Un enorme  enjambre de abejas  alarmaba ayer tarde a los  vecinos de la calle Balbín Busto en el centro urbano de Villaviciosa,  al posarse sobre el escaparate de cristal de una zapatería.

Tras dar aviso  al 112,  un equipo de  bomberos de Llanes  equipados con trajes de total protección,  consiguieron atraer a la reina  que  con las abejas se  fueran metiendo   en una caja de madera. Los bomberos explicaron que al ser una especie protegida el enjambre será entregado a un apicultor.

 

 

 Bomberos retirando el nido

“Estos enjambres de abejas   son  un fenómeno normal en primavera y verano. Al reproducirse las abejas en las colmenas, estas se quedan pequeñas y con el calor veraniego  salen en buscar  un nuevo ‘hogar’, donde instalarse. Puede ser en casas,  edificios, fachadas, árboles, y otros lugares”, explica Antonio Parrado, experto apicultor jubilado vecino de Villaviciosa.

El impresionante tamaño el enjambre al posarse sobre el cristal del comercio

Efectivos de la Policía Local  se desplazaron a la zona para advertir y alejar  a los vecinos y turistas  que paseaban por la céntrica calle,  y evitar así posibles picaduras de las abejas.  La presencia del enjambre  causó alarma entre los vecinos de la zona,   por el   inusual acontecimiento