Vicente Alonso

El Camino Jacobeo del Norte trae a su paso por tierras de Villaviciosa cada año más visitantes. Según la Oficina de atención al Peregrino de  Compostela,   el pasado 2018 se   batió el record con 19.040  peregrinos llegados a Santiago

 

Desde Taichang, ciudad  de  Taiwan, llegaban esta semana a  Villaviciosa de  peregrinaje,     Huey–RuyLino, con su hija Ting-Yu Su, y Hui-Hui Chiu,  la mejor  amiga de ambas.  “El Camino de Santiago es bastante conocido en  nuestro país. El pasado  año hicimos  en Camino Francés. Este hacemos  el del Norte en 40 etapas. Lo hemos comenzado en Irún y llegaremos a Santiago tras 820 kilómetros, el 8 de agosto”, explican las taiwanesas  

 

Estas peregrinas explican   que  realizan la ruta jacobea por motivos religiosos, y a la vez turísticos para  conocer el norte de España. “El comino es exigente, pero hermoso, nos  están impresionando los pueblos y paisajes costeros, así como los verdes valles, y  a la vez el  mar tan cercano”.  Consideran que el  Camino del Norte no está tan bien señalizado como el Francés, y echan en falta que no haya un ‘menú del peregrino’. “Pero nos está gustando mucho  la gastronomía, “os chipirones lo mejor que hemos comido”, aseguran al unísono las tres

 Apunta Huey, “a veces parece que nos ven un poco raras, no sé si por ser tres mujeres asiáticas. En Irún no nos querían sellar la credencial como procedentes de Taiwán, nos quieren poner de China, no nos parecía bien”, y muestran su credencial para demostrar que al final lo consiguieron

 

En la Iglesia de la Oliva, Huey–RuyLino, Ting-Yu Su, y Hui-Hui Chiu

 

En su  estancia en Villaviciosa  no quisieron perderse ningún detalle, y se hicieron continuos selfies, entre otros,  en la Casa de los Hevia, donde pernoctó  en  1.517 el Emperador Carlos V.  “Parece increíble que esa casona tenga más de cinco siglos, y que una villa tan pequeña, tenga una historia tan antigua”, apuntaron sorprendidas por la arquitectura y  casas con escudos  del casco viejo maliayés. También se llevaron recuerdos en fotos de la iglesia románica de Santa María de la Oliva,  o junto al templo, de la placa y monolito conmemorativos de la declaración de los Caminos de Santiago del Norte, como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que indica  que son 370 km. y 15 etapas los  que les   faltaban para llegar al Santiago. “Continuamos camino. Nos vamos entusiasmadas por el descubrimiento de Asturias y Villaviciosa”, dijeron las peregrinas  del continente asiático

 

 

Ting-Yu Su, Hui-Hui Chiu y Huey–RuyLino, a las puertas de Santa María de la Oliva