no me conocían. Este tipo de actitudes tienen más que ver con una ciudad chica que con una ciudad temerosa y cerrada. - ¿Qué tipos de libros escribes? Poesía y novela - ¿Cuántos has publicado? Cuatro, pero estando acá terminé tres más que ya tenía adelantados en un setenta por ciento, pues Villaviciosa me inspira para concentrarme y escribir y la corrección y el pulido se terminó aquí. No habría logrado nunca tener tanta concentración como en este mes y medio que llevo acá. - ¿Qué te gusta de Villaviciosa? Que no haya semáforos, que la arquitectura no esté descontrolada y las calles peatonales donde el auto no desplaza a las personas, que sea fiesta el día de mercado, que haya tantos bares y que la gente comunica en ellos y que sean un lugar de reunión como plazas techadas, sobre todo resaltar la seguridad con que la gente se mueve por las calles y la tranquilidad con que los padres dejan jugar a sus niños en los parques. - ¿Cómo llegaste a San Justo? Conocí a una pintora que se llama Julia Gallego y quería pasar un tiempo dentro de sus cuadros. - ¿Qué te parece, te gusta San Justo? Para mí es un complemento perfecto, es un jardín de Villaviciosa y me gusta vivir en una casa con jardín, espero que la industria inmobiliaria no lo estropee. - ¿Volverás a Villaviciosa? Por supuesto, pero temo y espero que las características que yo conozco no las encuentre estropeadas.