Villaviciosa celebra las Fiestas del Portal del 10  al 15 de septiembre,  que se celebrarán  bajo cumplimiento de las  normas y protocolos de prevención por COVID -19. Organizadas por   el Ayuntamiento de Villaviciosa,  entre el variado programa   de actividades  para todos los públicos,  destacan el  Festival Folclórico del Portal,  concierto del Portal de la Banda de Música de Villaviciosa, Festival de tonada asturiana, Concurso Regional de Sidra Natural de Villaviciosa,   o el  Concurso-Exposición de ganado vacuno de Villaviciosa

No faltarán  tampoco actividades  deportivas, o  para  todos los gustos de los  niños, desfiles de gigantes y cabezudos,  animación  folclórica o de gaiteros  por las calles de La Villa, la Noche Joven,   la Verbena del Miércoles del Portal con Vicente Diaz, o  un gran espectáculo pirotécnico 

 

Imágenes de asistentes

 

Uno de los actos más simbólicos de las fiestas patronales de Villaviciosa tendrá lugar el próximo domingo en la  Iglesia Parroquial, con la Misa solemne en honor a la patrona de Villaviciosa, estará  cantada por el Coro Parroquial, y con interpretación musical de la Banda de Gaites Villaviciosa-El Gaitero. Además tendrá lugar la Interpretación de la Salve del Portal, en honor a la patrona de Villaviciosa,  cantada por integrantes de la Danza, Coro Parroquial y con la colaboración de la Coral Capilla de la Torre y el acompañamiento musical de la Banda de Música de Villaviciosa, bajo la dirección de Ana María González.  El acto está organizado por la Parroquia de Santa María, Hermandad de La Portalina y Asociación de Amigos de La Danza del Portal. (Aforo limitado en la iglesia y cumplimiento de normas de prevención por covid-19)

Juan Aguado y Cecilia Iglesias de TPA conducían ayer en la Plaza del Ayuntamiento,  el  acto de apertura de fiestas y  el pregón, ‘homenaje a las víctimas del COVID y reconocimiento’.  “Desde el Ayuntamiento, se ha querido que el acto estuviera centrado en rendir homenaje a las víctimas del COVID-19, y a las personas que más ha sufrido por esta causa, como los enfermos y personas mayores,  a la vez que se hace reconocimiento a los colectivos que más directamente han luchado contra la pandemia”, explica el alcalde Alejandro Vega. Durante el acto se proyectó un audiovisual de  homenaje  a todos los colectivos que lucharon directamente contra la pandemia.

 

Pilar Ceballos Cantera y Adriana Marcilla Ceballos

 

En el  turno de  saludo del Alcalde, Alejandro Vega Riego, este  cedió sus palabras a Adriana Mansilla,  hija del vecino maliayés, Desiderio  Fernando Marcilla Braña, conocido como “Desi”  que fue divulgador de la actualidad de Villaviciosa y  falleció por Covid el pasado enero. A la familia de “Desi” ,  María del Pilar Ceballos Cantera su viuda y su hija Adriana Marcilla Ceballos presentes en el acto, se les hizo un reconocimiento por parte del regidor maliayés para recordar a la vez,  a todas las víctimas por Covid, y se guardó un minuto de silencio

 

El Alcalde Alejandro Vega, Pilar Ceballos Cantera y Adriana Marcilla Ceballos

 

Palabras de Adriana Mansilla: (se publican  en el inferior)

 

El pregón  corrió  a cargo de la Asociación VillaviciosaConCiencia, de jóvenes científicos e investigadores maliayeses. Contó  con las intervenciones en representación del colectivo,  de Pablo Cayado Llosa, físico de San Martín de Valles, y Xurde Menéndez Caravia, biólogo de Quintes, que realizó su intervención a través de videoconferencia desde Dallas (EEUU)

Palabras de Pablo Cayado Llosa:  (se publican  en el inferior)

Xurde Menéndez Caravia:  (se publican  en el inferior)

Otro momento muy esperado fue   la  proclamación de las  reinas y reyes de las Fiestas y del Festival de la Manzana,  que se celebrará del 8 al 13 de octubre. Fue  proclamada  reina Nuria Huerta García, de 17 años, natural de La Villa,  y  rey Alberto Álvarez Rascón, de 23 años, también de la capital del concejo. Reina infantil fue nombrada  Carla Vieira Barturen, de 8 años, vecina de  Argüeru, y  rey infantil  Iker Cueli Lorenzo, de 7 años, vecino de  La Villa.

 

Reina, Nuria Huerta García,   y  rey Alberto Álvarez Rascón

 

Reina infantil fue nombrada  Carla Vieira Barturen

Rey infantil  Iker Cueli Lorenzo

 

 

Presentador del acto Juan Aguado con Reinas y Reyes

Además  el acto contó con las actuaciones musicales de la Banda de Gaites Villaviciosa-El Gaitero y La Banda de Música de Villaviciosa. También  tuvo lugar la  proyección de “Homenaje a  Villaviciosa” de Cholo Parajón. El acto pudo ser seguido mediante retrasmisión  en el CanalYoutube  y redes sociales del Ayuntamiento de Villaviciosa

 

Pregón palabras de Pablo Cayado Llosa:  (se publican  en el inferior)

 

 

 

Pregón de Pablo Cayado:

 

Muchas gracias  a Juan y Cecilia por su presentación

 

 Buenas noches, buenas tardes o buenos días si hay alguien que nos está viendo desde otra franja horaria por el streaming y muchas gracias a todos por estar hoy aquí. Soy Pablo Cayado, presidente y hoy portavoz de la asociación Villaviciosa ConCiencia.

 

Lo primero de todo, quería empezar la intervención, como no podía ser de otra manera, acordándome y expresando mis condolencias, yo personalmente y en nombre de los miembros de la asociación, a todas las víctimas de la pandemia y hacer extensivo este recuerdo a sus familias y a todos los que, de una forma u otra, se vieron afectados y que aún a día de hoy sufren sus consecuencias, que por desgracia, son muchos más de los que nos hubiera gustado a todos.

 

 Asimismo, agradecer también y mostrar nuestra admiración al magnífico trabajo de todos los sanitarios que estuvieron en primera línea de batalla y actuaron de muro de contención en los momentos más duros y delicados arriesgando en muchas ocasiones sus propias vidas. Debéis sentiros orgullosos cada uno de vosotros pues vuestro trabajo ha servido para salvar muchas vidas. Y no quiero olvidarme tampoco de todos aquellos trabajadores de los servicios de primera necesidad, supermercados y tiendas de alimentación en general, farmacias, transporte y demás profesionales que, en los momentos más duros de la pandemia, poniendo en riesgo muchas veces vuestra propia salud, estuvisteis al pie del cañón y permitisteis que nunca faltara los necesario en nuestras casas. Esta intervención es nuestro pequeño homenaje a todos ellos. Y una vez dicho esto, quiero agradecer al Ayuntamiento la oportunidad que nos concede a esta joven asociación de participar en este acto tan importante para Villaviciosa

 

. Todos sabemos que las Fiestas del Portal son fechas marcadas en rojo en el calendario para los maliayos y siempre se esperan con ganas porque son días para disfrutar. Lo cierto es que yo que todavía soy joven, o bueno eso quiero creer, ya acumulo muchos y muy buenos recuerdos de las fiestas: las noches de fiesta con mis amigos, las comidas de los domingos con la familia, los martes de peñes o los miércoles de mercau con mis padres y mi “guelu”. Sin embargo, no es menos cierto que no tengo muchos recuerdos de los pregones de las fiestas. Yo lo achaco a que quizás cuando eres más chaval te pilla un poco fuera juego. Supongo que la hora, que suele ser más o menos como hoy, te viene un poco mal y a esas horas pues te mueves por otras zonas de la Villa, básicamente por allí hace algunos años y ahora más por aquella. Pero después con la edad te vas dando cuenta que el pregón de las Fiestas del Portal es un acto muy significativo para todos los maliayos y por el que pasaron grandes personalidades. Por ello, para nosotros, y para mí en particular, es un orgullo y un honor estar hoy aquí. Y siguiendo con los agradecimientos, también quería dar las gracias por el apoyo que desde un principio el ayuntamiento, y en especial el alcalde Alejandro, nos ha brindado para llevar esta iniciativa desde el papel a la realidad. Desde que le comenté la idea y nos reunimos para comentar el tema hace unos meses siempre mostró su interés y nos ayudó, junto con Ana de la oficina de información juvenil, para que se pudiera materializar.

 

 Y es que, como digo, esta iniciativa fue concebida no hace mucho tiempo, hace solamente unos meses, y surge de la colaboración de 5 jóvenes de aquí del concejo: María, Juan, Alberto, Xurde, y yo mismo. Todos ellos nacidos, criados y educados aquí en el concejo o en el entorno cercano y con formación universitaria diversa: química en el caso de Juan, biología en el caso de Xurde, geología en el caso de María y Alberto y física en el mío, con lo que, como podéis ver, entre todos abarcamos casi todo el espectro de las ciencias naturales. Todos nosotros trabajamos en temas relacionados con el mundo de la ciencia y curiosamente todos tenemos una trayectoria tanto académica como profesional similar: educación en el entorno local, estudios universitarios en Oviedo y trayectoria profesional en el extranjero. En mi caso particular nací y me crié en San Martín de Vallés. Recibí la educación básica en centros de aquí de Villaviciosa, el colegio Maliayo y el instituto Víctor García de la Concha, donde me di cuenta, ya en los últimos años, de qué quería estudiar física. Y así, tras acabar mi etapa en el instituto, pase a la universidad de Oviedo, en concreto a la facultad de Ciencias, para cursar la licenciatura de física. Al terminar, después de 5 años de carrera, tocaba decidir qué hacer con mi futuro profesional y me decanté por la opción, quizás no más fácil, pero sí más interesante en mi opinión, que fue apostar por el mundo de la investigación. Y una vez das este paso, sabes que tarde o temprano te va a tocar moverte. En mi caso fue de inmediato y, una vez licenciado, me fui a Barcelona a hacer el doctorado el cual obtuve al cabo de 5 años. Después me mudé a Karlsruhe (Alemania) para una estancia postdoctoral de 4 años. Y ahora llevo ya un año trabajando en la Universidad de Ginebra.

 

Como veis un camino largo y no exento de obstáculos pero que se puede recorrer con esfuerzo y sacrificio, no solo tuyo, sino también de las personas cercanas y en mi caso, de mis padres que estuvieron apoyándome en todo momento. Pues como digo, todos contamos con una trayectoria similar que nos llevó vivir lejos de casa, cada uno en lugar diferente y con circunstancias diferentes. Sin embargo, eso no fue obstáculo y nos pusimos en contacto para empezar a discutir lo que serían las líneas de actuación de la asociación. Y lo primero que decidimos hacer fue buscar un nombre que reflejara la intención con la que aparece este proyecto. Como podéis ver, al final nos decidimos por “Villaviciosa ConCiencia”, nombre que quiere transmitir nuestra idea: hacer llegar el conocimiento científico a todo el mundo y tratar de concienciar y hacer reflexionar acerca de la importancia de la ciencia en la sociedad actual centrándonos, para empezar, en lo que conocemos bien, en la gente de aquí de Villaviciosa. Y es que el concepto de ciencia no es solo una palabra bonita para un titular de periódico o el tema para un discurso.

 Debemos de ser conscientes de que vivimos en un mundo construido a través de los avances científicos, continuamente rodeados ellos y dependientes de la ciencia y la tecnología en todo momento. Todos los días y a todas horas. Desde por la mañana con el móvil que ponemos como despertador, repleto de transistores que lo hacen funcionar, por cierto, sin duda uno de los grandes inventos del siglo XX pues son la base de los muchos dispositivos electrónicos de los que hacemos uso a diario; pasando por el coche que cogemos para ir a trabajar con sus motores de combustión interna, quizás viviendo sus últimos años o quizás no, lo veremos en futuro no muy lejano, o los nuevos coches eléctricos y sus baterías, sin duda uno de los temas de moda en los próximos años y en el que vamos a ver grandes avances en cuanto a autonomía y tamaño; o pasando también por el ordenador que usamos en el trabajo con su disco duro magnético en el grabamos los famosos bits de información que seguramente en unos años pasaremos a llamar qubits en los ordenadores cuánticos que están por venir; e incluso a la hora de acostarse con las pastillas que se toman para dormir con sus compuestos químicos que ayudan a conciliar el sueño. Pero es que incluso un viernes o un sábado por la tarde/noche tenemos que lidiar con la ciencia en el producto estrella de la zona: la sidra. Y es que, aunque parezca que todo el mundo puede hacerla en su casa no deja tener asociados complejos procesos químicos que han de ser estudiados.

 Pero además podemos ir más allá, porque también el escanciado encierra su significado científico que muchas veces se desconoce. Y sino podéis preguntarle a alguien que haya tomado sidra natural en un chigre con gente no familiarizada con el producto. Cuando ves que empiezan a servirla como si fuera vino o sidra de mesa y les preguntas si les gusta y te dicen “bueno, no está mal, pero…” y claro ahí entiendes que tienes que explicarles que escanciada sabe mucho mejor y te extiendes explicando las razones por las que hay que dejarla caer desde una altura considerable a un vaso que no es tan grande lo cual al principio deja a la gente un poco desorientada. Y claro, después, cuando la prueban escanciada, la percepción cambia y después las botellas vuelan. Pues este es un ejemplo de que, como os comento, no se puede huir de esta realidad científica, tampoco en tu tiempo libre en un chigre.

 

 Y, por lo tanto, si aceptamos que es imposible evitar que la ciencia y la tecnología transformen el mundo, es necesario que todos poseamos unos conocimientos elementales de las cuestiones científicas, no solo para poder vivir nuestro día a día de forma mucho más cómoda, sino para tratar de que esos cambios se lleven a cabo en la dirección correcta, de tal manera que seamos capaces de tomar decisiones informadas y no depender únicamente de los expertos. Y esta es una problemática que, como bien sabéis, está muy de actualidad por el tema de la pandemia y las famosas “fake news” o noticias falsas que circularon en los últimos meses. Necesariamente, la base de estos conocimientos debe ser lo que se enseña en los colegios, de tal modo que la ciencia que se aprende en los colegios puede procurarnos un marco básico. Sin embargo, hay ocasiones en que la ciencia en los colegios se introduce de tal modo que no somos conscientes de su importancia con respecto al mundo que nos rodea. Aprendemos de memoria para aprobar los exámenes y lo damos por resuelto, pensamos que ahí se acaba todo. Y esto, en cierto modo, puede ser comprensible, ya que la ciencia se enseña frecuentemente en forma de ecuaciones. Y aunque las ecuaciones son una manera sintética y precisa de expresar ciertas ideas matemáticas, a la vez pueden llegar a ser intimidantes. Pero no solo en la educación básica ocurre esto.

 

 Científicos e ingenieros suelen plasmar sus ideas en forma de ecuaciones, porque necesitan saber los valores precisos de las cantidades. Sin embargo, para otras personas un entendimiento más cualitativo de los conceptos científicos es suficiente y esto puede mostrarse mediante palabras y esquemas, sin necesidad de ecuaciones complejas. Este trabajo de simplificación y adecuación del mensaje científico para un público no experto es precisamente el que debe asumir la divulgación. Tenemos que ser los que trabajamos en el mundo de la academia y la investigación, es decir, los que tenemos la suerte de vivir en constante contacto con los nuevos avances científicos y tecnológicos, los que tenemos la obligación y la responsabilidad de transmitir y acercar de una manera clara y comprensible este conocimiento a la sociedad en general.

 

 Por un lado a los jóvenes para ayudarles a valorar el hecho de que la educación que reciben hoy va ser su ventaja para la vida del mañana y para motivarles a que se sigan formando; y a los no tan jóvenes para acercarles de primera mano todos aquellos avances que el progreso científico de hoy en día produce a un ritmo frenético. Porque no debemos olvidarnos que los que trabajamos en la universidad o en centros de investigación públicos, como cada uno de los trabajadores de la administración pública, trabajamos para la sociedad, trabajamos para cada uno de vosotros. Por lo tanto, nuestra labor no debe ser solo encerrarnos en un laboratorio o una oficina, sino contaros lo que hacemos de una manera clara y accesible y convenceros de que las fuertes inversiones que en ocasiones se hacen están justificados y que la investigación de hoy será la mejora de la calidad de vida del mañana. Y dejadme que os ponga un ejemplo concreto para aclarar esto que os comento. Si yo os digo que trabajo en un tema que se llama superconductividad y os lo explico con un lenguaje técnico y complejo, sin explicaros los conceptos básicos y sin comentaros qué aplicaciones y ventajas podemos esperar, cuando os sugiera que se debe invertir en esta materia porque puede ser importante para la vida del mañana, podéis decirme “vale, perfecto, tiene un nombre sugerente pero en realidad no me dice nada porque sencillamente no entiendo el concepto y tampoco en que me puede mejorar la vida en el corto, medio o incluso largo plazo”. Ahora bien, si abandono los tecnicismos innecesarios, os explico las bases y después os comento que cada vez que vais al hospital a hacer una resonancia magnética estáis usando un aparato que emplea imanes superconductores o que las turbinas de los molinos eólicos que se van a utilizar en unos años van a emplear material superconductor y que esto permitirá reducir el tamaño de los molinos a la mitad, pues puede que comprendáis que la investigación en este asunto merece la pena y quizás os habré convencido de que apostar e invertir en esta tecnología es interesante para mejorar los dispositivos de diagnóstico médico o seguir combatiendo el cambio climático con nuevos y más eficientes molinos eólicos.

 

 Lograr esto con muchos otros temas y ser capaz de captar la atención de la sociedad de una manera más cotidiana, y no solo cuando hay grandes descubrimientos, y demostrar que nuestro trabajo, que cada uno de los proyectos en los que participamos por muy abstracto que parezca, es necesario para generar nuevo conocimiento que nos lleve al bienestar del mañana, debe ser el principal objetivo. Y lograr esto hará, en mi opinión, que muchas de las reivindicaciones históricas del mundo de la ciencia se solucionan de forma natural. Pues una sociedad informada y madura, realmente consciente de lo que aporta la investigación, va exigir ella misma un mayor apoyo, por ejemplo, en forma de mayor financiación, que es una de las grandes reclamaciones hoy en día. Por todo ello, la divulgación debería convertirse en una actividad habitual en la que la mayor cantidad de gente se involucre.

 

Obviamente esta es un largo camino que recorrer, pero estamos convencidos que iniciativas como Villaviciosa ConCiencia nos ponen en la dirección correcta. Queremos ser una plataforma que os sirva de referencia para solucionar cualquier duda o pregunta que tengáis y para ello os invitamos a que consultéis y sigáis nuestras redes sociales y que participéis de manera activa mandándonos preguntas o ideas para artículos o charlas a nuestro email o redes sociales.

 

Si todos estamos involucrados y participamos de una manera u otra, todos salimos ganando. Debemos tener en cuenta los retos de gran envergadura a los nos enfrentamos en un futuro cercano como el problema demográfico, el cambio climático o el problema energético, que van a exigir lo mejor de la sociedad en general y de cada uno de nosotros en particular y no hay mejor forma de prepararse para este futuro no muy lejano que seguir formándose y aprendiendo día a día. Nosotros vamos a intentar aportar nuestro granito de arena para que así sea, pero, al menos, prometemos que vamos a aclarar el porqué del escanciar para que todo el mundo que nos visite disfrute como es debido de la fabada campeona, del sobresaliente arroz con leche y de la mejor sidra que hay. Y con esto llego al final, aquí lo dejo por mi parte. De nuevo muchas gracias por vuestra presencia hoy aquí y ahora os dejo con Xurde desde Dallas. Buenas noches a todos y felices fiestas. 

 

Pregón palabras Xurde Menéndez Caravia: 

 

          Dallas/Villaviciosa, 10 de setiembre de 2021

 

PREGÓN: ASOCIACIÓN Villaviciosa ConCiencia – XURDE MENÉNDEZ CARAVIA

 

Autoridaes, Alcalde de Villaviciosa, Conceyales, Reis y Reines de les fiestes, presentador, Pablo Cayado, co-pregoneru; compañeros de l’Asociación de Divulgación Científica Villaviciosa ConCiencia, vecinos y vecines de Villaviciosa, amigos y amigues.

 

Siento güei una emoción grande pola posibilidá d’apregonar dixitalmente y dende Dallas, ciudá americana del estáu de Texas, estes Fiestes del Portal 2021 en nome de l’Asociación de Divulgación Científica Villaviciosa ConCiencia; una entidá cultural que Pablo Cayado, María Toyos, Alberto Sánchez, Juan Mangas y yo mesmu tamos acabantes d’entamar y que tien como oxetivu fundamental el divulgar y esparder el conocimientu cientifícu ente la población xeneral. Emprimamos con muncha humildá, anque la idea que tenemos ye pensar globalmente pa dempués trabayar a nivel llocal. De fechu, tolos componentes de l’asociación somos del Villaviciosa, naturales del conceyu. La casualidá fizo que Pablo y yo representemos l’antípoda xeográfica ún del otru, yá qu’él foi nacíu en Samartín de Vallés, y yo en Quintes. Estos dos pueblos son realidaes antagóniques dientro’l complexu microcosmos maliayu, y cadecen tamién de problemes mui estremaos pero igualmente urxentes. Nel primer casu la incomunicación y despoblación amenacen, de la misma manera que lo fai LA NADA de la historia interminable de Michael Ende, con acabar con estes zones de la Villaviciosa despoblada interior; y nel casu de los pueblos de Les Mariñes, la xeneración descontrolada y innecesaria de segunda residencia o la vergonzante falta de servicios básicos tamién atenacen el nuestru privilixáu entornu natural.

 

Pablo y yo somos güei los voceros d’un colectivu que tamién tien como oxetivu trabayar con colexos y institutos, esforzase por divulgar la ciencia nel ámbitu rural y emplegar la llingua asturiana, especialmente agora qu’allegamos decidíos a esa primavera que representa la xusta oficialidá del idioma nuestru. En resume, con esta asociación lo que garramos foi un compromisu col conocimientu.

 

El mio particular interés pola ciencia vieno pol fechu de ser de pueblu. Pos dende vien ñeñu entré en contactu estrechu cola naturaleza ablucante de la nuesa “villa viciosa”, ye dicir, “villa fértil”, siendo’l mundiu de les plantes, el mundiu vexetal, especialmente llamativu pa min. Quiciabes fueron les pumares que los mios güelos Pepe y Avelina teníen en Les Vallines de Niévares, y que la autopista A-8 terminaría dempués por anubrir col negru alquitrán; los qu’esconsonaron en min l’interés pola bioloxía que más tarde estudié na Univiversidá d’Uviéu. N’acabando la carrera, el mio enclín pola investigación llevóme a entamar la tesis doctoral, tamién na universidá asturiana, baxo la dirección de Carlos López-Otín y Alejandro Piñeiro Ugalde. Foi nesos mesmos llaboratorios de bioquímica, allugaos nel campus d’El Cristo de la noble y lleal Vetusta clariniana, onde viví la esperiencia más trensformante de la mio vida. Ente la inacabable esbilla de llecciones que’l mio mayestru Carlos López-Otín m’apredió rescampla capacidá d’emocionase pola vida, eso de lo que falaba’l premiu Nobel asturianu Severo Ochoa cuando dicía que “denguna emoción se compara a la emoción por descubrir”, ye dicir, a la emoción de ser el primeru en ver dalgo. En presentado la tesis doctoral nel añu 2019 sintí fuerte’l pruyimientu de desendolcar la mio carrera investigadora na Universidá d’Uviéu. Sicasí, y anque paez contradictorio, pa poder quedar n’Asturies yera menester colar per un tiempu. Por esti motivu, dende febreru de 2020 trabayo como investigador posdoctoral nel llaboratoriu del Dr. Eric Olson na UT Southwestern Medical Center en Dallas, onde estudiamos les bases moleculares de les malures del corazón y los demás músculos del cuerpu.

 

Le necesidá de la ciencia y de la so divulgación ye evidente, pero per munchos años pasó desapercibía como un elementu ornamental nes axendes de los gobiernos y nos programes electorales de los partíos políticos. Ye lo que llamo yo la política del “Control + F”, que son les tecles del ordenador qu’usamos cuando queremos encontrar una palabra determinada dientro un testu. Hasta nun fai muncho, con poner términos como “ciencia”, “investigación” o “I+D+i” nos discursos o programes electorales yera bastante y nun facía falta esmolecese muncho más. Una prueba d’esto vímosla na crisis económica qu’entamó nel 2008, cuando les partíes presupuestaries pa la ciencia fueron les primeres que desapaecieron. Asina, los hombrones vestíos de negro traxeron bien cabruñaes les gadañes de segar ciencia, y cola disculpa de la “necesaria” austeridá, acabaron en pocos meses colo que llevó años llevantar. Entá güei, más de diez años dempués, nun mos recuperamos complatemente d’aquella llaceria.

 

Tuvo que llegar el SARS-CoV-2, coronavirus que causa la enfermdá del COVID-19, pa recordamos de la forma más dramática y espantible la necesidá de la sanidá y la investigación públiques. Si bien ye verdá qu’a lo primero llevómos un cachu’l reaccionar, y tuvimos que sintir decir, una y otra vuelta dende les centrales difusores d’opinión publicada, la patochada intolerable de qu’esi problema nunca mos diba a llegar a nosotros, y que yera solamente cosas de los chinos que comen esperteyos pa cenar. Y anque entá nun tá 100% claru l’orixe del virus, la prepotencia de pensar que vivimos nel llau buenu del mundiu cegómos, y solamente abrimos los güeyos cuando’l invisible enemigu pasó los sos 50 nanómetros (0,000005 centímetros) de diámetru na célebre y guapísima provincia italiana del Véneto. La gafura cola qu’esti patóxenu del miéu azotó a los hermanos alpinos fízomos decatamos de la que se mos venía. Unos pocos díes dempués… Les mázcares aterrizaron nel nuesu focicu, cambiamos el rir cola boca pol rir colos güeyos, l’afectu y la cercanía física propia del carácter asturianu coló pa que viniera’l distanciamientu social, dexamos les cais, les places, les caleyes, los pedreros y los cordales pol confinamientu en casa; y entamamos a apuntar nuna llibreta de cuartilles tolos besos y abrazos que mos van quedando por dar, pa dempués acordamos de dalos cuando la situación ameyore. Yera’l andanciu.

 

Ye importantísimo rescamplar, una vez que’l virus tuvo ente nós, pa ónde miramos na gueta d’ayuda y rempuestes. Cuando’l patóxenu silenciosu se metió hasta’l requexu caberu, apuntamos los nuesos güeyos hacia la sanidá pública. El sistema sanitariu, y mui especialmente los sos profesionales a los que güei homenaxeamos, fueron, ensin dulda, el muriu que mos resguardó a toos nos momentos más críticos. La perspectiva que me da la distancia valme pa emponderar con xusticia los munchos esfuerzos que se ficieron pa frenar la primer fola del andanciu, cuando Asturies foi noticia mundial pola baxa tresmisión del virus. Por embargu, y como munches veces mos pasa, en cuenta de poner el focu no importante y urxente, entamamos a aldericar sobre si les midides del estáu d’alarma, y particularmente la cuarentena, yeren munches o poques y si llegaben temprano o tarde. Tando na parpayuela de si yeren galgos o podencos, y ente medies del rabión de porcoña de les noticies falses que tantu ponen en peligru la vida y la democracia, los árboles nun mos dexaron ver el bosque, y cuando mos quiximos decatar teníamos encima la segunda fola coles consecuencies que toos recordamos. El segundu picu de la pandemia, arriendes d’un sufrimientu grande, tamién evidenció que l’infinitu esfuerzu de los profesionales sanitarios hai veces que nun ye bastante porque too tien un llímite. Faen falta medios, y particularmente medios técnicos, humanos y económicos, pa encarar estos problemes. Especialmente cuando otres organizaciones e instituciones, en cuenta ayudar, lo que ficieron foi siguir los conseyos más básicos anti-coronavirus: alloñase de les persones infestaes o con síntomes y llavar les manes. Eso sí, nesti casu al estilu de Poncio Pilato.

 

En cualesquier casu, si dalgo tenemos que caltener ye’l recuerdu de les víctimes. Ye mui triste la velocidá cola que mos avezamos a ver, un día detrás d’otru nes portaes de los periódicos, cuanta xente finara’l día anterior. La muerte entamó a visitamos tan de contino qu’hasta escaecimos que yá taba con nosotros enantes del andanciu; y tamién con gran murnia, vimos cómo se cebó cola xente mayor. Los nuesos güelos y güeles, pasianos y paisanes que pasaren la posguerra, y en dellos casos tamién la Guerra Civil, fueron el blancu fácil d’un virus al qu’ayudaron les deficiences na rede de residencies. Por eso, además de la xusta iniciativa de llantar Texos, árbol sagráu de los astures, como símbolu d’homenaxe y respetu total a los que finaron, tenemos que trabayar pa qu’una situación como ésta nun se repita más. Pero nun solamente son víctimes los que mos dexaron, tamién los ñeños y ñeñes, munchos yá ñacíos demientres l’andanciu, qu’en tiempu de mayor desarrollu ven llendada la so actividá, o los dependientes y persones con necesidaes especiales, a los que les indispensables midides ficieron la vida entá más difícil.

 

¡Qué tuviere sío de nós en toos estos meses ensin la cultura! Yo pregúntome munches veces cómo tuviéramos pasao munchos el confinamientu ensin llibros, o si les interminables hores metíos en casa suplieren lo mesmo ensin música que sintir. Por eso ye tan importante defender la cultura nel sintíu ampliu, pero mui significativamente la cultura propia, la cultura tradicional. En Villaviciosa sabemos facelo bien. Creo que podemos dicir con tola humildá que’l texíu asociativu nel nuesu conceyu ye exemplu n’Asturies, pero tamién fuera. Por eso quiero reconocer el llabor de toles asociaciones, y emponderar especialmente a la Banda de Gaites y a la Banda de Música de Villaviciosa que tán con nós esta nueche. Foi precisamente con otra asociación cultural, el Grupu Folclóricu Les Xanines de Quintes, cola qu’entamé a venir a baillar a les Fiestes del Portal y tamién al Festival de la Manzana.

 

Esti añu’l programa va ser mui distintu y adaptáu a la realidá que tenemos, anque gracies a la ciencia y al altu porcentaxe de vacunación de la población asturiana polo menos puen facese delles actividaes. Porque foi precisamente pa la ciencia, y más concretamente pa la investigación biotecnolóxica, pal segundu sitiu onde miramos una vez pasaron les primeres urxencies. La inversión multimiyonaria fecha por gobiernos y empreses, y tamién la masiva y xenerosa participación de voluntarios nos ensayos clínicos, ficieron posible’l retu cósmicu de desarrollar una vacuna en menos d’un añu. Y magar les duldes iniciales, ye güei nidio que los efectos secundarios o dañibles son nada comparaos col abellugu y les vides que se salvaron coles inmunizaciones. Y equí nun hai opiniones nin bulos que valgan, ye namás cosa de mirar pa los datos. Por eso ye tan importante la corresponsabilidad, ye dicir, tener una parte activa y protagonista nel caltenimientu de la nuesa salú, pa lo que fai falta información confiable pa que dempués podamos tomar les decisiones con ciencia y con ConCiencia, oxetivu cimeru de la nuesa asociación. La eficacia de les vacunes ta güei fuera de toa dulda, asina que siguiendo la campaña de la Conseyería de Sanidá, si dalgún nun ta vacunáu tovía: “Vacúnate, ne. Vacúnate, ho.”

 

Como tantes otres veces, no tocante a la investigación y al desarrollu de les vacunes n’España paez que se mos marcha’l tren otra vegada. Ye verdá qu’hai delles iniciatives interesantísimes empobinaes al desendolcu de fórmules propies, pero entá van tener que pasar dellos meses, nel meyor de los casos, hasta qu’éstes completen el procesu. La situación de la ciencia nun fizo posible tovía’l producir una vacuna desarrollada equí, polo qu’hebo que ponese en filera y esperar a que mos la vendieren otros. La ciencia española vive nuna precariedá total y prueba d’ello ye tamién la xente que marcha y emigra, como exemplificamos bien los componentes de l’asociación Villaviciosa ConCiencia, yá que degún trabayamos n’Asturies y cuatro de cinco vivimos nel extranxeru.

 

Somos país d’emigrantes. Dende les migraciones a Les Amériques de finales del sieglu XIX y primeros del XX, pasando peles más recientes de los 50 y 60 a Europa, llegamos agora a otra nueva folona de xente que cola. Emigrar nun ye dalgo necesariamente negativo, y másime nel contestu de xente que tien formación. El salir y garrar esperiencia nel estranxeru ye dalgo positivo dafechu, bono pal desendolcu profesional y tamién provechoso pal personal. El problema vien cuando nun hai opciones de tornar, porque nun mos presta la “movilidá esterior” nin somos “lleendes urbanes” como ofensivamente mos definieron. Yo vivo fuera y selo, munchos de los que tamos na Asturies de la diáspora volvíamos mañana si pudiéramos, incluso faciendo renuncies. Tamos igual que la xente de los pueblos de Villaviciosa, siempre naguando porque seya miércoles del Portal pa baxar a comer a La Villa, pero nel casu nuestru esi Día del Conceyu talmente paez que nun allega. Los más de 7.000 quilómetros y 7 hores nel fusu horariu que separen Dallas, onde entama l’Oeste d’indios y vaqueros, de la Plaza’l Güevu de Villaviciosa ficieron medrar en min les ganes de regresar a la “patria querida” en “toles ocasiones”. Especialmente agora que l’andanciu y les inesplicables restricciones del gobiernu americanu a los cuidadanos europeos oblíguenme a facer esti pregón dixitalmente pola imposibilidá de viaxar a Asturies dende va más d’añu y mediu, y pa siguir. Como diz l’otru: “fui a Dallas y llevéles”.

 

Con too ésto paez que l’escenariu invita a la negatividá. Y como na poesía del mio amigu Monchu’l cura medren como escayos los que prediquen que nun hai futuru n’Asturies y qu’abandonemos toa esperanza. Sintímonos entós como Asterix y Obelix, resistiendo na aldea gala escontra la idea, difudida por munchos, de que tamos condergaos al turismu masificáu y irrespetuosu, al desarrollismu económicu de cartón-piedra, al esnobismu y al cosmopaletismu; y que terminaremos disueltos nel “aire cotidiano” como dicía Ángel Golzález. Pero lo qu’ellos nun saben ye que nosotros yá bebimos de la poción máxica, que nun ye otra cosa que l’amor. “Tamos nesto por amor, y l’amor siempre gana” dixo’l poeta ayerán Pablo Texón, y ye precisamente esi amor a una tierra, a una cultura y una forma de vivir lo que mos va facer camudar la situación, recuperar l’optimismu y “desixir que mos devuelvan la ciudá”, anque seya la vampira de Nacho Vegas. Ye posible y pue facese, y agora que s’anuncia otra lluvia de miyones colos fondos europeos tenémoslo bien cerca. Por favor, invirtamos no importante, no relevante y no verdaderamente tresformante; y recortemos, si fai falta, no accesorio.

 

Son precisamiente estes Fiestes del Portal, que’l colega biólogu Gonzalo Gil ilustró tan estraordinariamente, les que mos dan puxu pa siguir y tirar p’alantre como la mula gayarda de “Los carromateros”, y les que mos animen a garrar la guiyada y empobinar pal futuru. Naide lo espresó como Xuan Bello “podemos vivir nun siendo, pero escoyimos ser”. Y ye esi “ser”, na opinión mía, lo que celebramos nestes fiestes de La Portalina.

 

Que paséis toos unes buenes Fiestes del Portal. Qu’estos días mos valgan pa remembrar alcordances, antigües y de recién, pero tamién pa poner a prueba’l metabolismu coles fabes, el pitu guisáu, la carne en rollu y l’arroz con llechi. Bebamos la sidra fecho na capital manzanera anque nun haya secañu, y cantemos y baillemos a lo suelto, qu’asina mantenemos les distancies, pa festexar que somos de Villaviciosa.

 

Y cuando por fin s’acabe l’andanciu, que toos y toes podamos pasiar tranquilos pel Ancho y pela Cai L’agua, que podemos ver cayer, na seronda, les fueyes de los álamos na cuesta El Carbayón de Niévares, o podamos sentir tronar la mar Cantábrica que baña’l mio Quintes natal.

 

¡Vivan les Fiestes del Portal!

 

¡Viva la Virxen Portalina!

 

¡Puxa Villaviciosa!

 

¡Puxa Asturies!

 

Palabras de Adriana Marcilla:

 

En primer lugar, Buenas tardes a todos, gracias por vuestra asistencia a este pregón-homenaje y gracias a Alejandro por cedernos estos minutos para dirigirnos a vosotros.

 Hoy, 10 de Septiembre de 2021, y a un mes de su cumpleaños, Dios me ha puesto en una tesitura que jamás imaginé que sucedería.

 El pasado 02 de Enero, mi padre era víctima del COVID. Cuando empecé a redactar este texto, no sabía muy bien cómo empezar. ¿Cómo reflejo todo lo bueno que era/es mi padre? Por decirlo en pocas palabras… Y me vais a perdonar, pero me cuesta todavía hablar de él en pasado. Yo creo que sigue entre nosotros, como el resto de personas que nos cuidan a todos desde una vida mejor. Me disculpo por adelantado si las emociones me dominan y me cuesta continuar.

Los que hemos tenido la suerte de conocerle sabemos que era un alma pura, un amante de su familia, una persona trabajadora e incansable que luchaba por sus ideales; llastrín de nacimiento y maliayo de adopción, deportista desde niño y defensor de los más débiles. Disfrutaba con su trabajo y eso se reflejaba en los resultados.

 Mi padre no era una persona a la que le gustase hablar de sí mismo, siempre entregado a los demás, se ponía en un segundo plano, “yo detrás de las cámaras” como él decía, para ayudar a difundir la verdad y el deporte. Gracias a “Cholo” por facilitarnos algunas de estas imágenes que no podrían reflejar mejor a mi padre.

Apasionado del deporte donde los haya, hablaba sin descanso de sus niñas del Rodiles F.S., de los alevines/infantiles del Lealtad, de los campeonatos que grababa, de las Carreras del Jurásico… Siempre impulsor y colaborador de cualquier categoría tanto en nuestro municipio como en toda la Comarca de la Sidra.

Sus cualidades humanas, su apoyo, su compromiso, su profesionalidad, su perfeccionismo, su buen humor,… son las constantes que más nos habéis repetido en los últimos meses. Queremos, desde aquí, como en su momento ya manifestamos en redes sociales, agradecer a todos aquellos que de una forma u otra sentís junto a nosotros esta incalculable pérdida.

 Con su blog, difundió miles de noticias, entrevistas y reportajes que le permitieron relacionarse con personas y profesionales de toda índole, así como organismos públicos y privados. Gracias a todos los clubes deportivos (tanto deportistas como equipos técnicos), medios de comunicación, asociaciones y organismos oficiales por compartir nuestro luto. Gracias al Ayuntamiento de Villaviciosa y a todos los grandes amigos que hizo allí, no solo por este homenaje, sino también por haber confiado en él y su trabajo año tras año.

 Desde este pregón que da comienzo a nuestras Fiestas del Portal, homenaje a las víctimas y personas que han sufrido a causa de la pandemia, como los que siguen sufriendo, entre otros tantos damnificados, queremos trasladar nuestro más sentido pésame a las familias. Compartimos vuestro dolor. Como dice mi amiga Sara “cuánto amor se llevó el virus”.

Queremos aprovechar también para dar las gracias a los servicios esenciales por su trabajo, especialmente a los sanitarios entregados que incansablemente se han encontrado en primera línea desde el pasado año y que día a día siguen luchando para que esta pesadilla pronto llegue a su fin. Antes de despedirme, quiero agradecer de nuevo al Ayuntamiento de Villaviciosa, en nombre de mi familia y en el mío propio, por su constante apoyo y afecto.

 PAPÁ, TE QUEREMOS.

 

 

Las fiestas continuarán hasta el miércoles 15 de septiembre con el siguiente programa:

 

VER PINCHANDO ENLACE INFERIOR

https://n9.cl/uuecx

 

PINCHA ENLACE PARA VER FOTOS GRACIAS A JOSE VILLARINO Y VICENTE ALONSO

https://photos.app.goo.gl/4mtvNHSz8XFVWPS2A

VIDEO - 

Villaviciosa video Homenaje a las víctimas del Covid Fiestas Portal 2021

https://www.youtube.com/watch?v=afoziMOncao

 

Banda Gaites Villaviciosa. Pregon Fiestas Portal 2021

https://www.youtube.com/watch?v=oA9Qk2UhI6g